HOUSE OF LORDS – COME TO MY KINGDOM

Crítica

Con su disco anterior dieron un buen golpe. “World Upside Down” fue un auténtico discazo, divertido y elegante, rebosante de buenas ideas.

House Of Lords parecen decididos ha hacerse un hueco entre los más grandes a base de buenos discos, porque con su nuevo “Come To My Kingdom” han vuelto a realizar un buen trabajo. Su estilo de hard rock melódico es fácilmente reconocible y tiene una habilidad especial para conseguir que todos sus temas suenen interesantes y pegadizos. Por eso no nos sorprende encontrarnos con temas como “Come To My Kingdom”, “I Need To Fly” o “I Don’t Wanna Wait All Night”.

El disco se mueve desde un Hard Rock melódico más ochentero a otro con tintes mucho más actuales, dotando al disco de variedad y dinamismo. Con “Another Day Away From Heaven” introducen una fuerte carga sentimental en un tema bien estructurado. Como cabía esperar el grupo se muestra sólido en la sección rítmica, con interesantes trabajos a las seis cuerdas y alguna maravilla en la voz de James Christian. Resulta difícil pensar en un cantante mejor para este estilo hoy en día; quizás los únicos que pudieran comparársele sean Gioeli, Vaugn y Scott Soto.

“In A Perfect World” es un buen tema, con un riff interesante y buenas interpretaciones, aunque personalmente prefiero la que viene después, “The Dream”, con partes realmente interesantes y unas melodías muy cuidadas. Sin embargo, House Of Lords tienen la cualidad de que todos sus temas resultan interesantes por algún motivo, así que, salvo casos excepcionales, las preferencias dentro de uno de sus discos raramente coincidirán.

El disco continúa de forma similar, ofreciendo temas como “One Foot In The Dark” (una de mis preferidas), “Your Every Move”, “I Believe” o “One Touch”. No hay lugar para muchas sorpresas, aunque la calidad del grupo se ve fielmente reflejada en cada canción. “Even Love Can’t Save Us” se me antoja uno de los cortes más acertados del disco, con un riff verdaderamente interesante y un buen desarrollo interpretativo.

Para terminar nos encontramos con “In The Light”, un corte pegadizo y bastante apropiado para el directo. El colofón final es una versión acústica de “Another Day From Heaven”, realmente gratificante.

En definitiva, se trata de un buen disco, ampliamente recomendable, pero que no alcanza las cotas de genialidad de su anterior “World Upside Down”.

Puntuación: 8

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos