DUFF MCKAGAN´S LOADED - SICK

Crítica

Hablar de Duff McKagan no es hablar de cualquiera. Antes conocido como Duff «Rose» McKagan, estamos hablando de uno de los bajistas con más personalidad del mundo del rock. Alguien que fue parido por su madre y criado por los Sex Pistols, The Clash, Los Ramones, Iggy Pop, Aerosmith y los Rolling Stones a partes desiguales. Un jovencísimo currante explotado por una de las empresas más peligrosas del mundo de la música: GUNS N’ ROSES, banda de la que él era un engranaje indispensable para que las cosas fueran hacia delante, tal y como fueron durante 6 años cortos pero muy intensos. Sin llamar demasiado la atención, sin subirse en ningún momento a la parra, Duff se las apañó para sobrevivir a aquella vorágine de destrucción y para que a día de hoy todavía se le respete y conserve toda la credibilidad del mundo, al contrario que muchos de los que empezaron al mismo tiempo que él y que actualmente – en mayor o menor medida – se han convertido en pura fauna del mundo del espectáculo. Y ahora regresa con el segundo disco de estudio de sus LOADED para demostrar que sigue siendo el mismo de siempre.

«Sick» es un trabajo dificil de encasillar dentro de un solo estilo, pero no precisamente por su complejidad, ya que se podría decir que carece de esta. Rock’n’roll y Punk son los cimientos de todos los temas de este trabajo, y curiosamente estos ingredientes derivan en varios tipos de canciones. Hay mucha influencia de otras décadas, en especial de los 70 y de los 90, y esta es otra mezcla que consigue dar como resultado un sonido actual, sin necesidad de experimentos ni vueltas de tuerca. En definitiva, se podría decir que Duff no se ha calentado mucho el tarro, ha cogido todas sus bases y ha jugado con ellas inteligentemente para lograr un disco variado, fresco, ameno y sobretodo, sincero y directo.

Otro aspecto que caracteriza al album y le da aun más personalidad es la voz. Duff no es ningún genio al micro, pero canta a su manera, como solo él sabe hacerlo, y lo más importante es que transmite, igual que ya lo hacía cuando giraba con los Gunners e interpretaba «So Fine» junto a Axl Rose, o cuando tomaba el mando de un escenario de dimensiones descomunales para descargar ante decenas de miles de personas «Atittude» de los Misfits. Hay un sentimiento profundamente británico en la manera de cantar y componer de Duff que alcanza su máxima expresión cuando choca con las raices americanas del músico. El resto de intérpretes de DUFF MCKAGAN´S LOADED también cobran protagonismo en esta banda, en especial Mike Squires a las seis cuerdas y Jeff Rouse al bajo (recordemos que Duff aquí es guitarra rítmica).

El tema que abre y da nombre al disco, «Sick», es un claro homenaje a la banda que probablemente más ha influenciado a Duff: los Sex Pistols. Si Sid Vicious levantara la cabeza por unos minutos y escuchara este tema, probablemente regresaría al sueño eterno con una sonrisa en la boca. «Sleaze Factory» es más rockera, más macarra y por momentos bastante cercana a la esencia que GUNS N´ROSES destilaban en algunas de las composiciones de los «Illusion». Por el contrario, «Flatline» – escogida como primer single del cd – que cuenta con estrofas directas y también cercanas al sonido más Gunner, se desmarca en el estribillo que recuerda a bandas como Foo Fighters. De momento todo recuerda y suena a muchas cosas, pero ello no conlleva que Duff McKagan se haya dedicado a intentar imitar a nadie. Se nota – y los que hayáis seguido un poco su trayectoría lo sabréis – que «Sick» es un disco Duff 100%, y que si recuerda a lo que se hizo en los 90 es porque quizás, Duff tenía que haber sacado este trabajo entonces. Lo que se escucha en «Sick», «Duff ya lo hacía antes de que otras bandas lo hicieran antes que él». Complejo pero cierto.

Siguiendo con los temas, se puede decir que todas las composiciones del album tienen personalidad y carisma. «Translucent», «Mother´s Day», o «The Slide» guardan pocas similitudes las unas con las otras, pero al mismo tiempo funcionan a la perfección en conjunto. Mientras «Translucent» y «Mother´s Day» (totalmente distintas) apestan a hit post-grunge noventero, «The Slide» fusiona la escuela de THE RAMONES con el sonido de los QUEENS OF THE STONE AGE. Pero probablemente esta no haya sido la intención del bueno de Duff, y uno se reafirma al ver la naturalidad con la que fluyen los temas.

«I See Throught You» y «Forgive Me» son para mi los dos mejores cortes del cd. Cuando llegan al estribillo, ni si quiera la producción actual consigue disimular las inyecciones de punk rock de garage y callejón que Duff recibió en sus comienzos y que hoy todavía corren por sus venas.

«Sick» brilla principalmente por ser un disco directo. No hay nada enrevesado detrás de sus temas, solo rock y cuatro tíos sin miedo a ser juzgados haciendo lo que mejor saben hacer en un intento de alejarse del estrés al que se ven sometidas las grandes bandas de hoy en día a la hora de sacar nuevo material. Y lo más gratificante es ver como no hace falta estar «al día» para lograr un sonido actual, cómo una personalidad tan experimentada dentro de este mundillo se aleja de su ego para componer un trabajo lleno de ilusión y de ganas. Todo un ejemplo a seguir.

En conclusión: nos encontramos ante un trabajo espontaneo, desenfadado y lleno de influencias que quizás algunas bandas nunca debieron perder. Desde la primera escucha tuve clara una impresión. Si Duff McKagan hubiera estado cerca de Axl mientras se compuso «Chinese Democracy», probablemente el resultado habría sido más agradable para todos los que esperaban con ansia su ración de Guns N´Roses. Ahora, lo que sí es seguro es que a partir de ahora DUFF MCKAGAN´S LOADED ya puede ser considerada una banda sólida y competente, que esperamos que nos de más alegrías en el futuro. Y una visitilla por estas tierras tampoco estaría nada mal…

Puntuación: 8’8

Autor: J.Vicente Albaladejo

<< volver a discos