HARK – CRYSTALLINE

Crítica

Si fuera posible vivir en un lago de ácido y azufre, ese sería el hogar del trío galés HARK. La nueva banda de Jimbob Isaac (TAINT) llega hasta nosotros con un sonido absolutamente corrosivo y potente, que nos presenta su nuevo proyecto como una continuación de la mezcla de sludge y stoner que pudimos ver en TAINT, pero desde una perspectiva nueva y con ingredientes completamente nuevos. Y es que HARK tienen un sonido que no puede compararse al de prácticamente ningún otro grupo del circuito. Cualquier intento por describirlo es impreciso y suena demasiado extravagante para ser cierto, pero lo intentaré diciendo que suena a algo así cómo si los BLACK SABBATH más stoner y HIGH ON FIRE se fusionaran y pusieran en el mercado un disco de progresivo.

Stoner, sludge un rock potente se unen sobre estructuras y tendencias progresivas, resultando en una especie de Progressive Stoner Rock que nos deja las primeras muestra de lo que es capaz de conseguir en la inicial “Palendromeda”. La importancia del bajo, el “crunch” de las guitarras y una batería que se esfuerza en ofrecernos bases sólidas y en constante cambio, unido a las corrosivas líneas vocales de Jimbob, van dando forma a un tema que nos engancha rápidamente, mostrándonos un lado del metal que, visto lo visto, tiene mucho más terreno por explorar del que parecía a simple vista. Lleno de acidez y de fuerza, el sonido del grupo nos ofrece solos afilados increíbles, momentos que rozan el doom, riffs potentes y llenos de distorsión y estructuras que parecen cobrar vida propia para guiarnos a terrenos desconocidos. Las primeras escuchas nos dejan con la sensación de no tener muy claro lo que hemos escuchado. El sonido parece predominantemente stoner, pero no termina de parecerse a ningún grupo que hayamos escuchado en el género. Un poco desconcertados llegamos hasta “Hounded By Callous Decree”, que nos ofrece un tempo un poco más lento y con influencia doom, que no deja de modificarse y girar, sobre el que las guitarras de Jimbob y el bajo de Nikolai Ribnikov se enzarzan en un interesante baile en el que tan pronto encontramos en las cuatro cuerdas un reflejo de las líneas de guitarra, a modo de espejo, cómo nos topamos con una línea que parece luchar en la dirección opuesta, poniéndole el contrapunto y creando un interesante contraste en el que las carismáticas, ácidas, corrosivas y casi agónicas pero fuertes líneas vocales sirven de guinda. Sin darnos cuenta, “Hounded By Callous Decree” termina y nos deja en brazos de “Sins Of Sleeves”, un tema más elaborado y con mayor duración en el que la banda comienza a dar verdadera rienda suelta a sus posibilidades, influencias y estilos. Los más de siete minutos y medio que dura son terreno suficiente para probar un par de cosas y, de paso, conseguir una de las composiciones más excitantes, novedosas y divertidas que he tenido el placer de escuchar últimamente. Siempre cambiantes, siempre potentes y sin perder la corrosividad en ningún momento, HARK nos llevan por un viaje sonoro plagado de sorpresas. El trabajo de riffs en “Sins Of Sleeves” es llanamente fantástico y la batería da una verdadera exhibición. No puedo decir más.

Detenerme en cada tema solo serviría para que leyerais una retaila de elogios hacia la inventiva, la fuerza, la intensidad y el buen hacer de este trío. A través de temas como “Breathe And Run”, “Scarlet Extremities” (la sección instrumental de este tema es soberbia) u “All Wretch No Vomit” la banda sigue demostrando todas sus virtudes y presentándonos un sonido con la suficiente familiaridad para enganchar de primeras, pero con la suficiente originalidad e inventiva para resultar llamativo e intrigante. El trío consigue mantener una personalidad muy clara en todo el disco, con un sello de identidad evidente, pero haciendo de cada canción una aventura diferente, hasta llegar al brutal cierre de este trabajo con la enorme “Clear Light Of…”, que con sus once minutos de duración se convierte en el escenario perfecto para que HARK pongan toda la carne en el asador y nos dejen con la mandíbula a la altura de los tobillos, tras una composición sobresaliente, estructuras que parecen tener vida propia y una energía arrolladora.

Jugando con influencias que van desde BLACK SABBATH hasta HIGH ON FIRE, desde THE SWORD hasta BARONESS, desde MASTODON hasta TOOL, el trío galés HARK nos presenta un disco absolutamente magnífico, con una propuesta musical poco corriente e innovadora, que sorprende todavía más al tratarse de su debut como banda. Un primer cimiento para lo que puede ser una carrera extraordinaria. Con “Crystalline”, HARK se nos presentan como una de las mejores apuestas de futuro de la escena y también uno de los presentes más brillantes. Excepcional.

 

TRACKLIST:

01.- Palendromeda
02.- Hounded By Callous Decree
03.- Sins Of Sleeves
04.- Black Hole South West
05.- Breathe And Run
06.- Mythopoeia
07.- Scarlet Extremities
08.- All Wretch No Vomit
09.- Xtal 0.6
10.- Clear Light Of…

 

HARK son:

Jimbob Isaac – Guitarra, Voz
Nikolai Ribnikov – Bajo
Simon Bonwick – Batería

 

Puntuación: 9,7/10
Discográfica: Seasons Of Mist
Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos