GIANT – PROMISED LAND

Crítica

Es realmente impresionante que Giant sean recordados como unos de los máximos referentes del Hard Rock melódico y el AOR habiendo lanzado tan solo tres discos al mercado (más aún considerando que solo los dos primeros tuvieron verdadera relevancia). Sin embargo esta formación siempre contó con un sentido melódico único y con una elegancia más que apropiada para el estilo, algo que sin duda se vio perfectamente reflejado en “Last Of The Runaways” y “Time To Burn”.

Después distintas situaciones y cambios en la perspectiva personal y profesional de los miembros del grupo les llevó a separarse, un parón que duro nuevo años, hasta 2001, cuando salió “III”. Sin embargo, el ya próspero presente y futuro en el mundo de la producción de los dos máximos artífices del grupo hizo inviable la continuidad de la banda. Hasta ahora, otros nueve años más tarde, cuando el grupo regresa con David Huff y Mike Brignardello como los dos únicos miembros originales de la formación, acompañados del cantante Terry Brock y el guitarrista John Roth. Dan Huff decidió no involucrarse como miembro del grupo ya que su exitosa carrera como productor ocupa casi todo su tiempo, pero ha colaborado con un par de solos de guitarra y alguna composición para este nuevo disco de Giant, titulado “Promised Land”.

Sin duda la elección de Brock al micrófono ha sido todo un acierto, ya que su voz encaja a todos los niveles con el sonido del grupo, mostrándose siempre potente, elegante y con una notable capacidad para transmitir ese feeling tan importante en el estilo. De igual modo John Roth demuestra ser un guitarrista perfecto para el grupo y su trabajo a las guitarras contribuye de forma notable a que las siempre geniales melodías de Giant sigan presentes en esta segunda década del Siglo XXI.

“Promised Land” nos ofrece trece nuevas canciones del mejor Hard Rock melódico, con temas verdaderamente impresionantes para el estilo como “Believer (Redux)”, “Promised Land”, “Two Worlds Collide” (mi favorita del disco, impresionante trabajo a las seis cuerdas) o “I’ll Wait For You”. Mención especial merece el trabajo a los teclados de Tim Lauer y Jack Holder, invitados para este disco, que cuajan una interpretación sorprenden, siendo realmente fundamentales en el funcionamiento de la mayoría de las canciones del disco.

Otro de los temas más destacables desde mi punto de vista es “Plenty Of Love”, uno de los cortes más rockeros de este plástico, con un excelente Terry Brock y un John Roth sublime a la guitarra.

Sin duda los aficionados al estilo encontraran en este “Promised Land” un disco que realmente vale la pena, con muchos grandes momentos (a pesar de que también haya un par de temas que podrían haberse quedado fuera sin problema). Un buen disco para el estilo, divertido y refrescante en estos tiempos que corren. Vale la pena darle una oportunidad.

Puntuación: 8

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos