KATAKLYSM – HEAVENS VENOM

Crítica

Décimo LP de estudio para Kataklysm y un veinte aniversario a la vista. Quien lo diría, parece que fue ayer cuando “Sorcery” llegaba a las tiendas y nos traía a la palestra a un grupo canadiense que prometía darle nuevo lustro a la históricamente prolífica escena extrema del país y a la no muy original escena Death Metalera de aquel entonces, que apenas contaba con dos o tres baluartes.

Sin embargo, después de un comienzo bastante bueno con una serie de discos realmente interesantes (entre los cuales, a título personal, destacaría “Shadows & Dust” y “The Temple Of Knowledge”) Kataklysm parecían desinflarse víctimas de una repentina falta de inspiración, cayendo en la repetición de ideas, riffs y estructuras en sus discos más recientes, una tendencia que comenzó a hacerse patente en “Serenity In Fire” y que en “In The Arms Of Devastation” terminó por convertir a una gran promesa del género en un grupo comparsa más, sin nada especial que aportar.

“Prevail” remontó un poco el vuelo, aunque aún permanecía lejos de sus mejores aciertos. Sin embargo el grupo siguió ganando adeptos gracias a su directo y sus lanzamientos siguen esperándose como grandes acontecimientos, no en vano forman parte de la todopoderosa Nuclear Blast. Su nuevo disco lleva por título “Heaven’s Venom”  y tras escucharlo detenidamente, debo decir que es su mejor disco desde “Shadows & Dust”.

Compositivamente han recuperado la frescura que sus últimos lanzamientos venían echando en falta e instrumentalmente han conseguido mayor madurez y solidez como grupo. Por eso temas como “A Soulless God”, “Fade Made Of Shrapnel” o “Push The Venom” ganan varios puntos con las escuchas. Uno de los elementos más importantes es la mejoría en la labor vocal de Maurizio Iacono, al que ya pudimos ver muy fino en Ex Deo y que en este nuevo disco de Kataklysm realiza sus mejores grabaciones al micrófono hasta la fecha. También el batería Max Duhamel merece una mención especial por su labor en este disco, mostrándose seguro, preciso y potente en todo momento, como atestiguan cortes tales como “As The Walls Collapse”, “Hail The Renegade” o “Blind Saviour”.

Sin embargo, por mucho que este disco mejore a los anteriores, aún se queda lejos de sus mejores trabajos. Buena culpa de esto lo tiene una producción poco acertada para el sonido del grupo, dándole un sonido demasiado cristalino que le resta “punch” a la música de los canadienses. De esta forma el bajo se escucha nítido pero falto de fuerza, dejando muy huérfana a la batería y los riffs de guitarra se muestran precisos pero completamente inofensivos.

Temas como “Numb & Intoxicated” o “At The Edge Of The World” podrían haber resultado en verdaderas obras maestras para el grupo si la producción les hubiera propiciado el empaque que una banda de estas características necesita. Estoy convencido de que este disco ganará mucha fuerza sobre el escenario, lo cual es siempre una buena señal. Quizás estemos ante el comienzo del renacer de Kataklysm y en un futuro no muy lejano puedan deleitarnos con esos discos que todos les anticipábamos en sus inicios pero que nunca llegaron a cuajar, o al menos así lo espero. Mientras tanto tendremos que  conformarnos con otro buen disco que, no obstante, no es capaz de ofrecer nada realmente especial.

Puntuación: 7,5

Discográfica: Nuclear Blast

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos