MADE OF HATE – BULLET IN YOUR HEAD

Crítica

Made Of Hate han hecho un album con mucha intención. Su disco “Bullet In Your Head” representa bastante bien su título.

Nos encontramos ante una colección de nueve temas, para una duración total que ronda los cuarenta minutos. Desde el comienzo del homónimo “Bullet In Your Head” nos queda bastante claro cual es el estilo del grupo. Moviéndose en el campo del death y el thrash metal melódico, influencias de grupos como Children Of Bodom o In Flames son inevitables, y aquí, bastante obvias.

“An Eye For An Eye” tiene un título bastante gráfico. El tema cuenta con un buen riff y una melodía bien construida para darle banda sonora a una letra curiosa. En “On The Edge” nos topamos con unas influencias más que obvias de Death y muy probablemente sea uno de los temas más directo del disco. “My Last Breath” es algo más lenta y cuenta con uno de los mejores solos de todo el album.

Hasta el momento estamos encontrando temas con buenas ideas. Composiciones directas, con buenos riffs y melodías pegadizas, sin embargo hasta ahora echamos en falta algunas cosas y el resultado general, sin ser malo, no es ni mucho menos algo increíble. Veamos como sigue.

“Mirror Of Sins” es uno de los cortes más rápidos de este plástico y cuenta con una gran interpretación de Tomek Grochowski a la batería. En “Hidden” volvemos a escuchar unos riffs muy influenciados por Death y unas melodías con reconocibles reminiscencias de Children of Bodom e In Flames. Desde luego el grupo no es un dechado de originalidad.

No obstante, Made Of Hate suplen sus carencias con unos riffs bien ejecutados y unos temas que, en líneas generales, son bastante apropiados para pasar un rato entretenido o para tomarse una cerveza en el garito de turno. “Judgement” y “Deadend” continúan por el mismo camino, siendo el último uno de los temas con más personalidad del disco.

Para terminar tenemos “Fallout”, con claras influencias de Children Of Bodom. No es una mala canción y cuenta con un buen riff, una melodía interesante y un buen trabajo a las seis cuerdas, sin embargo carece totalmente de personalidad y parece alguna cara B de CoB.

En resumidas cuentas, el disco es entretenido y los aficionados a los grupos mencionados como influencia pueden sacar algunas cosas interesantes de aquí, sin embargo para el público en general no creo que pase de anecdótico. Eso si, cuenta con un par de canciones muy apropiadas para acompañar una cerveza o amenizar un monótono trayecto al volante.
Puntuación: 5,5

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos