DEREK SHERINIAN – MOLECULAR HEINOSITY

Crítica

Cuando nos hablan de discos en solitario de guitarristas y teclistas es normal que la mayoría tienda a pensar en discos en los que el músico se dedica a exhibirse sin ton ni son, olvidándose de prestarle la debida atención al resto de factores que componen un disco. Es normal, porque ha pasado muchas veces. Sin embargo no siempre es así y eso es algo que queda muy claro con discos como “Molecular Heinosity”, el nuevo trabajo de Derek Sherinian.

El que fuera teclista de Dream Theater y Alice Cooper, entre muchos otros, regresa en 2009 con un nuevo lanzamiento debajo del brazo; un trabajo que nos demuestra que no solo es un gran pianista y teclista sino también un compositor y un productor excelente.

Lejos de usar este redondo como escaparate de sus habilidades con las teclas, Derek nos ha preparado un trabajo en el que su gusto por la fusión del metal, el jazz y el rock en sus vertientes mas progresivas queda más que evidente en temas como “Antarctica”, “Ascensión” o “Primal Eleven”.

Evidentemente estos cortes también nos muestran lo grande que es en su instrumento y sus habilidades como productor, consiguiendo un sonido cristalino en este trabajo. Pero no solo vamos a poder disfrutar de sus habilidades, “Molecular Heniosity” tiene una carga muy fuerte en las guitarras, un instrumento que en este disco cuenta con unos intérpretes de lujo. Brett Garsed nos ofrecerá casi todas las líneas de este trabajo, consiguiendo un resultado excelente.

Pero no todas las guitarras son suyas. “Wings Of Insanity”, uno de los mejores temas del disco para mi gusto, nos permite escuchar la siempre imponente guitarra de Zakk Wylde en una interpretación memorable. Casi igual de reseñable es la participación de “Rusty Cooley” en “Frozen By Fire”.

La maestría compositiva de Derek queda completamente al descubierto con “The Lone Spaniard” y “Molecular Heinosity”, dos temas que podrían contarse entre lo mejor de la carrera en solitario del teclista. La nota diferente del disco la pone el último tema, “So Far Gone”, en el que Brett y Zakk comparten guitarras y en el que podemos escuchar, además, la voz de Zakk tras el micrófono en el único tema no instrumental del disco.

En resumidas cuentas, se trata de un trabajo más que entretenido, ideal para los amantes del progresivo, de la guitarra, de los teclados y de las melodías. Un disco recomendable sin duda alguna.

Puntuación: 8,5

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos