JAMES LABRIE – STATIC IMPULSE

Crítica

James LaBrie no necesita presentación. Todo el mundo está familiarizado con la voz del cantante de Dream Theater y aunque tiene tantos fans como detractores, lo cierto es que cuando James se ve envuelto en cualquier tipo de proyecto, este se convierte en un producto mucho más esperado.

La verdad es que siempre he preferido el trabajo de James fuera de Dream Theater. Creo que dentro del coloso del metal progresivo, LaBrie no explota ni mucho menos su potencial como vocalista, desde “Images & Words” siempre le he notado apático, como si realmente no quisiera estar cantando lo que está cantando, como si le diera igual, sin alma en definitiva. Más de uno me habrá escuchado criticarle por ello y sugerir que Dream Theater estarían mejor con otro vocalista que se implicara más. Sin embargo también he alabado su trabajo en discos como el “The Human Equation” de Ayreon, “Leonardo: The Absolute Man” o su anterior disco en solitario “Elements Of Persuassion”.

Aprovechando que Dream Theater han conseguido al fin alcanzar un momento para parar y coger un poco de aire, James nos presenta su segundo LP bajo su nombre, “Static Impulse”, que llega con la difícil tarea de superar lo conseguido en el bien recibido “Elements Of Persuassion” y siempre con el deber de sacudirse el sonido de Dream Theater de encima y facturar un disco con personalidad. Para ello, una vez más, LaBrie ha unido fuerzas con el teclista Matt Guillory, que ya le ha acompañado en varios proyectos. Otro de los compañeros destacados en este trabajo es el batería Peter Wildoer, quien cuenta con un amplio curriculum en la escena más extrema del metal. Y en parte es por esto por lo que podemos calificarle de destacado, ya que desde el primer tema de este disto “One More Time” descubrimos que Peter aportará también algunos guturales a los temas de este “Static Impulse” aumentando la variedad y la crudeza del disco.

Lo cierto es que este redondo comienza de forma arrolladora con la ya mencionada “One More Time”, la interesantísima “Jekyll Or Hyde” y “Mislead”, protagonizando un trío de canciones que hace crecer nuestras expectativas en el resto del disco como la espuma. El contraste de la voz de LaBrie (para variar, mucho más cómodo, liberado y acertado que en Dream Theater) y los guturales de Peter funciona realmente bien y le da a los temas un aire de actualidad y modernidad que quizás no termine de convencer a todo el mundo, pero que es sin duda un paso adelante en el sonido que LaBrie había ofrecido en sus distintos proyectos.

Tras “Mislead” nos topamos con “Euphoric” (uno de mis temas favoritos en este disco junto a su predecesora) y “Over The Edge”. No cabe duda de que tanto los teclados de Matt Guillory como las guitarras de Marco Sfogli han sido trabajados hasta el más mínimo detalle, constituyendo dos elementos importantísimos en este trabajo. Lejos de buscar engrandecer su propia imagen y hacer notar su voz por encima del resto de instrumentos, en este disco  LaBrie ha optado por un camino mucho más inteligente y le ha dado una prioridad absoluta al conjunto, consiguiendo que sus temas se vean representados por una banda con empaque.

Es a partir de “I Need You” cuando el disco ha sido más difícil de asimilar. Hasta ahora había sido bastante sencillo de digerir, a pesar del gran número de detalles que podemos encontrar en sus composiciones. No obstante desde este momento hasta el cierre con “Coming Home” el disco se vuelve en ocasiones más denso (“Who You Think I Am” o “This Is War”, que en ambos casos acaban siendo muy buenos temas) o simplemente menos interesante como en “I Tried” o “Superstar”.

Estos pequeños altibajos, sumados al hecho de que hay algunos momentos del disco (“Just Watch Me”) en los que LaBrie no consigue desembarazarse por completo del sonido Dream Theater, enturbian un poco el resultado del que, por todo lo demás, es un gran trabajo y un paso adelante en la carrera del vocalista. Quizás menos progresivo y detallista que “Elements Of Persuassion”, pero aún bien trabajado y con un componente orgánico muy de agradecer, “Static Impulse” es un disco que satisfará la curiosidad de los fans del James, de los aficionados al progresivo y también, sorprendentemente, de los más afines a las corrientes más actuales del metal.

Puntuación: 8,5

Discográfica: Inside Out

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos