DRY RIVER – QUIEN TENGA ALGO QUE DECIR… QUE CALLE PARA SIEMPRE

Crítica

El disco que toca analizar hoy no es una novedad. Apareció en noviembre de 2014, pero no hemos podido por menos que aportar nuestro granito de arena a la multitud de reseñas (todas ellas llenas de alabanzas) que ya existen por las páginas del proceloso mundo de Internet. Sobre todo, tras quedar absortos y sin palabras después de descubrir a la banda (tarde, lo sé, mea culpa) y después de la escucha de los dos trabajos que los castellonenses DRY RIVER tienen publicados en el mercado… incluso en Japón, oigan.

DRYRIVERHEAD

Mi descubrimiento de estos seis locos maravillosos, que comenzaron tocando versiones, se produjo a raíz de la recomendación de un amigo que alucinó con un tema de su anterior disco El Circo de la Tierra (2012). Al que esto lea le pido, por favor, que ponga en YouTube “Dry River La Mujer del Espejo” y que se prepare a flipar en colores con el despliegue de armonías vocales, riffs metaleros, cambios de ritmo, solos rápidos… ¿pero dónde estaban y de dónde salen estos tíos? Lo siento; no puedo evitar el tópico -de nuevo-: unas pocas decenas de personas en sus conciertos, y que Fito meta 4.500 personas en sus bolos… hay algo que no me cuadra.

Rock, jazz, swing, prog, metal, toques funk, y más. Todo lo amalgama perfectamente esta banda que, además, cuenta con la bonita voz de Ángel Belinchón, que se mueve como pez en el agua, sobre todo por las notas altas, y siempre arropado a la perfección por el resto de instrumentistas. El resultado da unos juegos de voces muy cuidados, como todo en el disco, por cierto. Y es que es de esos trabajos que sorprenden por la cantidad de detalles que encuentras en una escucha concienzuda. En ese sentido, me ha recordado al fabuloso Spilt Milk, que firmaran los desaparecidos JELLYFISH: un disco maravillosamente instrumentado y en el que no dejas de descubrir pinceladas aquí y allá, tan inesperadas como asombrosas.

El trabajo, que se presenta como un suculento menú de una celebración nupcial, comienza con el adelanto en intro del tema que lo cierra: Traspasa mi Piel. Balada con piano y estupendas voces que desemboca en el tema más PURPLE del disco, Bajo Control, con predominio de los teclados y del sonido retro, tan bien logrado por Martí Bellmunt.

Irresistible nos presenta la historia de un bailarín en clave un poco más AOR-Glam-Funk-Pop, jajaja. Todo un salto con relación al tema anterior, pero eso no es todo: hay concesiones a un intermedio jazzístico apoyando de manera fenomenal por el bajo. Como digo, las sorpresas están a la orden del día. Sigue el disco con Frascos Vacíos, una de mis favoritas por ese fraseo magistralmente entrecortado en el estribillo. Un tema bastante progresivo en ese compás de ¾ del que se nutren los valses vieneses.

Informe T-24 cuenta con el gran Julio Castejón a la voz, el alma de Asfalto que nos sorprendió el año pasado con un buen disco que no ha tenido, tal vez, el reconocimiento que merecía. El tema contiene riffs que a lo DREAM THEATER y es también “prog” y efectivo, con las voces de Julio y Ángel muy bien ensambladas.

dry-river2

Casto te puede recordar a los QUEEN de la época de A Day at the Races, incluso puede sugerirte a SUPERTRAMP, pero tiene su personalidad y musicalidad propias. A destacar los coros y las alturas por las que se mueve la voz de Ángel con una perfecta afinación. El siguiente tema, Oda al Líder es, para mí, el más débil del disco. Aun así, se trata de un tema épico, casi un nexo de unión (con sus 1:49) claramente “inspirado” en Kim Jong Un, el trastornado tirano de la no menos delirante Corea del Norte.

¿Cuánto vales tú? lleva nuestra mente a pensar cuán influidos estamos por el ambiente económico que nos atrae y del que no nos podemos evadir. Quizá la mejor letra del disco o la más mordaz, junto con la del tema 11, del que hablaremos. En lo musical, es otro temazo con miles de matices: guturales, teclados, ritmos cambiantes, frenéticos, funk, ska, jazz…Un temazo, puro progresivo.

Llegamos a los cuatro últimos temas del disco y seguimos con las joyas. Caída Libre es el más tranquilo del disco, acústico y melódico, de letra cruda en la que el protagonista, que ha decidido suicidarse, va cayendo y Ángel narrando sus pensamientos a cada distancia que le separa del suelo. El Lado Bueno de las Cosas Malas nos vuelve a traer reminiscencias progresivas y de AOR a lo JOURNEY o SURVIVOR. Es un tema que, particularmente, crece y crece con las escuchas.

Y llegamos a los “poemas sinfónicos” que cierran el disco, con trece y seis minutos y medio. Rosas y Gaviotas comienza en acústico, pero sabemos que, con DRY RIVER, eso no va a durar mucho, y menos en un tema tan extenso. Mil cambios de ritmos y una letra que hay que seguir; una feroz crítica al bipartidismo que nos corroe y que no puede hallar título más explícito. Hasta la música se usa en este tema para satirizar a los políticos de manera espléndida, con ese momentazo D.T. a partir del minuto 7 y ese final que se define por sí solo.

El disco lo cierra, de nuevo con excelentes coros y mágicos momentos instrumentales, el tema que lo “medio abría”, Traspasa mi Piel. Digno de ver es vídeo del tema, ambientado en una boda y en el que el encargado del sonido, va subiendo “momento QUEEN, momento PURPLE” cuando conviene.

En resumen, una maravilla de disco hecho en España por una banda realmente única y que trabaja con una profesionalidad y una calidad musical fuera de toda duda. Su anterior trabajo es también digno de escucha, ya que no se queda atrás, ni mucho menos, en comparación con éste. Hacen falta más bandas así… ¡Bravo, DRY RIVER!

Lista de canciones:

  1. Traspasa Mi Piel (Intro)
  2. Bajo Control 
  3. Irresistible
  4. Frascos Vacíos
  5. Informe T-24
  6. Casto
  7. Oda al Líder
  8. ¿Cuánto Vales Tú?
  9. Caída Libre
  10. El Lado Bueno de las Cosas Malas
  11. Rosas y Gaviotas
  12. Traspasa mi Piel

DRY RIVER son:

  • Ángel Belinchón Calleja: Voz
  • Carlos Álvarez Prades: Guitarras, teclados y coros
  • Matías Orero Aguilella: Guitarras y coros
  • Pedro Corral Chiva: Batería y coros
  • David Mascaró Rojas: Bajo y coros
  • Martí Bellmunt Blasco: Teclados, saxofones y coros

Discográfica: Rock Estatal Records.

Puntuación: 9/10.

Autor: Manuel Martínez Ferrándiz.

<< volver a discos