CLUTCH – PSYCHIC WARFARE

Crítica

Siempre he tenido a CLUTCH por una banda que no acaba de llegar a donde pretenden. Es cierto que no he desmenuzado sus trabajos anteriores a conciencia, y que llevan en activo desde 1993 con lo que son nada menos que once discos de estudio los que llevan a sus espaldas, pero sus discos anteriores no han logrado seducirme totalmente. Tengo la impresión de escuchar la misma canción muchas veces. Sin embargo, ya en el que precede al que ahora analizamos, “Earth Rocker”, aunque las primeras escuchas me dejaron algo frío, con las posteriores me fui dando cuenta de que era un muy buen trabajo…

clutch

… y cuando me puse delante este “Psychic Warfare”, he de confesaros que, ahora sí, me atrapó desde el primer momento. Aunque esa sensación de que es un poco “más de lo mismo” sigue ahí, sus ritmos no muy rápidos, pero cien por cien poderosos; la voz cazallera y brutota de Mr. Fallon; los riffs eléctricos bien dosificados y un sonido rockero, bluesero y stoner a la vez, incluso con algo de psicodelia, son los algunos de los marchamos del nuevo disco que nos presenta la banda de Maryland en este 2015 que se nos va.

Y ojo, que (como digo) no se trata de temas (diez en total con dos “temas de paso” de pocos segundos y prescindibles) muy variados en cuanto a ritmo o planteamiento, pero todos ellos tienen algo que no te deja parar de descargar adrenalina sacudiendo la cabeza o pateando el suelo. Además, es un disco de melodías simples, si se me permite la expresión, fácilmente digeribles, pero no por ello resultan aburridas ni dejan de atraer la atención del oyente que busca sensaciones fuertes.

Más que analizar tema a tema, me centro en los que más me han gustado, y entre ellos el primero (antes está “Affidavit” que ni es un tema ni es nada) ya es un trallazo destinado, como así ha sido, a ser el single de presentación del disco. “X-Ray Visions”, desde el primer momento, sin llevar un ritmo frenético, te atrapa y ya no puedes escapar. Y es que constituye un adelanto de lo que vamos a encontrar a continuación: decibelios a saco y voz poderosa combinada con unos riffs que quitan el hipo.

A Quick Death in Texas” es ZZ TOP total. Empezando por el riff inicial, el desarrollo del tema, muy bluesero, incluso con inflexiones de la voz que nos recuerdan al mismísimo Billy Gibbons, en él puedes escuchar un homenaje en toda regla a esos “tres hombres” que tanto han hecho por el bluesrock.

La instrumental de un minuto “Doom Saloon” introduce “Our Lady of Electric Light”, el tema más pausado del disco, pero no por ello con menos enjundia. Es otro de mis momentos preferidos, en el que la banda se explaya a gusto con un principio instrumental más largo de lo normal, a pesar de llegar de la intro anterior. La voz de Fallon es multiusos y brilla con la misma intensidad en los temas desbocados que en estos cuatro minutos de “temazo” tranquilo, que va ganando en intensidad con el paso de los minutos para terminar de nuevo en calma.

Lo que viene después, como gran contraste, es el tema más loco de este plástico. “Noble Savage” es un tiro directo a la tapa de los sesos, una patada en el culo, una locura que no te deja parar quieto un segundo. De nuevo toda la banda está pletórica y, tras la escucha, ya estás recargado para continuar con lo que queda.

Que no es otra cosa que otro gran corte: “Behold the Colossus” está lleno de fuerza, musicalidad, tremendo estribillo y guitarrazos sin piedad. Le sigue “Decapitation Blues”, que no baja las revoluciones, con sus guitarras stoner y su efectivo estribillo. Y el punto final lo pone “Son of Virginia”. Su intro “desert rock” total nos presenta guitarra y voz en un dúo melódico, pero, como todo en este disco, sin dejar el lado “power” y eléctrico que preside este gran trabajo. La canción va evolucionando hasta su épico final que te deja con un buen sabor de boca difícil de expresar.

Seguro que algún lector me reprocha que no me acuerde de ciertos temas… y seguro que tiene razón, pero ésta es mi elección. Estamos ante un trabajo redondo, sin fisuras, de una banda en una forma envidiable. Y repito que no es que los temas gocen de una labor compositiva de muchos quilates, pero, la ejecución, la fuerza que contagian y la sensación de estar ante un tornado que te deja sin respiración por la continua espiral en que te envuelve, hacen de “Psychic Warfare” uno de los discos del año, sin duda. Y por cierto que, para mí, el mejor disco de CLUTCH hasta la fecha. He dicho.

CLUTCH son:

Neil Fallon – vozguitarra, armónica, teclas, percusión.
Tim Sult – guitarra.
Dan Maines – bajo
Jean-Paul Gaster – batería.

Temas:

1.           “The Affidavit”             0:25
2.           “X-Ray Visions”             3:42
3.           “Firebirds!”             3:00
4.           “A Quick Death in Texas”             3:57
5.           “Sucker for the Witch”             3:21
6.           “Your Love Is Incarceration”            3:14
7.           “Doom Saloon”             1:12
8.           “Our Lady of Electric Light”             3:51
9.           “Noble Savage”             2:49
10.           “Behold the Colossus”             3:51
11.           “Decapitation Blues”             3:11
12.           “Son of Virginia”             7:15

Discográfica: Weathermaker.

Puntuación: 9 / 10.

Autor: Manuel Martínez Ferrándiz.

<< volver a discos