BONDED BY BLOOD – THE AFTERMATH

Crítica

Formados en 2005 y tomando su nombre de un álbum de EXODUS; BONDED BY BLOOD son una banda californiana de Thrash Metal que llevan ya unos cuantos años dando caña y siendo unos referentes dentro de los grupos que buscan recuperar los sonidos primigenios del Thrash. Su victoria en un concurso de grupos en el año 2006 sirvió para que la banda pudiera grabar sus primeras demos, que hicieron que la discográfica Earache se fijara en ellos. Con esta firma sacaron sus dos primeros discos, «Feed the beast», «Exiled to Earth» y el reciente «The Aftermath», que es el que vamos a comentar ahora.

Comparado con sus dos discos anteriores, «The Aftermath», el primer disco grabado con el cantante Mauro Gonzales y con el bajista Jessie Sánchez, es un disco mucho más elaborado, en el que consiguen aportar a su sonido unos matices que anteriormente no tenían, sobre todo en las líneas del bajo, aunque también en las guitarras. Son unos músicos de mucho nivel, y se nota que, frente a sus discos anteriores, han trabajado mucho más la composición y la interpretación de los temas, de forma que «The Aftermath» es el mejor disco que BONDED BY BLOOD han grabado hasta el momento.

Las diez canciones que forman este disco son, cada una de ellas por separado, buenos ejemplos de la mejor forma de actualizar los sonidos más típicamente Thrash y adaptarlos a nuestros tiempos.

El disco arranca con una guitarra que suena cada vez más alto, que es como empieza “I can’t hear you”, una canción perfecta para los conciertos con un riff pegadizo, un ritmo muy potente y sobre todo un estribillo que incita a cantarlo en directo. “Sheperds of rot” es otro tema cañero, perfecto para los conciertos. Juan hace unos riffs fácilmente identificables, a la vez que Mauro canta con mucha agresividad, especialmente durante el estribillo. Los cambios de ritmo no dejarán a nadie indiferente.

El tema que da título al disco empieza con el sonido del bajo, para dejar que pronto entren en resto de los instrumentos en un ritmo denso y oscuro, que rápidamente se convierte en una canción cañera y sobre todo muy agresiva, con unos cambios de ritmo muy bien introducidos. El solo se queda en la cabeza a la primera escucha.

“Crawling in the shadows” es una canción rápida que también empieza con el bajo. El ritmo es trepidante y no da un segundo de respiro. El estribillo es un poco menos rápido que el resto de la canción, pero encaja a la perfección con el tema. Los últimos segundos de la canción son de una agresividad increíble. Con “In a wake” el grupo deja claro desde el principio que lo suyo es dar caña. Es una canción rabiosa, en la que Mauro se desgañita cantando.

“Repulsive” es otra canción potente y vertiginosa, en la que el protagonismo lo tienen los cambios de ritmo. Los redobles de la batería de Carlos Regalado están entre los más logrados del disco, y  el solo de guitarra es espectacular. “Among the vultures” es el tema más original del disco, además del más corto. El ritmo con el que empieza la diferencia claramente del resto, aunque las estrofas siguen las mismas pautas de sonido trepidante y machacón que tienen las del resto del disco.

“Show no fear” es una canción en la que Mauro alterna la voz gutural con unos registros menos agresivos, que combinan genial con el ritmo potente del tema. Es una de las canciones más largas, y funcionará muy bien en directo. “Resteless mind” es una de las canciones en las que se nota más la aportación de cada músico, gracias a la cuidada producción, que deja escuchar perfectamente cada instrumento. Mauro vuelve a sorprendernos con unos gritos agudos que llaman la atención y que contrastan con la voz que suele poner, mientras Juan se luce con su guitarra.

“Left behind” es un tema muy agresivo, con unos ritmos de la batería muy elaborados. El estribillo sonará genial en los conciertos cuando el público lo cante, y el solo es el mejor del disco. El disco se cierra con una versión de “Killing in the name of”, de RAGE AGAINST THE MACHINE, que es de lo mejor del álbum. Sin embargo, BONDED BY BLOOD se ciñen mucho a la partitura original de Zack de la Rocha y los suyos, quizá demasiado, aportando muy poco al tema. El disco tiene una producción muy cuidada, que permite apreciar los detalles de cada instrumento, de forma que cada músico tiene la oportunidad de demostrar su calidad, que es mucha.

Sin embargo, a pesar de que las canciones son muy buenas individualmente, el disco entero, aunque es corto (alrededor de 45 minutos) se hace un tanto repetitivo, porque el grupo repite demasiado los mismos esquemas en cada canción. No obstante, la calidad innegable que tienen estos cuatro músicos hace que podamos esperar que puedan aprovechar su talento para componer e interpretar canciones verdaderamente originales y que aporten algo al estilo.

BONDED BY BLOOD son:

Mauro Gonzales: Voz.
Juan Juárez: Guitarra.
Jessie Sánchez: Bajo.
Carlos Regalado: Batería.

TRACKLIST:

01 – I can’t hear you
02 – Shepherds of Rot
03 – The Aftermath
04 – Crawling in the shadows
05 – In a wake
06 – Repulsive
07 – Among the vultures
08 – Show no fear
09 – Restless mind
10 – Left behind
11 – Killing in the name of (versión de Rage Against the Machine)

Puntuación: 6,5
Discográfica: Earache Records
Autor: Pablo Folgueira

<< volver a discos