FRAN SOLER – STEPWISE

Crítica

Menudo currante está hecho este murciano afincado en Madrid. Este virtuoso guitarrista llamado FRAN SOLER sigue abriéndose camino golpe a golpe, creando magia desde cada una de las seis cuerdas de la guitarra y dejándome con la eterna pregunta que uno se hace continuamente en casos como este… ¿Qué le ocurre a este país? ¿Qué hace falta para que alguien se de cuenta de dónde está el talento de verdad y apueste por él? ¿Cómo es posible que, tras 5 maquetas de una calidad digna de los mejores guitarristas de este país y con el tesón de una persona como el joven Fran Soler, aún no haya contado con la oportunidad de grabar un LP con todos los medios del mundo y a la altura de sus capacidades compositivas? Es probable que necesitáramos varias páginas para responder a estas preguntas o, quizás, la solución fuera tan simple que incluso resultara bastante patético y desmoralizador proporcionar esa respuesta por lo que, yendo al grano, que es lo que realmente nos interesa, pasaré a comentar más detalladamente este “Stepwise”, quinto trabajo autoeditado de FRAN SOLER.

De nuevo, como ya viene siendo la tónica habitual en cualquiera de los trabajos de Fran encontramos una gran variedad en la media hora que dura este “Stepwise” (algo menos que su predecesor «Looking for a light», todo hay que decirlo), y tenemos a un guitarrista que sigue anteponiendo, a la hora de construir su “instrumental rock”, los sentimientos que pretende transmitir a un mero muestrario o galería de buenas técnicas de guitarras o sobradas interpretaciones.

Ante todo, en cada uno de estos 7 temas hay alma, se puede escuchar como la guitarra de Fran, o directamente sus dedos, palpitan a través de sensaciones que se forman en nuestra mente cuando sus notas se cuelan desde nuestros oídos hasta el cerebro y nos hacen querer cerrar los ojos para ponerle imágenes, colores, sabores y recuerdos a cada una de sus composiciones.

Así surge, sin previo aviso y de golpe el viento cálido de “Walking Between The Flames”. Un tema sencillo, atractivo y elegante que, sin ser nada del otro mundo consigue transmitirnos la idea de que la guitarra de Fran se ha convertido en un viento lleno de energía capaz de avivar cualquier llama. Os recordará mucho al “Surfing with the alien” del gran Satriani.

“Starry Night – Part 1”, tiene una estructura mucho más narrativa. La melodía de este segundo tema surca varios terrenos diferentes y le hace convertirse en uno de los cortes más completos del álbum, a la par que ocurre con “Empty Universe”, donde la oferta musical es de todo menos vacía. Contamos con un gran número de interesantes pasajes, cambios de ritmo, toques de acústica con ritmos arábigos y una evolución que acaba en todo lo alto.

Como ya es habitual contamos con un corte cantado, en esta ocasión bajo el título de “I Believe In Destiny” e interpretado por el vocalista de los murcianos Seventh Dream. En él de pronto nos adentramos en terrenos del a.o.r. y bajo la sentida voz de Dunki se esconde un teclado que nos recuerda a los grandes Journey. No es el mejor corte del disco, pero su perfecta inclusión a medio camino de éste hace que la escucha se haga mucho más amena de lo que ya era.

En poco más de minuto y medio las delicadas notas del semi-interludio “Blunder” consiguen ponernos los pelos del punta, y tras él vuelve la felicidad y la energía en el dinámico “The Dreamer”, por otro lado algo previsible y en exceso similar al inicial “Walking Between The Flames”, a gusto de un servidor.

Para acabar “Lost Feelings” es calidad. Es de los mejores y más completos temas del disco junto a “Starry Night – Part 1”. La cadencia melancólica del crudo riff inicial sirve de base para que la guitarra de Fran se explaye con un gran solo hacia el final del corte y la cosa termine en todo lo alto, expandiéndose hacia el infinito, proporcionando uno de las composiciones más sentidas de todo el álbum y demostrando, una vez más, que los límites de este guitarrista murciano solo están en su propio tesón y las ganas de seguir regalándonos trabajos tan atractivos como este. La respuesta a las preguntas iniciales de esta review es, finalmente, que da igual, que no importa la respuesta mientras aquellos que indagamos en los submundos de esta música seamos capaces de encontrarnos trabajos tan sabios y maduros como este “Stepwise”.

A por el sexto.

Puntuación: 8

Autor: Daniel Velasco

<< volver a discos