IMPELLITTERI – WICKED MAIDEN

Crítica

Más de cinco años han pasado desde que los americanos IMPELLITTERI nos presentaran su “Pedal to the Metal” y es ahora cuando, más fuertes que nunca, aparecen para enseñarnos toda una lección de heavy metal con “Wicked Maiden”.

El hecho de que Chris Impellitteri y Rob Rock sean una combinación perfecta a la hora de sacar un buen disco queda contrastado a través de diez temas con una duración algo superior a los cuarenta minutos.

Desde el primer tema (que por otro lado da nombre al disco) se pone de manifiesto la calidad de toda la obra: unas guitarras muy básicas, tras las que un desgarrador agudo del gran Rob se adueñan de la canción… muy metódica y de mucho gancho, la velocidad es una de las características esenciales.

“Last of a dying breed” supone un juego de voces fenomenal, una introducción muy similar a la primera aunque con una vuelta de tuerca, la batería juega un gran papel en el desarrollo de toda la canción y adopta el papel protagonista en diversos fragmentos. Mucha potencia de guitarras en la parte final se adueñan de la composición, renegando a un segundo puesto la fantástica voz del co-líder de la formación.

Continuamos con “Destruction”, otra gran muestra del potencial que puede presentar esta banda en un directo. Se trata de otro tema muy rápido en el que la inteligencia de los teclados, con el buen hacer de la guitarra del maestro Impellitteri, ofrecen una lección magistral de heavy metal. Algo más desafortunado según mi opinión son ciertas voces secundarias que se nos ofrecen en la canción.

Para no perder el hilo de lo que venimos hablando “Garden of eden” representa otro tema altamente contundente y ciertamente muy animado… además nos recuerda a otros temas de la mítica formación. Los coros se nos presentan de nuevo de manera magistral y las guitarras vuelven a quedar renegadas a un digno segundo puesto, hasta en las partes en las que colaboran a solas directamente con la batería.

“The Vision” es otro de los temas en los que el power metal se hace claramente patente a través del acertado uso del teclado, que es bastante conceptual y quizás algo extraño. Me resulta muy interesante el estribillo que se usa en el tema por el cambio de ritmo que ofrece y la decisión de lo que nos quiere transmitir.

Una vez que la banda nos ha sorprendido con el primer medio disco, no pueden dejar de repetirlo con un extraordinario “Eyes o fan angel”, un tema que seguramente muchos asociareis a épocas anteriores, de hecho estoy convencido que si no os dijeran que esta compuesto en estas fechas lo podríais fácilmente asociar con otras anteriores… sin duda alguna es una canción de una carga excepcional. Si se le puede aplicar un adjetivo es el de clásico.

Cuando un tema clásico se vuelve cañero, toma formas como el que la banda nos presenta a continuación: “No more school”, que representa todo lo que debe tener un buen tema en directo, una gran vitalidad y ritmos muy pegadizos, con un suculento estribillo que hará las delicias de todos los fans… me ha gustado mucho el toque de guitarras de los principios de estribillo; estad atentos.

Encaminando el final de la obra, un tema precioso titulado “Wonderful life” con otro de esos estribillos que podríamos definir como contundentes donde creo que es de nuevo la voz la peor parada en este caso, aunque no en todo el tema ya que los estribillos de nuevo vuelven a ser simplemente geniales. Fenomenal trabajo también por parte de la batería. La parte central ofrece extractos muy curiosos con coros y rifrs de guitarra.

“Holy man” es un tema bastante “engañoso”, ofrece cambios de ritmo muy interesantes y el teclado se incorpora de gran manera dando un aire de incerteza y misticismo, hasta que la canción resurge de sí misma.

Para dar fin a este magnífico trabajo, una tema titulado “Battle rages” que ciertamente otorga el carácter que un final necesita. Geniales guitarras para un tema que busca el apoyo de todos los integrantes de la banda y que creo que refleja fielmente el espíritu de cada una de las partes. Interesantes acompañamientos de la batería con una acertado doble bombo en las partes en las que más se deja notar, dobles voces con las mismas características y un bajo que busca una mayor dosis de complicidad con la canción.

Como conclusión decir que es un trabajo altamente satisfactorio, y del que personalmente puedo afirmar con toda seguridad que se trata de uno de los mejores discos que nos depara esta temporada 2009. Estoy convencido de que os terminará gustando tanto como a mí.

IMPELLITTERI son:

Rob Rock: Voz
Chris Impellitteri: Guitarras
James Amelio Pulli: Bajo
Glen Sobel: Batería
Edward Harris Roth: Teclados

Track list:

1 Wicked maiden
2 Last of a dying breed
3 Destruction
4 Garden of eden
5 The vision
6 Eyes of an angel
7 No more school
8 Wondelfull life
9 Holy man
10 Battle rages
Puntuación: 8,5

Autor: Javier Fraile

<< volver a discos