DARKSUN – LIBERA ME

Crítica

Banda luchadora dentro de la escena metálica de nuestro país, DARKSUN, con Tino Hevia y Dani G. al frente pero manteniendo la esencia de lo que es un trabajo de banda al completo, siguen su camino imparable hacia delante desde que en 2002 el grupo Nörthwind se escindiera en dos partes.

Tercer disco de estudio, con el añadido de una versión en inglés de su segundo lanzamiento “El Lado Oscuro”, que desde un primer momento se presenta como uno de esos trabajos que te transmiten buenas vibraciones en el preciso instante en que lo ves y lo tienes entre manos. Un título sugerente, acorde con un diseño gráfico cuidado y bien trazado, son los dos primeros detalles que saltan a la vista de este “Libera Me”.

Tras él hay, además, un halo de impaciencia por escucharlo habida cuenta que la progresión del grupo en sus anteriores lanzamientos ha ido consiguiendo un equilibrio cada vez más cuidado entre las raíces primigenias del power metal épica que practicaba el grupo en sus inicios con una adaptación coherente hacia aspectos de mayor contundencia y pegada. Todo ello en pos de un heavy metal más directo y agresivo tal y como pide actualmente el mercado europeo.

Ya en “El Lado Oscuro” la colaboración de Peavy Wagner en su tema “Prisoners of Fate” fue premonitoria de la evolución guitarrera que pedía el grupo a gritos y en este “Libera Me” resalta por los cuatro costados.

Se puede decir, desde ya, que el grupo ha logrado elevar su sonido a unos niveles totalmente europeos en cuanto a calidad se refiere, si bien no es que haya sido su punto débil en ninguno de sus lanzamientos anteriores, y plantarse como una seria propuesta de heavy metal de corte alemán, contundente a la vez que épico y asequible y, sobre todo variado y hasta imaginativo dentro de los parámetros en los que nos movemos.

DARKSUN se han plantado en “Libera Me” con un disco de una producción prácticamente impecable, que cuenta con un grupo en estado de gracia en todos los aspectos y que consigue que todos los temas que lo componen tengan cuerpo, presencia y la virtud de no ser ninguno innecesario, sino más bien todo lo contrario. Cada uno de los 12 temas tiene su personalidad y su razón de ser.

“Libera Me” es una buena intro. Sin grandes alardes podemos presenciar un buen coro de espíritus que pronuncian la frase que da título al disco. Se trata de una gran apertura cuando nos ponemos al corriente del aspecto semi-conceptual del disco. La temática general con la que nos vamos a encontrar ronda las historias de almas que se quedan atrapadas a medio camino entre la vida y la muerte, en ese limbo donde permanecen aquellos seres que dejan algo por terminar en vida y no pueden marcharse a ese otro lugar donde morar eternamente.

Por otro lado, cada tema es una historia independiente que, además, puede ser interpolada hacia cualquiera de los sentimientos terrenales que acostumbran a atormentarnos y con los que poder sentirse identificados.

Musicalmente el disco presenta cortes de todo tipo y con muchas cosas en las que pararse tras cada escucha. ¿La primera de ellas? La voz, o más bien debería decir, la amalgama de voces que muestra Dani G. en este disco. Literalmente se sale. Se atreve con todo y no solo puede con ello, sino que convence. Los agudos han mejorado infinitamente y aparecen únicamente en momentos puntuales, cuando son necesarios. Su tono habitual transmite sensaciones y da color a los temas y, finalmente, su incursión en el mundo de los guturales no tiene desperdicio. Su voz se torna agresiva y rabiosa, tal y como podemos ver en el espectacular comienzo de su potente single “Miedo” y al siguiente tema, como ocurre con “Huellas en la Arena”, se vuelve primero dulce y susurrante para después viajar entre la velocidad y la angustia. Sin fisuras en este aspecto.

A las guitarras Tino Hevia probablemente ha realizado el mejor trabajo de su carrera. Se nota que las melodías, los solos y los interludios que dan variedad y cambios de ritmo a muchos de los temas están cuidados hasta el más mínimo detalle. El resultado de todo ello es conseguir que temas como “Tan Lejos”, que a primera vista podría ser uno de los más típicos del grupo en cuanto a melodía y lo pegadizo de su “alado” estribillo, presenten a su vez un cuerpo y una solvencia digna de mención. La comunión entre el teclado y las guitarras se me antoja prácticamente perfecta y la aparición del solo es de las que se cogen con ganas.

Y la verdad es que así podría seguir con cada uno de los temas del disco. De cada uno de ellos destacan aspectos como los estupendos coros del estribillo de “La Sombra del Cristal” o el machacón medio tiempo “Voces en la Oscuridad” donde el continuo riff de guitarra y la inclusión de ciertos samplers programados hacen que el tema se te pase literalmente volando.

Mantienen la épica, gracias a la profundidad de los teclados, en temas como “Lágrimas de un Ángel” o “Libre como el Amanecer” y nos sorprenden de forma absoluta con la inclusión de brutales secciones agresivas hacia el final del tema “Saltar al Vacío” o a lo largo de algunas de las estrofas del concluyente “Odio Eterno”, donde resalta la colaboración, a las voces, de Dani Larriet (TEKSUO), en un tema que consigue que el heavy y power metal que practica la banda habitualmente se vuelva terrorífico y angustioso a la vez que elaborado y definitivo. Un aspecto que, por otra parte, destaca sobre todo si tenemos en cuenta que previamente hemos escuchado la que es la balada del álbum, titulada “Alma”. Un tema de corte sencillo, donde la voz de Dani G. se expande y demuestra, sobre la melodía de piano, que actualmente se encuentra con unas posibilidades realmente interesantes.

Suelen decir que el tercer disco de una banda es como su reválida, como ese examen que todos debemos pasar un día para saber si el camino que estamos siguiendo es el correcto o si, por el contrario, debemos tirar hacia otra cosa. En este caso DARKSUN no solo han aprobado con una nota especialmente alta esta prueba de fuego, sino que además han conseguido definir su propio estilo, marcarse las pautas de lo que son capaces de ofrecer y realizarlo con una solvencia digna de esos grupos que se encuentran un puntito por encima del resto. Se han alineado con el resto de bandas punteras del panorama nacional y han afilado sus armas con un sonido más acorde con los tiempos que corren sin perder su identidad.

Dicho esto, solo queda que el apoyo que se merecen surja en cada una de las salas del país donde los asturianos nos ofrecerán su repertorio. Sería la respuesta más justa a un esfuerzo artístico como este “Libera Me”. Un señor discazo.

Tracklist:

01. Libera Me
02. Parasiempre
03. Miedo
04. Huellas en la Arena
05. Tan Lejos
06. La Sombra tras el Cristal
07. Voces en la Oscuridad
08. Lágrimas de un Ángel
09. Saltar al vacio
10. Libre como el Amanecer
11. Alma
12. Odio Eterno

Puntuación: 9

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos