NUMEN – NUMEN

Crítica

Aunque ya han pasado unos cuantos meses desde que se publicara el homónimo (y último) trabajo de los vascos Numen, creo que merece la pena el comentarlo en Metalcry por dos motivos: se trata de un disco sobresaliente de una banda injustamente desconocida aquí en España, y además una de las mayores cadenas de venta de discos del país nos lo ofrece a muy buen precio, poco después de su lanzamiento. No solo es un buen disco sino que también supone toda una sorpresa, al menos para mí, que no escuchaba nada de Numen desde su exquisito Galdutak Itxaropenaren Eresia, una explosión de sonido mezcla de Black y Folk Metal que se apoyaba en instrumentos típicos de su región. Y es que ese cambio de imagen claramente perceptible, con logo nuevo e imagen de portada con claras reminiscencias a clásicos del Black como Burzum, también se ha traducido en un claro cambio de sonido de la banda.

Tras una primera escucha vamos a tener muy clara cuál ha sido la evolución. Instrumentalmente se pasa a un Black Metal más crudo, puro y ancestral, con unas guitarras afiladas y muy distorsionadas y un uso intensivo de blast beats que nos trae a la memoria a toda la escena noruega clásica. Por supuesto, y como mandan los cánones del estilo, vamos a encontrarnos riffs repetitivos, lo cual se haría pesado si las canciones (todas ellas de una duración de más de cinco minutos) fueran todo el rato iguales. Y aquí es donde encontramos una buena característica de este disco: las canciones evolucionan, se producen transiciones muy naturales en las que se pasa de un tramo repetitivo de dos minutos a otro tramo completamente diferente, también repetitivo. Regusto clásico pero sin aburrir. Otra gran diferencia con algunos grupos actuales de Black que intentan retomar las raíces del género es la producción. Para Numen el Black Metal más raw no está reñido con una producción cristalina, en la que todos los instrumentos son perfectamente audibles, incluso el bajo. Con respecto a las voces, variedad. La voz predominante es asfixiante y desesperada, recordando a la de algunos grupos de Suicidal Black Metal, como Shining. De vez en cuando entra una segunda voz, mucho más grave y parecida a la que pudimos escuchar en otros discos del grupo.

¿Quiere todo lo anterior decir que Numen ha dejado de ser un grupo de Folk Metal? La respuesta es que no, aunque esta faceta del grupo es explotada de una forma mucho más sutil. Encontraremos ritmos medievales y folk, pero solo en pequeñas porciones de las diferentes canciones, e interpretadas casi de forma exclusiva por los instrumentos usuales: guitarra, bajo y batería. En cierta forma, esto recuerda al Dark Medieval Times de Satyricon y aporta un regusto ambiental al conjunto bastante agradable. También encontraremos instrumentos más exóticos, como flautas, un acordeón e incluso la albeka, instrumento de viento tradicional vasco. Pero al contrario que en el antes mencionado Galdutak Itxaropenaren Eresia, la aportación de estos instrumentos al sonido de este disco es marginal, usándose de forma muy breve y siempre al final de las canciones.

En resumen, tenemos la posibilidad de llevarnos por muy poco precio el último redondo de este gran grupo. Es una buena oportunidad para descubrir otro de los grandes valores del metal extremo de nuestro país. Encontraremos una vuelta a los sonidos más tradicionales dentro del Black, pero sin olvidar sus influencias folk, y como siempre, con las letras en euskera. Si tuviera que destacar algún defecto no sería en lo musical; más bien, en la presentación: un digipack con un libreto muy pobre que aporta muy poco valor añadido a los que no son grandes coleccionistas de originales.
Puntuación: 9.5

Autor: Pablo Suau (Siew)

<< volver a discos