FURYON – GRAVITAS

Crítica

Desde la ciudad británica de Brighton llegan FURYON, una banda de Hard Rock con cierta influencia metalera que lleva ya algunos años demostrando mediante su música que se han pasado la vida escuchando Rock y Heavy Metal. Su primer disco, “Gravitas”, salió a la luz el pasado año de la mano del sello italiano Frontier Records, y a través de los temas que lo forman, podemos darnos cuenta de que el sonido de FURYON se basa en un Rock muy actual, con riffs muy conseguidos y una voz clara aunque con capacidad de resultar agresiva en algunos momentos. Se trata además de canciones con ritmos muy logrados, que dejan claro que estamos ante una banda que se curra mucho cada tema para que quede lo mejor posible.

Las influencias que podemos encontrar en este disco van desde el Heavy hasta los sonidos progresivos de bandas como DREAM THEATER, aunque dando prioridad, por supuesto, al Rock sin más etiquetas. Todo esto se combina para crear un sonido coherente y muy personal en canciones fáciles de escuchar pero no exentas de cierta agresividad en ocasiones.

El disco empieza con “Disappear again”, una canción que desde el principio se mantiene dentro de los parámetros de un Rock clásico y fácil de escuchar. Sin embargo, en todo el tema se nota una intención muy clara por crear un sonido potente, y así el ritmo es agresivo, y se une a un riff pegadizo y, sobre todo, a una voz que desarrolla una melodía que se queda en la cabeza desde el primer momento. Además, un breve cambio de ritmo justo antes del solo enriquece el tema, y sirve de contrapunto al resto de la canción.

La siguiente canción es “Stand like stone”, que empieza con el sonido de la batería y la guitarra, para dar paso a un riff muy sencillo pero también muy fácil de recordar. Matt alterna la voz ronca con otra más aguda, demostrando el registro que tiene. Los cambios de ritmo son continuos, de forma que resulta un tema muy variado, en el que destacan la batería y, sobre todo, las guitarras.

Llega entonces el largo tema (más de ocho minutos) “Souvenirs”, una canción en la que se nota la influencia progresiva y en la que se combinan las partes densas con otras más potentes. A pesar de su duración, la canción no se hace larga, porque en ella hay tantos matices que nos va a sorprender a cada momento. Además, en ella es en la que los músicos se pueden lucir, llevando a cabo un cambio de ritmo verdaderamente sorprendente justo antes del primer solo, introduciendo un ritmo machacón que encaja increíblemente bien con el resto del tema. Pero sobre todo, lo más llamativo de la canción se desarrolla a partir del minuto cinco y medio, con otro cambio a un ritmo denso, inmediatamente antes del segundo solo. El contraste entre esta parte del tema y las demás es tan grande que casi parecen canciones diferentes.

Con fuerza y un riff fácilmente reconocible empieza “Don’t follow”, una canción de sonido muy clásico e incluso macarra en algún momento. Se trata de una canción sencilla, aunque de sonido muy efectivo, fácil de escuchar y muy pegadiza, que puede dar muy buen resultado en directo.

Con tranquilidad y cierta influencia progresiva empieza “New ways of living”, una canción que rápidamente gana potencia con un ritmo muy conseguido y un estribillo que se queda en la cabeza a la primera escucha. Es un tema pegadizo que pronto se nos queda en la cabeza, aunque repite unos esquemas demasiado trillados, resultando poco original. Sin embargo, su solo es muy bueno, hasta el punto de que es uno de los mejores del disco.

Voodoo me” empieza con potencia, con un riff muy reconocible. El ritmo del tema es machacón, y el trabajo que se ha desarrollado con las guitarras está muy logrado, especialmente el solo. El desarrollo de la canción hace que sea una de las más fáciles de escuchar, por sus melodías sencillas.

Fear alone” es otro tema largo, de más de siete minutos y medio. En él volvemos a notar la influencia progresiva ya desde su inicio lento aunque oscuro, que se desarrolla durante más de dos minutos. Entonces, el ritmo se acelera y escuchamos un riff de guitarra muy pegadizo, que da paso a la voz de Matt, que canta con ganas sobre un ritmo potente. El trabajo de las guitarras es excepcional, y se complementa con la voz, con la que encaja a la perfección. Los cambios de ritmo son continuos, y sirven para que el tema no nos resulte largo en ningún momento.

Con un riff muy logrado y un ritmo rápido empieza “Wasted on you”, una canción potente y con un estribillo pegadizo. En ella se combinan las voces fáciles de escuchar, las melodías pegadizas y un ritmo que no da tregua, resultando una de las canciones más logradas del disco, y también una de las más variadas y cargadas de matices, sobre todo en lo que se refiere a las guitarras.

Our peace someday” es un tema que empieza como una balada, con mucha sensibilidad en la voz y el sonido de los instrumentos, para ir evolucionando hasta desarrollarse más bien como un medio tiempo cargado de sentimiento en el que se alternan las partes melódicas con otras de cierta fuerza.

De nuevo encontramos influencias progresivas en la extensa “Desert suicide”, en la que escuchamos partes oscuras, pero también otras muy potentes y casi rabiosas por momentos, así como otras de mucha velocidad, demostrando la capacidad de estos músicos para manejar los cambios de ritmo de forma sobresaliente.

En el disco se incluyen también las versiones acústicas de “Souvenirs” y “Voodoo me”, que demuestran la versatilidad de estos chicos. La primera en sonar es “Voodoo me”, en cuyo principio podemos notar una influencia casi Country en el sonido de la guitarra, haciendo que la canción resulte muy diferente a las demás del disco. Por su parte, con «Souvenirs» lo que han hecho es directamente todo un trabajo de «reinvención» del tema, que empieza ya con el hecho de que han recortado mucho su duración (de los más de ocho minutos de la versión eléctrica a los menos de cinco de esta versión). Partiendo de eso, la canción es totalmente diferente a la versión eléctrica, más lenta, aunque muy cargada de sentimiento, y con unas guitarras de sonido sorprendente.

Como vemos, “Gravitas” es un disco muy completo, con partes progresivas que se alternan con otras más potentes y con algunas melódicas también. En este disco, FURYON han realizado un trabajo que demuestra sus ganas de hacerlo bien.

Y vaya si lo han conseguido.

FURYON son:

Durante la grabación del disco:
Matt Mitchell: Voz.
Chris Green: Guitarras.
Pat Heath: Guitarras.
Alex “Nickel” Bowen: Bajo.
Lee Farmery: Batería.

En la actualidad:
Matt Mitchell: Voz.
t. b. a.: Guitarras.
Alex “Nickel” Bowen: Bajo.
Lee Farmery: Batería.

Track list:

1- Disappear again.
2- Stand like stone.
3- Souvenirs.
4- Don’t follow.
5- New way of living.
6- Voodoo me.
7- Fear alone.
8- Wasted on you.
9- Our peace someday.
10- Desert suicide.
11- Voodoo me (versión acústica).
12- Souvenirs (versión acústica).

Discográfica: Frontiers Records.
Puntuación: 8/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos