LEGACY OF BRUTALITY – GIANTS

Crítica

¿Recordáis un anuncio que hubo hace algunos años que tenía un slogan que decía “la potencia sin control no sirve de nada”? Pues los asturianos LEGACY OF BRUTALITY han tomado buena nota de esas palabras, porque saben muy bien que no basta con dar caña a raudales, también hay que saber incluir matices que enriquezcan las canciones. Y eso se ve claramente en su último disco, “Giants”, desde mi punto de vista, uno de los discos del año, y una de las obras de Death Metal más logradas que he escuchado en mucho tiempo.
En “Giants”, los de Puerto de Vega nos presentan once temas más dos bonus tracks que harán las delicias de los amantes de los sonidos más extremos, pero en los que también podemos apreciar una gran cantidad de detalles que nos sorprenderán. Y, como sucede en todos los lanzamientos de esta banda, destaca el trabajo de Javi Fernández, “Piti”, su batería, también miembro de SOUND OF SILENCE y CATHEXIA, actual premio AMAS al mejor batería de Asturias, que con su impresionante pegada, marca el ritmo para unas canciones frenéticas.

legacy of brutality logo
El disco arranca con “Hostis humani generis”, una intro, con la que el grupo ya nos va introduciendo en el sonido del disco, anticipándonos la brutalidad que vamos a escuchar ya en su primera canción, “Cathedral of Hatred”, un tema furioso que nos recuerda a su anterior trabajo, “Path of forgotten souls”. Se trata de una canción que desde el principio ya es todo caña sin contemplaciones, desde su primer momento, con el grupo tocando a una velocidad vertiginosa y Simón cantando con mucha rabia. La batería de Javi es de lo más bestia que he escuchado en mucho tiempo.
Con potencia y un riff muy reconocible empieza “Under the hammer of Doom”, otra canción potentísima, aunque con muchos más matices en las guitarras que el tema anterior. Frente a las canciones de los anteriores discos, en esta notamos que la banda busca introducir sonidos mucho más complejos y completos, y eso se nota en las melodías de la guitarra.
Muchísima fuerza es lo que hay en “Labyrinth of madness”, una canción cañerísima, aunque no debemos dejar que su furia nos distraiga del hecho de que es un tema cargado de matices, son Simón alternando diferentes maneras de cantar y, sobre todo, con unos cambios de ritmo muy bien introducidos.
El tema que da título al álbum es, desde el primer momento, toda una declaración de intenciones. De intenciones de mostrar la brutalidad que el grupo lleva en su nombre, claro. Sin embargo, saben muy bien como incluir también unos sonidos más oscuros y melódicos, que contrastan con las partes más cañeras.
Emperor of a dying garden” empieza con mucha fuerza, con un ritmo rapidísimo sobre el que escuchamos los dibujos musicales que se marcan los guitarristas, con unas melodías que contrastan con la rabia de la voz. Es una canción que está cargada de matices que a los que tenemos que prestar atención. De hecho, las melodías de las guitarras, que se alternan con la voz, son de lo mejor del disco. Además, hay un cambio a un ritmo más oscuro que enriquece mucho el tema.

Legacy of Brutality Banda
Insanity supreme” empieza con un ritmo muy reconocible, para muy pronto dar paso a la voz de Simón, que canta como si estuviera desquiciado. Igual que en algunas de las canciones anteriores, escuchamos un trabajo muy conseguido por parte de los guitarristas. Se incluyen también unos cambios de ritmo que pueden resultar sorprendentes la primera vez que los escuchamos, pero que resultan muy conseguidos.
¡Qué potencia la del arranque de “Buried with a brick in mouth”! Se trata de una canción que puede parecer simplemente potencia descontrolada, pero que es todo lo contrario, porque en ella se nota un trabajo muy grande, con todos los instrumentos encajando a la perfección, especialmente la batería y las melodías de las guitarras. Los cambios de ritmo están muy bien introducidos.
El inicio de “The whip and the chain” es muy contundente, y da paso a unos punteos de las guitarras muy reconocibles. La canción se desarrolla de forma muy fluida, siendo un tema muy directo, que nos deja casi noqueados con su potencia.
Pagan hordes” empieza con mucha fuerza, con un ritmo y unas guitarras que nos taladran la cabeza antes de que Simón empiece a cantar. Cuando lo hace, se limita a alternar su voz con la instrumentación, manteniendo una especie de diálogo con los instrumentos. La música de esta canción está muy conseguida y cargada de matices.
Una voz aterradora es lo que escuchamos en los primeros momentos de “Your kingdom come”, para dar paso a unos sonidos oscuros que muy pronto dejan su lugar a unos mucho más agresivos. De hecho, es una canción en la que, a pesar de su agresividad, se mantiene la oscuridad durante toda su duración, siendo muy original con respecto a las demás canciones del disco. Las melodías de las guitarras se os quedarán en la cabeza desde el primer momento.
Como bonus track se incluye “Queen of the Black Coast”, una canción que empieza con cierta densidad, para muy pronto ganar potencia, pero también carga melódica gracias al trabajo de los guitarristas. Es una canción agresiva, pero en la que las melodías y la voz aportan mucha complejidad a su sonido, haciéndolo más oscuro en algunos momentos. El solo es de lo mejor del disco.
En algunas versiones se incluye como cierre a este disco una versión de “Can’t play, won’t pay”, de NAPALM DEATH. En este caso optan por ceñirse a la partitura original, aunque dando más caña si cabe, acelerando el tema, que encaja a la perfección con el sonido de las demás canciones.
Como vemos, “Giants” es un disco cargado de matices, con el que LEGACY OF BRUTALITY demuestran que saben hacer mucho más que dar caña. Saben muy bien como introducir diferentes matices a las canciones, para que sean mucho más que caña sin contemplaciones.
Por eso creo que es uno de los mejores discos de 2014. Y porque estos tíos son unos verdaderos gigantes.

Track list:

1- Hostis humani generis.
2- Cathedral of Hatred.
3- Under the hammer of Doom.
4- Labyrinth of madness.
5- Giants.
6- Emperor of a dying garden.
7- Insanity supreme.
8- Buried with a brick in mouth.
9- The whip and the chain.
10- Pagan hordes.
11- Your kingdom come.
12- Queen of the black coast (bonus track).
13- Can’t play, won’t pay (versión de NAPALM DEATH).

LEGACY OF BRUTALITY son:

Simón García: Voz.
Jaime Méndez, “Yoye”: Guitarra.
Borja Suárez: Guitarra.
Gonzalo González, “Lalo”: Bajo.
Javi Fernández, “Piti”: Batería.

Discográfica: Chief Records Ltd.
Puntuación: 9/10.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos