BLACKFIELD – WELCOME TO MY DNA

Crítica

“Welcome To My DNA” es el tercer album para BLACKFIELD, el grupo de Steven Wilsonjunto al israelí Aviv Geffen. La banda siempre se ha caracterizado por explorar el lado más directo y, por decirlo de algún modo, “comercial” y “simple” del rock progresivo. Temas cortos, melodías adictivas que se encargan de hacer avanzar los temas, bases relativamente simples y estructuras más cercanas al pop/rock (con estructuras mayoritariamente del tipo a-b-a-b-c-a-b) son señas de identidad de sus trabajos.

BLACKFIELD va, en resumen, de hacer temas de rock y pop/rock progresivo con elementos simples y sin recurrir al abuso en los arreglos o a enmarañar sus estructuras. Se trata de conseguir la excelencia desde la sencillez, y este nuevo disco no es diferente, aunque sí quizás un poco más elaborado (no en vano es la primera vez que la banda cuenta con una orquesta real en la grabación).

“Welcome To My DNA” nos ofrece una colección de once temas, que concentran sus mejores armas en las melodías y el trabajo de ambientación, diseñando poderosas sugerentes atmósferas. La mayor parte del material que vemos en este disco ha sido compuesto por Aviv Geffen, ya que Steve Wilson se encontraba trabajando en su nuevo disco en solitario, y debido a ello muchos de los temas de este lanzamiento tienen un aire medio oriental más o menos notable. Desde el comienzo con “Glass House”, pasando por el single “Waving” o por el “remake” de “Zigota” (originalmente editado en “Memento Mori”, disco en solitario de Aviv), este trabajo destila clase y un sentido musical excelente.

Accesible pero muy cuidado, este trabajo es un ejemplo de cómo llevar un estilo que, por lo general, se muestra reservado para cierto sector del público, hasta cotas de audiencia mayores, permitiendo a muchos fans acercarse a sonidos que, de otra manera, no apreciarían. Lejos de composiciones tan complicadas como “Anesthetize” o “Lazarus” y mucho más cercano al trabajo de Aviv en solitario, este nuevo disco de BLACKFIELD es un disco fácil de escuchar pero muy gratificante, con un gran acierto en la configuración de las melodías y un aprovechamiento realmente espectacular de la orquesta.

Ejemplos de esto son temas como “DNA”“Dissolving With The Night” o “Go To Hell”. Tras un par de vueltas nos damos cuenta de que este es la clase de disco que uno puede ponerse para disfrutar con cada detalle encerrado en su interior, cómo para ejercer de fondo musical en nuestras actividades cotidianas. Tiene esa gran cualidad.

Entre lo más destacado del disco me gustaría señalar “Oxygene”, “Far Away” y especialmente la atractiva “Blood”, un corte realmente sugerente que se desmarca, desde mi punto de vista, del resto, mirando a sus compañeras de plástico desde un escalón superior.

Si bien el nuevo trabajo de BLACKFIELD no es un disco que vaya a romper barreras ni asombrar a nadie por su complejidad compositiva o espectacularidad, si que es un trabajo muy serio, en el que todo está muy bien emplazado en su sitio, la ejecución es perfecta, la producción mucho mejor que buena y el concepto sonoro general realmente agradable. Un disco recomendable para los que comulguen con este tipo de sonidos más relajados.

 

Tracklisting de Welcome To My DNA:

01.- Glass House
02.- Go To Hell
03.- Rising Of The Tide
04.- Waving
05.- Far Away
06.- Dissolving With The Night
07.- Blood
08.- On The Plane
09.- Oxygene
10.- Zigota
11.- DNA

 

BLACKFIELD son:

Steven Wilson – Voz, Teclados, Guitarra
Aviv Geffen – Voz, Teclados, Guitarra
Eran Mitelman – Piano, Teclados
Seffy Efrat – Bajo
Tomez Z – Batería

Puntuación: 8,5

Discográfica: Snapper Music/Atlantic Records

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos