MANEGARM - NATTVäSSEN

Crítica

A Manegarm hay que agradecerles siempre el tardar tan poquito en sacar material nuevo. Hay que agradecérselo porque son buenos, muy buenos en lo que hacen, y eso es indiscutible. Dos o tres añitos son por tradición lo que se toman de descanso los suecos entre disco y disco, y Nattvässen no iba a ser menos. Pero lo mejor de todo es que nunca pierden calidad ni ritmo evolutivo, porque lo que está claro es que no paran de evolucionar, de definirse, de crecer, aunque esta evolución levante ampollas en algunos, dicho sea de paso.

Y es que desde que empezaron su carrera, los Manegarm parecen haberse dado cuenta de que el Black Metal no era lo suyo, al menos no del todo. Disco tras disco han ido dejando a un lado las guitarras estridentes y la voz chillona para pasarse a un sonido más folkie, más lleno de melodías nórdicas e instrumentos acústicos, sin perder del todo el toque oscuro, eso sí, pero vaya, pasándose a lo que tarde o temprano todo grupo sueco se pasa: al bando de lo melódico, de lo “limpito”. Parece costumbre ya.

Nattvässen tiene de todo. Coros épicos, voces rasgadas, riffs pesados y oscuros… todo juntito en “Mina Fäders Hall”, una de las canciones más completas del disco, muy recomendable. Pero ahí no queda la cosa, porque en el resto del LP lo que más se oyen son ritmos bailables, muy en la línea del folk de grupos como Korpiklaani o el Nattfödd de Finntroll (humppa, que le llaman por ahí los fineses), aderezados con toques indies y ligeramente progresivos que no habían introducido nunca antes y que, bueno, son aceptables. Muy variado en general.

“Nattsjäl, Dromsjäl” es perfecta para echarse unas cervezas en cuerno mientras se baila subido encima de la mesa de algún garito, “Hraesvelg”, en forma de intro, nos introduce en una atmósfera boscosa y pagana, llena de criaturitas de no muy buenas intenciones, “Draugen” se vuelve algo más épica y recupera un sonido más pesado, junto con “Nattväsen”, con sus coros heroicos y evocadores, que como canción que da nombre al disco, está a la altura de las circunstancias. El LP lo cierra la melódica “Delling”, ya que no podía faltar una de estas en ningún disco de los lobos del Folk/Black sueco.

Quien esté interesado en el grupo, que sepa que, aunque es un disco bueno, no va a encontrar mucho de lo ya visto anteriormente. Permanecen las melodías folklóricas, pero queda poco o nada de los rasgueos de guitarra del Vargstenen o de sus principios con Nordstjärnans Tidsålder. Nattvässen es mucho más limpio, mucho más, y si siguen en esta línea, es posible que nunca más volvamos a escucharlos como antaño. Pero bueno, nosotros los blackers ya deberíamos estar acostumbrados a esto con los grupos de Black/Folk, no es nada nuevo. O lo tomas, o lo dejas. Pero eso sí, para los amantes del metal bailable y fiestero, tenéis que escuchar este disco.
Puntuación: 8,25

Discográfica: Regain Records

Autor: Sandra García (Morrigan)

<< volver a discos