BLACK HAT – ECLIPSE

Crítica

En 2006 se formó BLACK HAT, una banda de Metal procedente de Madrid que desde entonces lleva tocando e intentando crear un sonido personal que les sirva para ganarse el favor de todos los aficionados al género. A su vez, el nombre del grupo hace referencia a su mascota, el personaje ficticio Joe Burton, alias BLACK HAT.

Su primer disco; “Eclipse”, producido nada menos que por JORGE SALÁN, es la plasmación perfecta de su intención de encontrar un camino propio que les permita situarse entre los grupos más prometedores de nuestro país. De este modo, a través de los diez cortes de este disco, BLACK HAT nos brindan un sonido potente y muy cañero, pero también muy técnico y logrado, en el que la música y las letras encajan entre sí para crear unas composiciones complejas y coherentes, pero, a la vez, muy accesibles para el público.

El disco empieza con “Origen”, una intro densa, perfecta para empezar los conciertos, en la que crean una atmósfera oscura que nos introduce paulatinamente en el disco y en la que destacan las guitarras. Después empieza “Triunfará la verdad”, una canción potente y rápida, en la que la labor de las guitarras y de una batería  muy contundente sirve de colchón para la voz de Ángel, que canta alternando voces limpias y guturales. En la música se alternan los momentos de mucha contundencia con otros más densos, demostrando la capacidad de este grupo para manejar los cambios de ritmo. El estribillo es muy pegadizo y el solo muy técnico. El tema termina con una risa que dejará descolocado a más de uno.

“Dame un motivo” empieza con mucha potencia y con una música fácilmente reconocible que hace que este tema sea uno de los que más rápidamente se queda en la cabeza. El tema se desarrolla con mucha contundencia, con un ritmo machacón pero logrado, un estribillo muy llamativo y unas guitarras muy conseguidas.

Tres golpes a los platillos y arranca “En el cielo”, una canción muy cañera, en la que las guitarras son lo más destacable. Ángel se mueve con comodidad cantando este tema, sin arriesgar demasiado, pero demostrando que sabe lo que hace. Los punteos de la guitarra, hipnóticos en algunos momentos, son muy expresivos y sirven para hacer de esta canción una de las que más gustará a quienes escuchen el álbum.

Continuamos con el tema que da título al disco, una canción que empieza con el sonido de una tormenta y en la que la potencia de la pegada de la batería contrasta con el sonido oscuro de las guitarras. Ángel alterna momentos en los que canta con tranquilidad con otros de mayor agresividad. A la vez, da la sensación de que la voz y las guitarras mantienen un diálogo en el que la música es de mucha expresividad.

Con un ritmo poderoso empieza “Frustración”, una canción agresiva y en la que José hace un trabajo muy bueno y muy contundente a la batería. Ismael y David también hacen consiguen unos sonidos muy logrados con las guitarras, aunque lo más llamativo de este tema es el momento oscuro y casi “coral” que se escucha hacia la mitad de la canción y que se vuelve a repetir al final, y que contrasta claramente con el resto de su ritmo.

Muchísima contundencia es lo que escuchamos al principio de “Lejano pasado”, un tema de ritmo muy potente en el que la voz tarda más de un minuto en empezar a escucharse. Entonces Ángel canta en un tono más agudo que en las demás canciones, y así nos demuestra lo bien que utiliza su “instrumento”, es decir, su voz. No obstante, en esta canción la música predomina sobre la letra, dejando que sean los músicos los que más destaquen.

La siguiente canción nos cuenta la historia de “Lilith”, la mítica primera mujer, a la que ya LUJURIA habían dedicado un tema en su disco de 2001 “Enemigos de la castidad”. En este caso, BLACK HAT optan por narrarnos la historia en una versión libre y a través de una canción de ritmo repetitivo pero contundente. Las guitarras vuelven a ser lo más llamativo del tema, compitiendo con la voz por nuestra atención.

Se escuchan sirenas y voces por debajo de la potente música con la que empieza “Sin city”, un tema cañero y agresivo, perfecto para el directo, sobre todo gracias a su sencillo estribillo y a una letra pegadiza sobre violencia y sexo. La aportación de Xina, de OKER, enriquece la canción y la hace más variada.

Finaliza el álbum con “Soñar”, una canción muy optimista, que nos habla de la música en directo y que sirve al grupo para expresar sus sentimientos hacia ella. Probablemente el hecho de que sea uno de los temas en los que más parece que el grupo echa el resto, y también uno de los más variados, en el que se alternan los momentos tranquilos con los más potentes, sea debido a que es una “canción de amor” a la música y al Heavy en particular. En este tema, cada músico tiene su momento de lucimiento.

Como podemos ver, en “Eclipse” los BLACK HAT han facturado un disco de sonido impecable, en el que las guitarras de Ismael y David suenan de forma perfecta, en el que Ángel se mueve igual de bien con partes melódicas que con partes más agresivas, y en el que la base rítmica que dan “Roche” y José es muy contundente. De esta manera, la escucha del disco es un verdadero placer, aunque nos quedamos con las ganas de encontrar una canción que destaque claramente sobre las demás.

“Eclipse” es, sin duda, un primer disco que augura un futuro muy prometedor para BLACK HAT.

BLACK HAT son:

Ángel Sánchez: Voz.
Ismael Gutiérrez: Guitarra.
David “Otto”: Guitarra.
“Roche”: Bajo.
José del Pino: Batería.

TRACKLIST:

01- Origen.
02- Triunfará la verdad.
03- Dame un motivo.
04- En el cielo.
05- Eclipse.
06- Frustración.
07- Lejano pasado.
08- Lilith.
09- Sin city.
10- Soñar.

Puntuación: 8,5.
Discográfica: Autoproducido.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos