DISARMONIA MUNDI – THE ISOLATION GAME

Crítica

Han pasado tres años desde que “Mind Tricks” viera la luz y ha llegado el momento de disfrutar el nuevo y esperado lanzamiento de Disarmonia Mundi. Hace algunos meses nos ofrecían la re-edición de su primer disco “Nebularium” así como un EP con algunas demos anteriores, fue un aperitivo perfecto para este nuevo “The Isolation Game”.

Trece cortes nos esperan en el interior de este nuevo album, un disco que es el reflejo del sonido y la esencia de Disarmonia Mundi, un nuevo trabajo en el que Ettore Rigotti y Claudio Ravinale dan rienda suelta a sus inquietudes compositivas y a su talento interpretativo, profundizando en los conceptos pseudos progresivos que su death melódico nos había ofrecido en trabajos como su genial “Fragments Of D-Generation”, sin perder de vista un propósito que ha estado patente en todos sus lanzamientos: avanzar. Para ello, en este nuevo disco el grupo incorpora ciertas estructuras y algunos detalles que encajan bastante dentro la escena metalero más actual y que nos trae a la mente grupos como Soilwork.

La incorporación de este tipo de sonidos (que ya estaba presente en Mind Tricks, aunque en menor medida) es más que lógica, ya que Bjorn “Speed” Strid es el tercer miembro “no oficial” del grupo. Bjorn no es oficialmente parte de la formación de Disarmonia Mundi, pero ha participado en todos los discos del grupo, y “The Isolation Game” no iba a ser una excepción.

Para los menos familiarizados con el inglés, “Isolation” podría traducirse como “aislamiento”. Imaginad que un buen día os levantáis, salís a la calle y descubrís que el mundo se ha quedado vacío, que estáis completamente solos, encerrados en un entorno del que no podéis escapar y sin posibilidad de pedir ayuda. “The Isolation Game” nos va a conducir hacia este lugar, infierno y paraíso al mismo tiempo, a golpe de canción.

Desde el comienzo con “Cypher Drone” el grupo construye una atmósfera opresiva y violenta, llevándonos de la excitación a la histeria y despertando la adrenalina de nuestro interior, empujándonos a un headbanging frenético. Las sensaciones se hacen cada vez más profundas y marcadas a medida que avanzamos por cortes como “Structural Wound”, “Perdition Haze”, “Building And Empire Of Dust” (uno de mis cortes preferidos del disco, con un Ettore simplemente enorme) o “Stepchild Laceration”, otro de mis temas favoritos, con una de las mejores composiciones del disco un apartado rítmico que roza la perfección.

Rodeados de riffs, solos (muchos cortesia de Olaf Morck de Nightrage), cambios de tempo y un excelente uso de las voces limpias y las más agresivas, Disarmonia Mundi han construido un universo paralelo en el que podremos dar rienda suelta a nuestra furia en temas como el homónimo “The Isolation Game” (excelente melodía) o “Blacklight Rush”. Ettore y Bjorn forman un tándem perfecto a las voces, dominando varios estilos y tesituras vocales creando un espectro sonoro realmente atractivo y, porque no negarlo, en ocasiones bastante tétrico y psicótico: puede que la soledad se apodere de nuestras mentes enfermas y se trate de los gritos y susurros de nuestro subconsciente. La angustia se personifica en “Glimmer”, un pequeño, emotivo e inquietante interludio de dos minutos.

Solamente un espejismo, ya que rápidamente regresaremos al lado más cañero de este disco de la mano de cortes como “Ties That Bind”, “Losing Ground”, “Same Old Nails For A New Messiah” (otro de mis cortes preferidos, tanto musical como líricamente) o “Digging The Grave Of Silence”. Y para despedirse, la inquietante “Beneath A Colder Sun”.

Si te gustaron sus discos anteriores, “The Isolation Game” satisfará tus expectativas. Si es la primera vez que oyes hablar de Disarmonia Mundi y te gusta el death metal melódico con influencias de otros estilos como el Death, el Progresivo o tendencias más actuales y alternativas, sin lugar a dudas este es un lanzamiento que debes tener en cuenta.

Puntuación: 8,5

Discográfica: Coroner Records

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos