DROPSHARD – ANYWHERE BUT HOME

Crítica

Dropshard es una banda italiana que acaba de presentar su primer larga duración, en el que muestran un metal progresivo con toques de los mejores Queensrÿche en ocho cortes más un hidden track con una duración total de casi cuarenta minutos.

El disco nos cuenta una historia a través de un chico, sembrando la metáfora en un camino físico y espiritual por recorrer que tiene como trasfondo la base de esta sociedad puramente consumista.

Sumamente conceptual, el trabajo divide sus fuerzas en cortes de diversa índole y desarrollo, algunos con una gran duración y otros que simplemente funcionan de nexo, de esta forma por ejemplo “Look Ahead” comienza la andanza en un ambiente tranquilo donde voces líricas comienzan a superponerse, todo ello dentro de la más pura orquestación hasta que toques de teclado comienzan “Anywhere But Home”, sin separarse de la línea de la canción (no produciéndose saltos aparentes). Mucho sentimiento el que desprende esta canción, en diferentes partes como una bonita parte de piano y teclado con un fondo marítimo, o una parte central in crescendo, que acaba en un bonito sobreagudo y prosigue en ritmos puramente progresivos.

“Images of  Mind” continua la historia a través de un harmonioso piano y sosegados ritmos enfatizados por una guitarra puntual, sobre la que se monta el resto de la canción. Mucha profundidad en otro de los cortes largos del trabajo. Como cabe esperar usan algunos cambios formales muy interesantes, sobre todo esa primera rotura protagonizada por un piano que parece ir a su bola y una poderosa guitarra, tras la que la lírica juega de manera magistral hasta llegar a un final abierto.

Dicho final empalma sin intro alguna; aprovechando el final de la anterior con “A Cold Morning” que continua la idea de la anterior así como su mimetismo melódico, aunque abusen de la repetición de juegos e incorporen una flauta con buen resultado. Aunque el final sintetizado quede cuanto menos desfavorecido.

Guitarras acústicas proponen un break a través de “Again”, con dobles voces y una tremenda tranquilidad muy en la tesitura de la mayoría del disco, aunque tenga que ser “Changing Colours” la que aporte esa nota potente del disco en cuanto a desarrollo nos referimos con una duración superior a los ocho minutos en el que los italianos dan rienda suelta a una gran composición que fácilmente podría haberse dividido en otras muchas.

El plástico continua con “A New Beginnig”, con una intro bastante dura con un fondo de cuerta forma aterrador e independiente, sobre el que comienza a girar una guitarra mientras se acelera la composición y aparecen varias voces creando diversos efectos entre las que destacaré la parte femenina, sin duda alguna una canción bastante curiosa hasta que realmente propone un desarrollo sólido.

El disco se cierra con “Look Behind”; un corto broche con una duración inferior a los dos minutos que prosiguen la canción precedente a través de voces dobladas y una exquisita orquestación mientras el disco se va poco a poco desintegrando tal y como comenzó.

El bonus track del disco se titula “Freedom Supermarket”, comienza con el final de la anterior canción y presenta los ritmos más vivos de toda la obra tras ofrecernos una intro coronada por algunas voces de fondo. Algunos estallidos en la canción son ejecutados en los momentos juntos  con coros y afiladas guitarras, o diversos efectos que hacen del corte sumamente divertido y ameno.

En definitiva una obra de puro metal de carácter profundamente progresivo el que nos ofrecen estos italianos que han sembrado un gran precedente.

Puntuación: 7

Discográfica: Sonic Vista Music

Autor: Javier Fraile

<< volver a discos