FRAN SOLER – NO EYES

Crítica

Tenía ya casi carácter de urgencia, era un hecho necesario, el que un talento guitarrístico de la talla del jovencísimo FRAN SOLER aún no hubiera editado un larga duración al uso era casi un pecado. Eso sí, material no faltaba. El guitarrista murciano llega a este “No Eyes” con un balance de la friolera de 5 EPs editados desde 2006 y tan solo 23 años, pero consiguiendo gracias a ello una cada vez más reconocida presencia en los medios y en la boca de los fans de la guitarra y los discos casi íntegramente dedicados a ella. A ello debemos añadir sus escarceos en la banda madrileña BLACK HAT, así como en su estelar fichaje EN 2009 por el grupo de una de las leyendas de la historia de nuestro heavy metal: SHERPA.

A lo lago de estos últimos 5 años FRAN SOLER siempre se ha mostrado como un guitarrista realmente versátil y virtuoso, una de esas joyas nacionales que, junto a otros ya en la élite como Jorge Salán, saben canalizar su sabiduría y técnica a las seis cuerdas para dejar sitio al sentimiento, a la energía y al mensaje de sus composiciones. Es por ello que hasta día de hoy todos los trabajos que el murciano nos ha ido mostrando siempre han funcionado, siendo esta una de las notas más claras que sacamos de una primera escucha de este “No Eyes”.

Tras haber seguido de cerca los previos EPs del guitarrista, la duda se encontraba siempre en cómo se defendería a la hora de afrontar un larga duración, donde la repetición de esquemas siempre es más probable y tentadora, pero debemos decir que, tras las primeras escuchas de “No Eyes” el murciano sale totalmente victorioso de ese tentador lado oscuro de su música. Bien es cierto que el álbum está construido sobre la energía y la deslumbradora brillantez de las composiciones más guitarreras y virtuosas del guitarrista, y de hecho no ha dudado ni un solo momento en incluir dos de sus temas más celebrados de anteriores trabajos como son “Walking between the flames” y “Out of the Darkness”, pero también es cierto que a lo largo de “No Eyes” nos vamos encontrando con capítulos tremendamente interesantes en el desarrollo compositivo de FRAN SOLER, un FRAN SOLER que vuelve a sustentar su música sobre la premisa de que sea su guitarra la que hable, la que sienta, la que comunique, evitando en la medida posible que lo admiremos simplemente por la calidad de sus notas y sus punteos… Priman más las melodías, los fraseos y la proyección hacia el feeling del oyente.

En esa terna de temas melódicos y guitarreros se disputan claramente la lucha cortes como el genial “Out of the Darkness”, todo luz, todo potencia e intensidad conforme se acerca a su final tras un claro viaje entre sombras, el inicial “Countdown midnight”, que sabe ganarse al oyente gracias a la combinación de sus aguerridos riffs, la inteligente inclusión de ese colchón de teclado tan clásico y una buena dosis de halo de tema estrella que desprende todo su desarrollo, y, por supuesto, la ya conocida “Walking between the flames”, que ya en su día definiéramos como un golpe de aire fresco que en esta ocasión se ve reforzado por una producción mucho más en primer plano y nítida.

En esa misma lucha podrían entrar temas tan frescos y efectivos como “Train to dreams” o “Revelation”, aunque considero que, a pesar de ciertos detalles puntuales de originalidad que destacan en ellos, son cortes más canónicos o previsibles en lo que respecta al global del álbum.

Por el contrario, si hablamos de sentimiento y alma no me cabe duda de que cualquiera podrá encontrarla en los dedos que facturan la romántica “Y.O.U.” donde con solo una línea de guitarra casi podemos encontrar en nuestro haber el sentimiento de amor que se intenta transmitir durante la composición, así como en la melancólica “February on my mind”, toda una declaración de la devoción de Fran por la histórica impronta que ha dejado Gary Moore en las nuevas generaciones de guitarristas.

Por último hay que hacerle hueco a los temas cantados del álbum, que para nada están de más. En “Negras Sombras” el murciano cuenta con una colaboración de altura con la presencia de José Luis Campuzano “Sherpa”, en una composición perfectamente adaptada a su peculiar estilo de cantar y que destaca por lo pegadizo y divertido de su estribillo. Más adelante contamos con la colaboración de Manuel Soler (IPSILON) para el tema “20 años”, un corte muy rockero, con un sonido que nos recuerda muy directamente al heavy rock de los 80 y que, sin ser de lo más destacable del álbum si que cuenta con un feeling especial en la combinación que surge entre el implorante estribillo y la subyacente guitarra de Fran. Y para finalizar una cercana balada, de un sonido que bien parece sacado de un directo acústico donde sin duda brilla la desgarradora voz de Carmen Martínez “Xina” (OKER) y esa íntima guitarra acústica que nos depara una agradable sorpresa para finalizar el álbum.

En definitiva, nos encontramos con “No eyes” ante un estupendo lanzamiento que planta la semilla definitiva para la que deseamos y esperamos que sea una carrera larga y exitosa. Creo que hay pocos guitarristas en este país que hayan demostrado con hechos y trabajos un crecimiento tan exponencial como el que ha traído FRAN SOLER hasta este 2011 que ya termina.  Hay aún margen de mejora, hay espacio para que el murciano aún siga trabajando en definir del todo las bases que lo señalen como un compositor personal e intransferible y eso es algo que revaloriza este “No eyes” como un más que destacado comienzo.

TRACKLIST:

01- Countdown midnight
02- Out of the Darkness
03- Y.O.U.
04- Negras sombras
05- Train to dreams
06- February on my mind
07- 20 años
08- Hide
09- Revelation
10- Walking between the flames
11- Ningunos ojos

Puntuación: 8

Discográfica: Independiente

Autor: Daniel Velasco

<< volver a discos