EARTHLESS – BLACK HEAVEN

Crítica

Quinto álbum de estudio de este power-trío formado en 2001 en San Diego (California), que practica un Rock Psicodélico/Stoner, en su mayoría Instrumental, de gran pegada y soporte rítmico, con guitarras muy ácidas; y cuyas principales fuentes de inspiración son el krautrock alemán (Guru Guru, Amon Düül II), el psicodélico nipón (Blues Creation, Flower Travellin ‘Band, High Rise, White Heaven), los clásicos (Hendrix, Zeppelin, Cream, Sabbath, Budgie) y el jazz (Miles Davis).

El lanzamiento es digno continuador de los instrumentales “Acid Crusher/Mount Swan tracklist” de 2016 y el gran “From the Ages” de 2013; y tiene como dato curioso que para una banda etiquetada como instrumental, este disco contiene voces en el 70% de su contenido. El material se ha puesto a la venta hoy 16 de Marzo de 2018, en formatos Digipak, vinilo de diversos colores y digital, vía Nuclear Blast Records, constando de 39 minutos de música dividida en 6 pistas de una duración muy variopinta pero predominando las canciones largas (de 7 a 9 minutos), semi-improvisadas y, como ya he comentado antes, cantadas en su mayoría. 

earthless-header-2017

Con juego de charles y wah-wah a tope a lo “Voodoo Child”, arranca el single editado hace dos meses, “Gifted by the Wind”, un tema progresivo con riff básico pero efectivo, una buena dosis de groove stoner, potente base rítmica y un apartado lírico muy limpio y melódico de Isaiah Mitchel, líder del combo, que canta en tonos moderadamente elevados pero con un particular registro de voz semirasgada para, a continuación, marcarse él mismo unos solos bluseros distorsionados con talk-box plenos de distorsión e intensidad a diferentes ritmos hasta volver a la coda principal. Después hay una sección con mucho protagonismo del bajo de Mike Eginton para que el trío se lance a la jam y, a renglón seguido un interludio coreable que, prácticamente liquida este primer single.

Como si de una catástrofe apocalíptica se tratara, le sigue con un estruendo tormentoso de acoples por doquier “End to End”, que tiene un comienzo siniestro para seguir con la caña stoner de altos decibelios, con cierto regusto a Sabbath tanto en voz como instrumentación. Luego Isaiah Mitchel nos deleita con otro largo solo ácido y corrosivo al que sigue otro más divertido, acelerado y efectista que finiquita el tema con delay y de forma tajante.

Luego nos quemamos con “Electric Flame”, tema festivo y más extenso del compacto (de casi 9 minutos) que, con fraseo metalero muy Ozzy pero más power, posee mucha dulzura en la parte lírica y una gran contundencia de la sección rítmica, lo que va a dar lugar a una sucesión de solos, hasta tres en el tema, que me recuerdan al “Rock Bottom” de UFO en feeling y despliegue de efectos, para volver a la carga con el riff principal, alargando el tema hasta poner el wah-wah a tope para un solo final muy anárquico y setentero.

EARTHLESS Al tema más largo sigue el más corto, apenas 2 minutos, la instrumental y directa “Volt Rush”, con ritmos Thin Lizzy acelerados y tres partes bien diferenciadas, con buenos arreglos y licks improvisados a las seis cuerdas en las mismas.

A continuación viene el title-track, otro corte instrumental que roza los 9 minutos, de estilo  War Pigs (Sabbath), que muta a varias progresiones y una vez más los solos son afilados e intensos, tanto que me recuerdan a Tony Bourge en los primeros de Budgie, hasta que llega otra parte más distorsionada y ruidosa con reminiscencias al extenso y cromático solo de Robby Krieger de The Doors en “Light my Fire”, con escala dórica y pentatónica menor incluidas.

Black Heaven” se enlaza, de forma cósmica, con el track que cierra la obra, “Sudden End”, más tenebroso y evocador, cantado con mucha expresividad, con un lick que viene acompañado de rasgueos de guitarra, muy buen apoyo coral con voces de respaldo en el estribillo y los solos en la misma línea: básicos a escala pentatónica pero reventando cuerdas con intensos bendings y añadiendo echo y delay para un  final en fade-out muy etéreo y también sideral.

Da gusto ver como bandas actuales como The Answer, Wolfmother, El Colosso o Earthless rememoran, con buen gusto, el alma y la psicodelia de la década de los setenta. Tal vez “Black Heaven” no sea un disco muy original en el contenido musical pero sí natural, orgánico y apasionado, con mucho feeling y que, sin duda, colmará de satisfacción a los amantes del sonido de aquella mítica época. Llevan sin venir a la península ibérica casi tres años y si vinieran de nuevo yo no lo dudaría un segundo y no desperdiciaría la oportunidad. Gran banda y gran disco!!

El trabajo fue grabado y masterizado de forma impecable en los famosos estudios Rancho de la Luna de Joshua Tree, California (QUEENS OF THE STONE AGE, KYUSS, MASTERS OF REALITY)  por  Dave Catching, guitarrista de EAGLES OF DEATH METAL, el cual hizo las labores de mezcla y producción; la fotografía corrió a cargo de Atiba Jefferson y el art-work de la portada, de índole también psicodélica y enfermiza con esa calavera flower-power, fue diseñado por Andy Sloan.

EARTHLESS son:

  • Isaiah Mitchell – Guitarra y Voz earthless album cover2018
  • Mike Eginton – Bajo
  • Mario Rubalcaba– Batería

 

Listado de Canciones:

  1. Gifted By The Wind
  2. End To End
  3. Electric Flame
  4. Volt Rush
  5. Black Heaven
  6. Sudden End

 

Nota: 8.5 /10

Discográfica: Nuclear Blast Records

Autor: Francisco Rodriguez Belmonte

 

 

<< volver a discos