EASY RIDER – EVILUTION

Crítica

Es sorprendente lo rápido que pasan los años. Y también todo lo que se pierde con el paso de los mismos. Parece que fue ayer cuando un buen amigo me dijo: “¿Has escuchado ya el nuevo de EASY RIDER? No veas como suena.”

Si bien el Heavy Metal Nacional no era mi mayor predilección cuando era un adolescente, si hubo un grupo que me conquistó a la velocidad de la luz: EASY RIDER. Primero, con “Perfecta Creación” y después con “Lord Of The Storm”. Este último alcanza un nivel considerable como para que me haya planteado si incluirlo en esta sección de la web, y quizás algún dia lo haga. Pero siendo realistas, juraría que a pesar de sus virtudes, lo que siento por “Lord Of The Storm” es más cariño que admiración. Ahora, si hubo un disco que, a pesar de no ser muy recordado, dió una lección de como podía llegar a sonar un grupo de Heavy Metal Español, ese es “Evilution” de EASY RIDER. Y que mejor momento de recordarlo que ahora que se acaba la decada durante la cual surgió.

En “Lord Of The Storm”, EASY RIDER presentaban unos temas muy sólidos, con mucho gancho y que apuntaban maneras acercandose mucho en esencia a bandas como MAIDEN, HELLOWEEN o GAMMA RAY. Todas y cada una de sus canciones resultaban tremendamente adictivas, a pesar de que la producción desprendía cierto aroma artificial. Además, tuvo una gran aceptación dentro de nuestras fronteras. Es por esto que, no era muy dificil intuir que el siguiente paso de la banda podía ser como mínimo, igual de interesante.

Pero la sorpresa resultó ser mayúscula. Si entre “Perfecta Creación” y “Lord Of The Storm” el grupo consiguió dar un paso agigantado en cuanto a madurez, con “Evilution” saltaron un abismo y cayeron de pié al otro lado. Para darse cuenta basta con escuchar la sutileza con la que empieza el disco y la belleza de la guitarra acústica que fluye mientras Eugenio Garrañeda se presenta con tonos graves en “Blessed”, una introducción que en 0:39 segundos es capaz de hacerse con la simpatía del oyente. Y en 0:39 segundos, EASY RIDER ya han empezado a demostrar su evolución…o mejor dicho, su “evilución”.

Sí, el título del disco ya hace presagiar lo que vamos a encontrar en él: una evolución asombrosa con respecto a los trabajos anteriores de la banda, y me atrevería a decir que también con respecto a todo lo que se había hecho en España hasta el momento. Porque la evolución de EASY RIDER en “Evilution” quedó plasmada en todos los aspectos: producción, interpretación, creatividad…

Tras la calma de “Blessed”, llega “Wormwood” y nos encontramos con los que en su momento fueron los “nuevos” EASY RIDER. La solidez y la potencia con la que este tema arranca el disco son impresionantes. Un Heavy Metal moderno, contundente, interpretado con determinación y conservando siempre una brisa clásica pero al mismo tiempo refrescante pasan a ser inmediatamente la seña de identidad del grupo. La batería es arrolladora y las guitarras no dan una sola nota en vano. La voz de Eugenio ha perdido parte de su limpieza en pro de un registro más agresivo y desgarrado. El agudo al final del tema lo deja a uno sin aliento.

“Babylon The Great” comienza como un corte más contenido y melódico en el cual empiezan a desplegarse los ramalazos progresivos que encontraremos a lo largo del cd. Perfectamente perfilado y lleno de matices, el tema resulta redondo en cuanto a estructura y desarollo. Un 10 para EASY RIDER.

“Evilution”, que da título al disco, apuesta por unas guitarras más contundentes y modernistas, pero se mantiene en todo momento en la línea impuesta por sus predecesoras gracias a los solos de guitarra, la voz y algunas partes instrumentales que llegan a recordar a DREAM THEATER.

La parte central del disco es magistral: en primer lugar nos encontramos ante otro corte de caracter progresivo, “From The Tribes”. Esta elaboradísima composición luce una interpretación que no deja lugar al aburrrimiento, brillando especialmente en ciertas partes instrumentales que solo pueden calificarse de devastadoras. La calma llega justo a tiempo para que nos tomemos un respiro durante una joyita acústica llamada “Crowns Of Gold”, la cual durá 4:13 minutos pero se nos pasa en un abrir y cerrar de los ojos. Y por fin llegamos a“Hiking Mars”, una pieza instrumental en la que los músicos despliegan todo su arsenal técnico y demuestran como podemos llegar a gastarnoslas los españoles haciendo Heavy Metal del bueno.

“Signs” y “The New Jerusalem” mantienen el nivel en lo más alto y consiguen que el conjunto de pistas guarden entre sí una perfecta armonía, en especial la segunda, todo un trallazo que melódicamente recuerda por momentos a “From The Tribes”.

“Blazing Fire Victory” es, para mi, el tema más solido y elaborado del disco. Tras una introducción a base de arpegios con cierto aire egipcio, entran las guitarras punteando respaldadas por una sucesión de ritmos y contratiempos que se van alargando hasta casi los 2 minutos. A partir de aquí entra la voz y se nos presenta un tema monumental, con un puente y unas estrofas aplastantes. Otro 10 para EASY RIDER.

Para finalizar encontramos dos rarezas: la primera es “When The Thousand Years Over”, una especie de Thrash Metal con tintes industriales que provienen de la voz de Eugenio sintetizada, y que para ser un experimento – dentro de la línea habitual del grupo y del disco – queda bastante interesante. “So It Shall Be” pone la guinda al pastel, haciendo las veces de despedida. Acústica y relajada, me parece el punto más flojo del album. Esta se la podían haber ahorrado.

Quizás lo único “negativo” sería la pronunciación del inglés, un poco forzada a veces, aunque este aspecto termina resultando simpático.

Estamos ante un disco que, todavía hoy, me sigue sonando tan actual y transgresor como cuando salió al mercado. Con “Evilution”, EASY RIDER rayaron en muchos aspectos a un nivel que, desde mi punto de vista, pocas veces se ha visto superado en la península. El album es todo un ejemplo de la clase que puede destilar el Heavy Metal en nuestro país. Ahora, diez años después, parece que ANGELUS APATRIDA van a salir a enseñarle al mundo que aquí tenemos mucho que decir, y deseo con todas mis fuerzas que así lo hagan, porque tienen madera para ello. De una cosa sí estoy seguro: este disco de EASY RIDER debería haber salido fuera en su momento. IMPRESCINDIBLE.

<< volver a discos