MUGGA – MUGGA

Crítica

MUGGA es un grupo madrileño que practica una música de muy difícil clasificación, ya que está influenciada por una gran cantidad de estilos que se combinan para formar un sonido coherente, cohesionado y sobre todo muy personal y fácilmente reconocible. El origen de la banda se sitúa en 2011, y fue a finales de ese año que sacaron su primer EP, que vamos a comentar seguidamente. En la actualidad se encuentran desarrollando la grabación de un nuevo disco, que se está financiando a través de la fórmula del crowfunding.

Los temas de MUGGA muchas veces surgen de la improvisación, recibiendo aportaciones de todos los músicos, que combinan los instrumentos más habituales (guitarra, bajo y batería) con los teclados y sintetizadores. Esa improvisación se aplica también en los conciertos, donde combinan su sonido con su enorme facilidad para improvisar y con una puesta en escena muy currada.

La portada de este EP es muy colorista y desenfadada, y en ella se combinan esos colores que predominan en el fondo con la aparición de una figura supuestamente amenazante pero en realidad divertida, posiblemente para mostrar la riqueza de sus sonidos y el contraste de sus influencias.

El disco empieza con “The river”, un tema variado, con cierto regusto funky en el que se combinan los ritmos típicos de ese estilo con unos punteos cañeros y muy logrados. Sus cambios de ritmo acercan esta canción hacia registros cercanos al Rock progresivo en algunos momentos, y su final, que va ganando velocidad progresivamente, es perfecto para que el público lo coree en los conciertos. La coda es verdaderamente espléndida.

“Sideroxylon” es un tema largo y sobre todo inclasificable, en el que se combinan las influencias del grupo para crear una canción que no deja de sorprender, porque en él se suceden los cambios de ritmo de manera continua, jugando con la influencia funky y uniéndole unos punteos y ritmos que recuerdan a Led Zeppellin o a Deep Purple. Su final, mucho más lento que el resto de la canción, resulta muy sorprendente.

El álbum continúa con “Doubledeal”, una canción que empieza con un ritmo que se va acelerando para continuar desarrollándose dentro de los parámetros del Funk, aunque con un solo muy cercano a los sonidos progresivos. Es un tema variado e incluso bailable en algunos momentos, que encantará a todos aquellos a quienes les gusten los sonidos propios de los años setenta.

“Psychodelay” empieza muy suavemente, con unos sonidos evocadores con los que apetece levantar el mechero encendido en los conciertos. Heras canta suavemente también, mientras las guitarras desarrollan punteos repetitivos que crean una atmósfera de placidez que contrasta con el ritmo de las canciones anteriores. A partir de los tres minutos y medio el ritmo se acelera un poco, aunque sin que el cambio de ritmo sea demasiado notable.

Termina el disco con “Redpaw”, un tema de sabor setentero, desenfadado, casi bailable, y sobre todo cargado de ritmo. El trabajo de las guitarras y del bajo es de lo mejor del disco.

Este disco, muy corto pero muy logrado, nos demuestra que MUGGA son una banda que encantará a todos aquellos a quienes les guste la música sin importar etiquetas, porque su sonido es fresco, variado y muy rico en matices. Puede que no sea el estilo que escuchamos habitualmente, pero no cabe duda de que MUGGA han hecho un gran trabajo y de que su disco es la antesala de una carrera muy prometedora. Estemos atentos.

MUGGA son:

Heras: Voz.
Antón Serrats: Bajo.
Alfonso Pocho Portabales: Batería.
Pedro del Corro: Guitarra y sintetizador.
Fernando Furones: Guitarra y teclado.

TRACKLIST:

01- The river.
02- Sideroxylon.
03- Doubledeal.
04- Psychdelay.
05- Redpaw.

Puntuación: 8,5.
Discográfica: Autoproducido.
Autor: Pablo Folgueira.

<< volver a discos