MUTANT – PLEIADES

Crítica

De las cenizas de Mutant Squad, la banda gallega se ha quedado en MUTANT, y aunque la transformación solo haya contado con un pequeño cambio en la formación, abandonando Campi y entrando Xalo, cuyo apoyo a las voces ha debido ser uno de los elementos para dar el salto cualitativo presentando «Pleiades», siendo cuanto menos notable. Y es que la experiencia de los escenarios pesa mucho, a los que tuvimos oportunidad de verlos en el festival gallego de música extrema por excelencia tres años seguidos, enseguida nos damos cuenta de ese sonido que parece ser ejecutado en un directo.

Hay un aura conceptual que envuelve toda la discografía de MUTANT, incluyendo los trabajos de su anterior etapa, «Pleiades» no iba a ser menos. Heredero natural de «Titanomakhia«, pero ganando en densidad según avanza, la sorpresa la tienes al alcance de la mano.

Guitarras más que claras y dispuestas abren con “Alcione”, espíritu thrash mezclado con lo que pretende ser la primera avalancha de ideas de la nueva formación, groove, progresivo, incluso ramalazos de southern giran alrededor de este tema cuyos primeros segundos explican muy bien esta nueva dirección. Quién dijo Mastodon?

Guerra florida puede considerarse más afilado, entrando dentro del terreno de la melodía con la que juegan la voz principal y los coros de manera hipnótica. Musicalmente la batería tiene gana mayor protagonismo, dotando de partes más veloces al tema. Da la sensación de que el tema esté dividido en tres partes, la propia guerra, una segunda parte en la que realmente se siente que alcanzas la paz y una pequeña transición.

mutant

“Obsidian” empieza como una pequeña bomba de metal puro y duro, para trasladarnos después con aire esotérico al más puro estilo Tool, trabajando más las voces graves y metiendo punteos que te hacen torcer noventa grados. MUTANT ha comentado que puede ser uno de sus temas preferidos, y es que da la sensación de que debe ser divertido de tocar, ya que está plagado de cambios.

Explosión del sonido progresivo es lo que representa Children of the river, desde una cuidada introducción, pasando por una voz más relajada y acompañando al riff un solo de infarto, de onírico lo podríamos tratar. Va ganando fuerza según avanza, sacándote de ese estado de ensoñación al que te pretende trasladar.

Brutalidad es lo que define a Road to Xibalba”, desprendiendo groove entre líneas y algo más cruda que sus hermanas, aunque sin forzar demasiado la voz y prescindiendo de coros algo más melódicos, lo que le viene bien y le da cierto carácter, sin duda lo más parecido que te puedes encontrar comparándola con los anteriores trabajos de la banda.

La explosión llegará de la mano de “Twelve gods”, velocidad thrash en estado puro (algo que “Road to Xibalba” nos venía avisando). Es un tema que entra en el momento justo, que le sienta bien al cuerpo, volviendo al duelo que protagonizan las voces y reventando las cuerdas en la parte final.

Si no estaba ya claro el buen hacer de la nueva incorporación de Xalo, con Nahual” parece dejar su huella personal, mostrando la belleza de un bajo inicial, aunque rápidamente queda devorado por las guitarras. Constantes cambios de ritmo, acercándose al progresivo, repitiendo los pasillos oníricos y unos coros de lo más sentido. Bravo.

Nos despedimos de «Pleiades» con Canvas”, la cual nos traslada a la calma, en contrapunto de cómo iniciábamos el disco, de tinte más melódico, que puede que no se convierta en tu preferida, pero como hemos comentado antes, hay que dar cabida la cantidad de mezclas y estilos. Buen cierre de todas maneras, con ese aire rockero hacia la mitad del tema.

De grata sorpresa este último trabajo de MUTANT, en el que hay que alabar el esfuerzo puesto en práctica por combinar tal cantidad de ideas dentro de ese buen hacer conceptual, y aunque escapan de la linealidad y pueda costar que entre a la primera escucha, sin duda tiene alma para que pueda terminar gustándole a (casi) todo el mundo. Muy original.

 

MUTANT  son:

Pla: Guitarra & voz
Xalo: Bajo & voz
Caki: Batería

 

Track list:

  1. Alcione
  2. Guerra florida
  3. Obsidian
  4. Children of the river
  5. Road to Xibalba
  6. Twelve gods
  7. Nahual
  8. Canvas

Puntuación: 8.2/10
Discográfica: Autoeditado
Autor: Jon Rodríguez

<< volver a discos