Grave Digger – The living dead

Crítica

Décimo octavo lanzamiento de estudio de esta sólida y sombría banda alemana de heavy/power metal formada por el legendario vocalista Chris Boltendahl en Gladbeck en 1980 y cuyas principales influencias musicales son el metal y el hard rock clásico de siempre: Led Zeppelin, Black Sabbath, Deep Purple (Ritchie Blackmore), Judas Priest y por supuesto Accept que empezaron un par de años antes que ellos. En cuanto a la temática de su lírica se nutren fundamentalmente del terror, la guerra, la mitología, la historia, el “metal” y, como no, la muerte.
“The Living Death” supera enormemente al también notable “Healed by Metal” del año pasado y se lanzó el pasado 14 de Septiembre al mercado vía Napalm Records en formatos digital, vinilo, Audio-CD y digi-pack conformando un total de 11 canciones de duración bastante regular que suman un total de 45 minutos de música.

Creando un ambiente tenebroso, esto es, acojonando desde el arranque con la típica cajita de música infantil, una risa maléfica y un gruñido zombie comienza la tralla sin concesiones con el clip adelantado hace dos meses, “Fear of the Living Dead”, que golpea con guitarras afiladas y poderosas, un doble bombo veloz y el tono oscuro de la cruda voz de Boltendahl, la cual no está exenta de melodía en el puente para un estribillo por capas con mucho gancho y sepulturero a muerte. A destacar además el interludio muy “Balls to the Wall”…” ho ho ho!!, al que sigue un solo portentoso de Axel Ritt que hace chillar literalmente a su guitarra. Temazo perfecto para abrir la obra y en vivo en la próxima gira, sin duda!!

Bajando el pistón le sigue más pesada “Blade of the Inmortal”, con un riff Accept más lento y licks atmosféricos de guitarra para que aparezca nuevamente el timbre torturado y agresivo del líder del grupo germano eso sí, arropado por el teclado y fantasmal (Expediente X) de Marcus Kniep. El bridge hace crecer el tema y el coro esta vez parece un himno más previsible y de carácter operístico. El solo me recuerda un montón al buen hacer de Wolf Hoffman aunque un poco más anárquico y errático en su resolución.

Con la quinta marcha y pisando a tope se inicia “When Death Passes By”, track trepidante de base rítmica, acuchillante y corrosivo en el aullido de las guitarras y con una sección de teclado hiper-distorsionado que nos lleva al solo del hacha Ritt también estridente y agudo. En esta pista el coro tiene buenas líneas de bajo y es algo más complicado de seguir y cadencioso: “Cuando la muerte pasa, deja volar al cuervo”..
Rememorando su época dorada de los 90, se abre de forma narrativa “Shadow of the Warrior”, que enseguida se endurece a un groove muy potente y enrevesado. El puente y estribillo en esta ocasión me parecen algo más suaves y planos que sus predecesoras.

Un acelerado pasaje folk irlandés homenajea la intro de “Over the Hills and Far Away” (Gary Moore) para seguir con otro fantástico solo plagado de tappings de Mr. Axel Ritt.
A continuación “The Power of Metal”, corte heavy con buen lick de guitarra, registro áspero del frontman y más o menos una estructura similar de componer pero esta vez con un estribillo más épico a modo de himno para que lo coreen sin parar los metalheads. Tiene unas geniales líneas de bajo, un solo cortito pero veloz y muy bien ejecutado y un desenlace con elevación del tono vocal final.

En el ecuador del disco y en un escenario tétrico y lúgubre, propio de los no-muertos, se inicia el himno de los malditos, una de las pistas más largas del trabajo. Con buen riff, armónicos artificiales por doquier, ornamentos arábigos, notable apoyo coral, un ritmo thrasher que te machaca como una apisonadora y un bonito solo esta vez más tranquilo pero muy intenso y profundo que se rompe con los azotes de las baquetas de Stefan Arnold que nos devuelven a la coda principal del tema.

