MANDRÁGORA NEGRA – SUEÑOS DE REALIDAD

Crítica

Desde Irún y sin precedente alguno, nos llega el primer trabajo de los metaleros MANDRÁGORA NEGRA, al cual han dado el nombre de «Sueños de Realidad», un plástico de nueve temas con una duración de tres cuartos de hora, en los que el quinteto pone de manifiesto sus inquietudes musicales, tirando básicamente del power metal de acentuados teclados y buenas orquestaciones, gobernadas por una voz principal y multitud de dobles voces.

Con una intro enfatizada alrededor de un teclado, aparece el primer agudo de «Tocando el Cielo», un tema de buen juego vocal y marcada batería con unas líneas rítmicas muy bien definidas desde el principio, y algún juego que básicamente se traduce en esas voces secundarias femeninas en torno a medio corte. Algunos de los tonos, recuerdan fácilmente a un conocido vocalista español, dejo a vuestro sentido sacar el claro parecido, que en muchos puntos se manifiesta bastante claro. El paso al solo de guitarra, vuelve a introducir la primera idea del corte, con esos teclados que se clavan profundamente para ceder el protagonismo a los riffs y seguir con el estribillo de la canción.

Siguen presentando su particular «Lágrimas de Sangre», con esa primera guitarra tranquila que ofrece una visión amabilísima de si misma, tras la que entra la voz con apoyada en una batería rápida y ligera. Es un tema en el que también juegan con el tempo, ofreciendo esa parte central con ese dueto de voces en la más absoluta tranquilidad, cuyo desenlace aparecer con una guitarra y una orquestación sencilla y efectiva, tras la que vuelven a ponernos en esos primeros ritmos de batería enérgicos que finalizan con unos toques de guitarra eléctrica.

Puertas se abren para «Sueños de Realidad», con unos compases iniciales que nos hacen pensar lo mejor para dejar un tema de buen desarrollo melódico y muy buen trabajo de Moisés, que ofrece su mejor visión mostrándose agresivo en las partes que pide el corte y tranquilo en general, con mucha seguridad, mientras el resto de instrumentos quedan en un segundo plano con un buen acabado. Me ha gustado mucho la aportación de los teclados, y esas guitarras más sosegadas de carácter acústico que ofrecen otra visión de la canción.

El piano se adueña de la primera parte de «Brahim» con una bonita melodía edulcorada con solemnes acordes durante casi minuto y medio, tras lo que la canción se rompe con un potente doble bombo y buen juego de bajo, con guitarras que no llegan a coger su papel protagonista hacia un solo bastante destable por la conexión que plantea con la trepidante base rítmica.

El tema central se titula «Gritaré» y comienza con un bonito toque de voz doblada, es un tema en el que juegan con una visión con guitarra acústica inicial bastante amena, que consigue por si misma, adaptar el comienzo de la eléctrica y que este se disimule, para ofrecer un doble bombo muy elegante que vuelve a desaparecer con las cuerdas, para iniciar la segunda parte de la canción (no sin tercera), con una buena serie de cadencias a la guitarra y voces bien dobladas en los momentos oportunos. Además la primera parte precedente al solo, se queda algo suelta en la canción, no logrando el agarre que si consigue la guitarra hasta el final del corte.

Un medio tiempo no se hace esperar pasado el medio disco; «No Te Olvidaré», con esa lírica tan cercana del vocalista entre tonos que amenizan la canción para que violines tengan un bonito papel en la canción. Me ha recordado mucho a algunos temas clásicos de Phil Collins, con una gran resolución y una bonita mirada de trasfondo. Siguiendo con «Debe Haber Un Lugar» con una intro similar a la que presentan para abrir la obra, siendo un tema en la que los sonidos graves predominan con un buen juego de bajo, y un cambio de tempo con una batería sensacional y unos juegos de teclado soberbios que la colocan en la cabeza si hacemos un top de mejores temas en el disco.

«Pensando en Ti» nos introduce en un extraño mundo con ese teclado distorsionado y una guitarra bastante sólida, con unas voces de fondo que parecen animar la propia creación, el nivel de la batería muy acertado y la respuesta de los instrumentos en muy buena línea, siendo una canción que utiliza en su beneficio los artificios en la medición del tempo como ponen de manifiesto con esos efectivos cambios. Al final creo oportuno decir que esos efectos en los teclados, hubieran quedado más dignos con una mayor limpieza, aunque el resultado no sea malo (sobre todo si atendemos a esa parte ascendente en torno al tercer minuto).

La canción en la que mejor se lo han debido pasar grabando, ha tenido que ser el broche del trabajo; «Veinte Almas» con una esencia juguetona y una apertura preciosa con unos bonitos coros, contando con muchas colaboraciones a la voz…Es otra de las mejores que presentan con esa sensación de buen rollo desde principio a fin, con esas sencillas guitarras que en algún punto remarca sus riffs sin adquirir papel dominante en ningún momento. Impresionante el final del corte con ese solo y especialmente su comienzo.

Como conclusión, MANDRÁGORA NEGRA han conseguido un álbum debut de grandes enteros, teniendo en cuenta que no conocíamos nada previo de la formación y de golpe, nos llegan esos sueños de realidad, para sembrar el primer hito en la que les deseo sea una carrera llena de buenas obras.

MANDRÁGORA NEGRA son:

Moises Montero: Voz
David De Miguel: Guitarra
Igor Urtizberea: Batería
Maxi Fructuoso: Bajo
Eider Bailador: Teclado

TRACKLIST:

01.- Tocando El Cielo
02.- Lágrimas De Sangre
03.- Sueños De Realidad
04.- Brahim
05.- Gritaré
06.- No Te Olvidaré
07.- Debe Haber Un Lugar
08.- Pensando En Ti
09.-  Veinte Almas

Puntuación: 7
Discográfica: Heaven Musik
Autor: Javier Fraile

<< volver a discos