DRY RIVER – EL CIRCO DE LA TIERRA

Crítica

Lo reconozco, no comulgo en exceso con los grupos de versiones, aunque he de decir que siempre los he preferido a los grupos tributo que pueblan el panorama tanto nacional como internacional por doquier. Ahora bien, si pasarse más de media década versionando grandes clásicos del rock les sirve a las bandas para curtirse en batallas y ganarse una solidez de cara a comenzar a forjar su futuro personalizado, puede que la cosa cobre más sentido para mi. Éste es el caso de los castellonenses DRY RIVER, quienes irrumpen actualmente en el panorama estatal, tras varios años de experiencia previa, con su primer disco editado a través de Maldito Digital, bajo el nombre “El circo de la tierra” y como toda una agradable sorpresa para los amantes del rock progresivo y ecléctico.

No tarda mucho en sorprender este sexteto. Desde el mismo inicio del álbum, con la intro a capella “Y tras el telón… (I)”, parecemos vernos atrapados por un disco que despliega una calidad y un torrente de ideas realmente agradable al oído, manteniendo la esencia del amor por el rock y el metal progresivos DRY RIVER construye un álbum que en ocasiones parece encontrarse del lado del aspecto más teatral de las composiciones sin perder nunca el norte de lo que debe de ser una gran canción, pegadiza y  sorprendente, camaleónica y dinámica, llena de elementos que descubrir y de destellos de otros estilos que explorar.

Y digo bien, otro estilos (jazz, soul, funk) son los que DRY RIVER no tienen miedo a insertar tan sutil como naturalmente a lo largo de composiciones que van desde el metal más progresivo hasta el rock más clásico o, como la estética misma del grupo, incluso circense en ocasiones. La base musical es mucho más que sólida, es grácil, versátil y convincente, habla a la hora de desarrollar los temas y es algo que queda demostrado en el rock progresivo y teatral de “Pequeño animal”, elemento que a su vez se ve apoyado rápidamente por uno de los puntales más evidentes de este sexteto a primera vista: la fuerza cautivadora de la voz de Ángel Belinchón resulta magnética en la divertida y amena “Aunque sin ti”, un rock and roll desenfadado y rítmico que pronto se instala en tu cabeza y te pide una y otra reproducción.

El viaje por el circo del rock progresivo continúa de forma más íntima a través de la balada rockera “Soledad”, donde encontramos muchos elementos que nos hacen recordar a los imborrables QUEEN mientras que de vuelta a los tonos más metálicos de “Nuevos Tiempos” y “La mujer del espejo” podríamos citar sin perjudicar a la banda a los siempre presentes DREAM THEATER. Y digo sin perjudicar porque la personalidad de DRY RIVER está muy por encima de meras influencias. El desarrollo de los temas resulta absolutamente personal y el hecho de que las letras en castellano estén tan bien construidas hace que pronto nos identifiquemos con el desarrollo inteligente de temáticas de toda clase, desde los más personales hasta ciertos problemas sociales de eterna actualidad.

El brillo lejano de DEEP PURPLE, mezclado con toques funk, no falta a esta magnífica cita en “Quédate un rato más”, demostrando que los castellonenses se encuentran a gusto incorporando cuantos más elementos mejor de cara a construir canciones que, a la postre, se vuelven orgánicas y mucho más naturales de lo que podríamos pensar. “Se lo monta bien” es el claro ejemplo de que el sexteto no pierde el norte en virtuosismos, sino que utiliza su calidad para pasárselo bien y hacer disfrutar al oyente con variedad y versatilidad instrumental, la misma que nos encontramos en la más oscura “El circo de la tierra” o la más íntima “La llave del sol”.

En definitiva, nos encontramos ante uno de los mejores trabajos de rock progresivo cantado en castellano que se han facturado en mucho tiempo en nuestro país. Y lo es porque resulta fluído y variado al mismo tiempo, porque su escucha es de esas que entran a la primera sin que pierdas las ganas de volver a escucharlo una y otra vez. Es un disco complejo y maduro, pero al mismo tiempo resulta natural, fresco y divertido desde el primer hasta el último instante.

El telón del éxito debe abrirse para DRY RIVER, “El circo de la tierra” es de esos discos que permanecen en la retina durante mucho, mucho tiempo.

DRY RIVER son:

David Mascaró: Bajo.
Ángel Belinchón: Voz.
Carlos Álvarez: Teclados, guitarras, voz y programación.
Matías Orero: guitarra y voces.
Martí Bellmunt: Piano, teclados, guitarra, saxofones, coros
Pedro Corral: Batería

TRACKLIST:

01-   Y tras el telón… (I)
02-   Pequeño animal
03-   Aunque sin ti
04-   Soledad
05-   Nuevos tiempos
06-   La mujer del espejo
07-   Quédate un rato más
08-   Tierra
09-   Se lo monta bien
10-   El circo de la tierra
11-   La llave del sol
12-   Y tras el telón… (II)

Puntuación: 9/10

Discográfica: Maldito Digital

Autor: Dany Velasco

<< volver a discos