DAGORLATH – GÉNESIS

Crítica

Desde Elche quiero presentaros el primer trabajo de los power metaleros de corte melódico DAGORLATH, titulado “Génesis” y claramente ambientado en un mundo de fantasía al más puro estilo épico, a través de nueve composiciones con una duración algo superior a los cuarenta minutos.

Abren con “Nueva Era”, una canción instrumental y tranquila que va creciendo en intensidad para adentrarnos en este mundo del que hablo, es bastante predecible desde el buen sentido del término, es decir, lo que más o menos puede uno imaginar encontrar en la apertura de un disco de estas características con suaves instrumentos, que incorporan algún toque de percusión grandilocuente para ir cerrando el final y arrancar velozmente con “La Caída de Numenor”, dónde claramente ponen de manifiesto su power metal de corte europeo, con rápidas guitarras, arreglos de teclado y una voz que también podíamos esperar (el mayor handicap del trabajo), a la cual se adapta algún que otro coro bien incorporado. Siendo un corte largo gustan de realizar bastantes partes en las que los instrumentos también toman protagonismo, como ese fragmento central de teclados tintineantes y marcadas baterías, a las que se superponen unos afilados riffs de guitarra.

En esta onda siguen desarrollándose los temas de este primer disco; “Prisión” aparece con una intro muy bien ambientada y unas voces dobles en algunos puntos de lo mejor del disco, presentando un solo de guitarra simple y efectivo flanqueado por esos toques de teclado…Un piano aparece como de la nada para comenzar “Llegaré”, cuyo inicio con forma de medio tiempo no se corresponde con esas primeras guitarras que aparecen muy seguras de sí mismas y bastante ágiles, bien respaldadas por potentes toques de batería. Es una canción mucho más intensa que las anteriores, en las que Dani da mejor respuesta en la línea vocal principal.

Nada más y nada menos que siete minutos y medio, es la duración del tema central del trabajo; “Rencor”, con una intro que no se ajusta a lo que proponen después, al entrar ese agudo con esos contundentes riffs que serán de las mejores guitarras que metan en su nueva obra. Supone uno de los temas más completos del plástico, con unos teclados con mucho gancho que aparecen en un segundo plano y una lírica que suena como tiene que sonar, con mucha seguridad y credibilidad. Debido a su larga duración, en torno a medio tema proponen un brutal cambio de tempo que relaja la composición para sumar interés a batería y bajo, con una tranquila orquestación sobre que la voz no tarda en avanzar, para que vuelva a estallar de nuevo el tempo y acabar con un broche triunfal.

“Esclavo del Silencio”, también es otro de los temas largos de la nueva obra iniciado con un piano y una voz llena de feeling, que juguetea con ritmos de guitarra eléctrica más potentes, aunque en definitiva sea una canción hecha para lucir al teclista, con un solo de guitarra con alguna aportación del bajo bastante mejorable (la guitarra), tras lo que aparece un agudo del que podrían haber prescindido y una parte final con mucha intensidad que será lo mejor de la canción.

Acto seguido, aparece “El Advenimiento De La Oscuridad” que no es sino una introducción con muy buena orquestación en línea ascendente para acoger “Hielo Y Fuego”, una canción muy directa desde los primeros compases, y con un gran resultado final a través de cambios de tempo, una batería muy bien medida y la mejor voz de toda la obra que nos presentan estos valencianos. Los momentos centrales de la canción con potentes toques de guitarra son una gran baza, para apoyar en esos juegos de varias voces que aparecen desde muchos lados, creando un precioso efecto.

Para despedir el redondo, incorporan “Aznitos” como si de un outro se tratase, de nuevo protagonizado por un piano con toques armónicos de fondo que va desgranándose lentamente en apenas dos minutos para poner el cierre de esta primera toma de contacto de los valencianos. En definitiva es un disco en el que podían haber trabajado mucho más, especialmente atendiendo a las líneas vocales que se quedan demasiado cojas en la mayoría del disco y algunas guitarras, que deben ganar por lo menos agilidad en su interpretación. Confío en que el resultado final de su próxima obra, tenga un mejor acabado que el plástico que aquí reflejamos.

DAGORLATH son:

Dani Hernandez: Voz
Ginés Cecilia: Teclados
Vicen Alemañ: Bajo
Jose Antonio Hernández: Batería
Pedro Martí: Guitarra

TRACKLIST:

01 – Nueva Era
02 – La Caída de Numenor
03 – Prisión
04 – Llegaré
05 – Rencor
06 – Esclavo Del Silencio
07 – El Advenimiento De La Oscuridad
08 – Hielo Y Fuego
09 – Aznitos

Puntuación: 5
Discográfica: Autoproducido
Autor: Javier Fraile

<< volver a discos