NADSOKOR – THE PORTALS OF DARKNESS ARE OPEN (DEMO 2010)

Crítica

De la unión nace la fuerza. Andrés y Sergio de Raptor hacen migas musicales con Pablosky de Metal Militia, incorporándose también al proyecto Nacho de Cristal Wings y Joseto de VX. Nace así Nadsokor, como aquella canción que Cirith Ungol editaran en su disco de 1986 “One foot in hell”.

Su primera demo surge del encuentro de los cinco músicos las pasadas Navidades (Sergio reside actualmente en Finlandia) y de este modo, los días 9 y 10 de enero en los Il.logic-all Studios, se graba “The portals of darkness are open”, una demo inicial que ve la luz en febrero de este año y que de forma vertiginosa, gracias al reparto casi de amigo a amigo y a los comentarios de aprobación que suscita entre los que tienen la fortuna de hacerse con una de sus limitadas copias, está consiguiendo convertirse en objeto de deseo y culto entre el coleccionismo metalero nacional.

Compuesta de 4 canciones, la demo se abre con el tema que la titula, “The portals of darkness are open”, una instrumental oscura que sirve de aviso a lo que se avecina después: “Skulls in the stars”, un tema que es puro fuego con riffs elaborados y numerosos, sólida base rítmica y un gran trabajo vocal de Andrés, especialmente en los agudos (elemento constante en todo la grabación). Si el estribillo promete funcionar a la perfección en su puesta en marcha en vivo (“death!, death!, death!”) que decir de la arrancada intermedia del bajo antes del segundo (y vertiginoso a más no poder) solo de guitarra, una auténtica llamada a las armas para la audiencia.

El bajo vuelve a primer plano en el inicio de “Sentenced to subjugation”, otra descarga de buen Metal que no puede dejar indiferente al oyente que presuma de amar el género. Cambios de ritmo, pausas estratégicamente situadas y aceleraciones precisas y necesarias se unen para completar una canción tan distinta a la anterior como equivalente en cuanto a calidad se refiere.

“Sacrifice” es la joya de la corona, la guinda del pastel. Ritmo trotón y de nuevo buenos juegos a las seis cuerdas que definen al tema como clásico en las dos acepciones del término. El estribillo es también de los que enganchan y pronto se ve uno desgarrando su garganta con el nombre de la pieza; las variaciones rítmicas confirman que en una canción son capaces de conjugar más ideas que muchas bandas veteranas en un largo entero.

Siendo el sonido de la demo el propio de una grabación de esta índole (particularmente me gusta, tiene ese regustillo añejo que muchas veces las producciones matan) y teniendo ante sí el reto de mantener este elevado nivel en sus próximas composiciones, Nadsokor irrumpen en el panorama nacional underground con fuerza y frescura. Para después de verano habrá presentaciones en directo y esperemos que nuevo material. Un nombre a tener muy en cuenta de ahora en adelante.

Puntuación: 8,5

Autor: David Jiménez Rodríguez

<< volver a discos