CIRCUS MAXIMUS – ISOLATE

Crítica

De nuevo le llega el turno a un disco de metal progresivo. En esta ocasión se trata del segundo trabajo de Circus Maximus, “Isolate”. Lo primero que debe decirse sobre este disco es que resulta algo “bipolar”; me explico: el disco tiene dos caras, por una parte tenemos los temas, perfectamente estructurados, con mucha originalidad para las letras, con grandes melodías y riffs…en definitiva, con muy buenas composiciones, sin embargo, a nivel estilístico, el grupo evidencia demasiado sus influencias. Resultaría sencillo coger algún tema de este disco y encuadrarlo dentro de algún disco de Dream Theater o coger algún otro y colarlo en la discografía de Queensryche sin que se notara mucho. A pesar de ello, el grupo deja entrever en casi todos sus temas el comienzo de lo que será un gran estilo propio.

Desde el comienzo de “A Darkened Mind” podemos apreciar a un cantante de voz clara y potente, con influencias de Geoff Tate y Ray Alder. Creo que a lo largo del disco demuestra un enorme sentido del “gusto”, sus melodías encajan perfectamente en la estructura general del tema, lo cual es algo que no todos los grupos consiguen en su segundo disco.

Hablando de las canciones, cabe mencionar temas como “Abyss” con una atmósfera muy particular o la instrumental “Sane To More”. Como ya he comentado, las composiciones de esta gente demuestran un nivel excepcional, es sorprendente el manejo que hacen de los cambios de ritmo, los giros que le dan a las melodías y, por supuesto, el más que aceptable virtuosismo que demuestran en sus respectivos instrumentos. Temas como “Wither” o “Arrival Of Love” son un ejemplo perfecto de cómo debe sonar un grupo. A pesar de que cada instrumento tiene su parte, a cada cual más compleja, en cada tema, la banda suena conjuntada y sólida. Parece que llevasen años en el negocio y se trata tan solo de su segundo trabajo. Sin lugar a dudas podemos esperar grandes cosas de este grupo en el futuro. A medida que avanza el disco podemos observar distintas vertientes en su sonido, con cadencias hacia campos más “heavies” o melódicos o bien hacia derroteros más oscuros y progresivos. Tienen el don de saber conjugar su estilo progresivo con unas dosis de “feeling” considerables, lo que hace que el disco sea muy divertido de escuchar y enganche desde el primer momento. Algunos de los estribillos son verdaderamente “coreables” y difíciles de olvidar a pesar de estar estructurados de una forma notablemente progresiva. Sin caer en dinámicas de “tocar por tocar”, “Isolate” es un disco muy sólido que ofrece muchas posibilidades al oyente; desde disfrutar con la energía de “Arrival Of Love” hasta caer en tristes abismos con “Zero”.

Sin lugar a dudas una de las mejores bazas del disco son unas sentidas y siempre apropiadas partes de guitarra. Los solos parecen hablar, un gran trabajo. El disco avanza resultando muy gratificante pero, con la llegada de “Mouth of madness” se vuelve soberbio. Este tema es una verdadera joya de cómo hacer metal progresivo sin saturaciones, con gusto e inteligencia. La composición es simplemente genial y el apartado interpretativo es francamente bueno, solo le falta un pelín más de personalidad, aunque las influencias de Queensryche y Dream Theater son menos evidentes en este tema y están mejor conjugadas. Señores, no queda sino quitarse el sombrero y hacer la reverencia. Ya lo he repetido hasta la saciedad, pero en lo tocante al metal progresivo, muchas bandas están sacando discos sorprendentemente buenos a pesar de llevar poco tiempo trabajando como grupo. Esto hace pensar en un futuro inusitadamente bueno, si todo sigue unos cauces más o menos lógicos. Grupos como Riverside, Redemption o Adagio (por nombrar algunos) deben ser tenidos muy en cuenta. Circus Maximus no se quedarán atrás, es más, si mantienen esa capacidad para conseguir temas con gancho sin descuidar la elegancia y el virtuosismo compositivo de su música, estoy convencido de que estarán entre los más reconocidos a nivel mundial. Y esto no lo digo basándome en banalidades porque un grupo capaz de construir un tema como “Mouth Of Mandes” y dos canciones después cerrar el disco con una canción tan increíblemente buena como “Ultimate Sacrifice” (la edición japonesa cuenta con un bonus llamado “Silence”) merece todo el reconocimiento y respeto del mundo.

Sencillamente se trata de un disco que puede mirar de tu a tu a algunos de los mejores lanzamientos de este año. Un trabajo verdaderamente genial.

Track List:

1. A Darkened Mind
2. Abyss
3. Wither
4. Sane No Mere
5. Arrival Of Love
6. Zero
7. Mouth Of Madness
8. From Childhood’s Hour
9. Ultimate Sacrifice
10. Silence (bonus track Japon)

Circus Maximus son:

Michael Eriksen – Voz
Mats Haugen – Guitarra
Glen Mollen – Bajo
Truls Haugen – Batería
Lasse Frinbaten – Teclados

Puntuación: 9

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos