DEVIL’S TRAIN – II

Crítica

Viendo quienes son los músicos que forman DEVIL’S TRAIN estaríamos tentados de esperar otra cosa. Y es que el grupo está formado por el cantante R. D. Liapakis y el guitarrista Lakis Ragazas, de MYSTIC PROPHECY, el bajista Jari Kainulainen, que ha militado en bandas como MASTERPLAN o STRATOVARIUS, y el batería Jörg Michael, que lo ha hecho en STRATOVARIUS, SAXON o RUNNIG WILD. Hasta a ahí todo nos podría hacer esperar un sonido powermetalero de corte europeo, pero nada más lejos de la realidad. El sonido de DEVIL’S TRAIN es un Hard Rock muy actual, en el que las influencias setenteras se mezclan con sonidos más endurecidos para dar lugar a una música contundente pero también fácil de escuchar y de mucha calidad.

devilstrainbanda

En este segundo lanzamiento discográfico, que han titulado “II”, nos presentan once temas propios muy bien construidos y ejecutados, a los que se unen dos versiones que llevan a su terreno siendo capaces de mantener la esencia de las canciones originales.

Las primeras canciones del disco son las mejores, y la que sirve de arranque, “Down on you”, es mi favorita. Empieza con potencia, con un riff muy pegadizo y un ritmo muy contundente. Es un tema netamente hardrockero, cargado de actitud y con un estribillo algo convencional pero muy efectivo.

Sigue la diversión con “Hollywood girl”, una canción para la que grabaron el videoclip que podéis ver más abajo. Empieza con un riff entrecortado, y después se desarrolla de forma muy fluida hasta llegar a un estribillo que funcionará muy bien en los conciertos. Es fácil de escuchar, pero no cabe duda de que es una canción muy bien elaborada.

Con un punteo de rollo clasicote empieza “Gimme love”, una canción que muy pronto se acelera con un ritmo vacilón y divertido. Es una canción en la que la base rítmica sirve para crear un “colchón” perfecto para la voz de Liapakis, pero en la que, sobre todo, destaca el trabajo de Lakis Ragazas con la guitarra.

Con un toque bluesero muy en plan delta del Missisipi empieza “Mr. Jones”, una canción de rollo muy clásico pero también muy contundente. Después de la potencia de las canciones anteriores, esta viene muy bien para recuperar el aliento, porque a pesar de su contundencia, se mantiene siempre como un medio tiempo.

Con fuerza empieza “Can you feel”, una canción muy bien hecha pero que no está a la altura de las anteriores. No es que sea mala, es que las anteriores sobresalen sobre las demás. Este tema es también muy fácil de escuchar y muy completo, con un estribillo a un ritmo diferente que deja claro que DEVIL’S TRAIN no se conforman con la primera idea, sino que trabajan cada canción hasta dejarla lo más completa posible.

Toda una declaración de intenciones, eso es lo que es “Rock forever”. Empieza con cierta densidad, pero rápidamente el ritmo se acelera, pero manteniendo el mismo riff pegadizo y fácil de reconocer. Es una canción que se queda en la cabeza desde el primer momento, sobre todo por su estribillo, muy resultón.

Devilstrainbanda2

Let’s shake it” empieza con potencia, y después se desarrolla como la canción más fácil de escuchar del álbum, con un ritmo casi bailable en algunos momentos, y un estribillo muy reconocible. Seguramente sea el tema más “comercial” del disco y el que más puede abrir el abanico del público a esta banda.

Girl like you” empieza con fuerza, con un ritmo muy contundente y un riff muy reconocible. Es una canción potente, aunque en ella se introducen unos cambios de ritmo muy trabajados, que ralentizan el ritmo un poco antes de llegar al estribillo. Mientras lo escuchamos, empezaremos a mover la cabeza casi sin darnos cuenta.

Llegamos a la primera versión del disco, la de “Born to be wild”, de STEPPENWOLF. En este caso deciden darle un toque más agresivo a su riff tan conocido e introducir un deje macarra a la hora de cantar, pero al margen de estos cambios que adaptan el tema al estilo del grupo, la canción es bastante fiel a la versión original.

“You and me” vuelve a la senda de los riffs pegadizos. No es una canción especialmente rápida, pero tiene un estribillo muy pegadizo y muy bien ejecutado. Desde mi punto de vista, quizá sea la canción que menos destaca del disco, de forma que casi parece un tema de relleno.

Thunderstorm” empieza con un punteo muy sencillo y de sonido clásico que suena por encima del ruido de una tormenta. Sin embargo, muy pronto la canción se acelera, y se convierte en un tema rápido y muy contundente, con un estribillo muy bien construido.

Suffocated” empieza con un ritmo de cierta densidad, con un riff muy reconocible. Es una canción de rollo clásico, macarra y lleno de actitud, no muy rápido pero muy pegadizo. Tiene un estribillo muy sencillo, pero también muy pegadizo.

El disco termina con otra versión, en este caso una del tema de LED ZEPPELINImmigrant song”. Arranca con contundencia, manteniendo los coros del principio del tema original, pero añadiéndole también el rollo macarra típico de DEVIL’S TRAIN. El resultado final es una versión más que digna, que tal vez no guste a los fans más puristas de LED ZEPPELIN, pero que está hecha con un buen gusto innegable.

En definitiva, DEVIL’S TRAIN han creado un segundo disco muy bien ejecutado, que nos deja un Hard Rock divertido y fácil de escuchar, pero también hecho con mucha garra y con contundencia.
No va a ser el disco del año, pero sí que nos asegura un buen rato de diversión.

Track list:

1- Down on you.
2- Hollywood girl.
3- Gimme love.
4- Mr. Jones.
5- Can you feel.
6- Rock forever.
7- Let’s shake it.
8- Girl like you.
9- Born to be wild (versión de STEPPENWOLF).
10- You and me.
11- Thunderstorm.
12- Suffocated.
13- Immigrant song (versión de LED ZEPPELIN).

DEVIL’S TRAIN son:

R. D. Liapakis: Voz.
Lakis Ragazas: Guitarra.
Jari Kainulainen: Bajo.
Jörg Michael: Batería.

Discográfica: EAR Music.
Puntuación: 8/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos