INFERNAL POETRY – PARAPHILIAC

Crítica

INFERNAL POETRY son, en la actualidad, uno de los grupos punteros dentro del Death Metal melódico de su país, Italia. Formados en el año 1996 con el  nombre de EL NECRONOMICON (título también de su primera demo), en 1997 adoptaron su nombre actual. Desde entonces, han sacado otras dos demos y cinco discos, incluyendo en 2003 “Twice”, disco compartido con DARK LUNACY. Después de su aclamado “Nervous system failure”, del año 2009, ahora está a punto de ver la luz su nuevo plástico; “Paraphiliac”, que saldrá a la venta en enero de 2013.

Lo primero que llama la atención de este disco es una portada que, si bien al principio puede parecer explícita, si se observa con atención resulta ser un diseño que desasosiega al que lo mira y que nos remite a esas parafilias de las que se habla en la  canción que cierra el disco. Después, al escuchar el álbum destaca el enorme nivel técnico de los cinco músicos, que se suma a la brutalidad de unos temas en los que predominan las melodías oscuras, y que encantarán a los fans del grupo.

El disco se abre con “Preliminaries”, una intro oscura que es ideal para dar paso a “Stumps”, tema con el que se solapa, que es perfecto para el directo, agresivo y potente, en el que Giolba canta con una enorme brutalidad. Los cambios de ritmo son constantes en esta canción, y subrayan la oscuridad que las melodías dan al tema.

“In glorious orgy” es una canción compleja, con unas melodías repetitivas y oscuras que se superponen a unos ritmos de la batería muy técnicos. Al escucharlo casi da la sensación de que los guitarristas, Axo y Thristo, compiten con Giolba para robarle protagonismo mientras canta, porque sus melodías, que suenan por debajo de la voz, casi exigen más atención que esta. El solo, muy denso aunque no especialmente técnico, es muy reconocible y se quedará en la cabeza desde el primer momento.

Continúa la caña con “Hypertrophic jellyfish”, un tema que casi recuerda a Sepultura en algunos momentos. Es una canción muy potente y rápida, con unos cambios de ritmo muy logrados. La batería de Urmuz redobla como si fuera una verdadera ametralladora. A partir de los tres minutos y antes del cambio de ritmo que introduce la coda, los coros son perfectos para gritarlos en un concierto.

“Everything means ‘I’” es la canción que sigue, y presenta unos riffs que rápidamente recordaremos, que sirven para completar un ritmo denso que pide que hagamos headbanging mientras la escuchamos. Giolba se desgañita al cantar, mientras los guitarristas encadenan unas melodías muy oscuras.

“Barf together” arranca con unos redobles de batería y un punteo muy técnico que sirven para iniciar una de las canciones más conseguidas del disco, en la que la batería suena a veces como ráfagas de disparos y las guitarras hacen unos punteos que no dejarán a nadie indiferente. Probablemente sea la canción en la que más destacan los cinco músicos, porque todos tienen algún momento para demostrar su técnica.

El inicio de “Cartilages”, la siguiente canción, anuncia un sonido oscuro, pero pronto esa oscuridad se combina con la rabia cuando Giolba empieza a cantar. El tema se desarrolla con una brutalidad salvaje, aunque dejando momentos para demostrar la capacidad técnica de los músicos, especialmente de Urmuz. Sus cambios de ritmo y sus melodías densas y oscuras hacen que sea un tema que pronto se convertirá en uno de nuestros favoritos.

“The copy/paste syndrome” es un tema con el que el grupo da caña desde el primer momento. Prácticamente no da un segundo de respiro, excepto en un estribillo perfecto para cantarlo en los conciertos. El solo, denso y no demasiado rápido, es muy técnico, y precede a unos sonidos oscuros sobre los que se escuchan respiraciones entrecortadas, todo ello antes de unos de enorme brutalidad que suenan justo antes del último estribillo y del último (y muy oscuro) punteo.

“The miss treated” empieza como un medio tiempo, con unas melodías tranquilas que se solapan sobre unas voces femeninas y jadeos, pero pronto Urmuz marca el ritmo de un tema instrumental muy denso y oscuro, hecho para el lucimiento de los cuatro instrumentistas, que nos demuestran su enorme calidad, mientras se escuchan unas voces de mujer que nos susurran obscenidades.

El disco se cierra con “Paraphilias” el tema que casi da título al trabajo. Es una canción muy dura, en la que Giolba canta con muchísima potencia, recordando en algunos momentos a Max Cavalera. El tema es verdaderamente salvaje, y será una verdadera locura en directo. El solo con el que termina, muy repetitivo y oscuro, sirve para que el disco termine con la misma oscuridad que hemos visto a lo largo de toda su duración.

Como vemos, INFERNAL POETRY han parido un disco potente y rabioso, pero en el que esa potencia y esa rabia se mezclan con una oscuridad enorme y sobre todo con una técnica muy grande, que es especialmente llamativa en el caso de Urmuz, que es un batería sobresaliente. Además, a los sonidos netamente Death se unen muchas otras influencias, que hacen que el disco pueda gustar a personas de gustos muy variados. Así, los fans del grupo tienen muchos motivos para estar contentos con este disco. Y los que no lo son, también.

INFERNAL POETRY son:

Paolo Ojetti, Giolba: Voz.
Daniele Galassi, Axo: Guitarra.
Christian Morbidoni, Thristo: Guitarra.
Alessandro Infusini, Infre: Bajo.
Alessandro Vagnoni, Urmuz: Batería.

TRACKLIST:

01- Preliminaries.
02- Stumps.
03- In glorious orgy.
04- Hypertrophic jellyfish.
05- Everything means ‘I’.
06- Barf together.
07- Cartilages.
08- The copy/paste syndrome.
09- The miss Treated.
10- Paraphilias.

Puntuación: 8
Discográfica: Bakerteam records
Autor: Pablo Folgueira

<< volver a discos