La entrada de “What War Left Behind” me rememora a la de “Knights of the Cross”, esto es, empieza pegando duro y con energía en las guitarras, pero el estribillo es más pesado, con coros y contiene pausas melódicas a medio tiempo supongo que para entretener al personal de forma creativa. Contiene agradables adornos a las seis cuerdas y su final repite el lick brutal del principio y se corta otra vez de forma bastante abrupta.
La guitarra distorsionada y cortante es la que abre “Fist in Your Face”, cuya estrofa es lenta y parece rivalizar con Lemmy y su Orgasmatron. Su estribillo sintetizado me resulta otra vez muy repetitivo y el solo también es efímero pero efectivo.

A continuación viene la pista más corta del lanzamiento “Insane Pain”, con una intro pseudo-tecno prometedora, un ritmo inusual y potente a continuación, un fraseo decentemente ambientado también con el teclado y otro coro intenso que repite el título hasta la saciedad. Menos mal que el punteo esta vez es más llamativo y versátil de técnicas y de igual o más calidad que sus compañeras de viaje.
A ritmo de polka rusa se inicia el sencillo “Zombie Dance”, en el que colabora el grupo de ska punk vienés Russkaja (compañeros de sello), que fusionan ska y música tradicional rusa y que, al principio, te puede parecer una puta broma pero bueno, tras su pintoresca obertura, el tema se vuelve a endurecer con la crudeza habitual de Chris a la hora de cantar. El puente in crescendo conduce a un estribillo la mar de divertido y pleno de folclore ruso, con arreglos e interludios de acordeón incluidos, que harían bailar incluso a los muertos vivientes. El enorme e intenso solo de Axel “Dedo de Hierro” Ritt pone la guinda al corte más novedoso y sorpresivo que te vas a encontrar en el trabajo.

El bonus track “Glory or Grave” cierra el redondo de forma enorme y por todo lo alto con otro track 100% Digger, muy jevi y rápido, a lo “Heavy Metal Breakdown”, contundente de base rítmica, con un estribillo muy cantable y unos punteos de bajo y guitarra muy brillantes.
Buen remate para un trabajo robusto, crudo y aplastante de esta institución del metal aleman, que se mantienen y siguen sonando oscuros y malvados con melodías relevantes y adherentes… como siempre!!.

Si bien “The Living Dead” no es de sus mejores álbumes y no inventan nada nuevo, su fórmula los ha consagrado en estos casi 40 años de andadura; el CD contiene algunas piezas variadas, varios himnos para el directo y no hace sino que ensanchar su extenso catálogo de discos de auténtico metal germano.
Así pues “The Living Dead” es un disco que me ha convencido y merece la pena comprarlo pero, lo mejor es que la banda planea llevarlo de tour el año para celebrar su 40 aniversario en salas de conciertos de todo el mundo. Así que dale una o dos escuchas al álbum y no te los pierdas a principios de febrero del año que viene que tienen tres fechas en nuestro territorio nacional. Stay Metal!!

La sobresaliente producción fue realizada por Chris Boltendahl y Axel Ritt y la mezcla y grabación corrió a cargo de Jörg Umbreit en sus Principal Studios en Alemania. El diseño del digi-pack lo ideó también el alma-mater del grupo, la sección fotográfica la llevó a cabo Jens Howorka y el work-art de la portada (en un cementerio, una niña zombie empuña un cuchillo sangriento mientras se levanta de su fosa) es obra del contrastado ilustrador húngaro Gyula Havancsák (Accept, Stratovarius, Annihilator…)

GRAVE DIGGER son:

Chris Boltendahl: vocalista
Axel “Ironfinger” Ritt: guitarra
Jens Becker: bajo
Marcus Kniep: teclados
Stefan Arnold: batería

Listado de Canciones:

1. Fear Of The Living Dead
2. Blade Of The Immortal
3. When Death Passes By
4. Shadow Of The Warrior
5. The Power Of Metal
6. Hymn Of The Damned
7. What War Left Behind
8. Fist In Your Face
9. Insane Pain
10. Zombie Dance
11. Glory Or Grave (Bonus)

 

Nota: 8/10

Sello: Napalm Records

Autor: Francisco Rodríguez Belmonte

RSS
Follow by Email
Facebook
Google+
https://metalcry.com/discos/grave-digger-the-living-dead">
Twitter

<< volver a discos