OCEANSIZE – SELF PRESERVED WHILE THE BODIES FLOAT UP

Crítica

Escuchando “Self Preserved While The Bodies Float Up” me pregunto dónde  se habían estado escondiendo Oceansize todo este tiempo. Grupos tan interesantes como este deberían anunciarse a bombo y platillo para que todos los fans del rock y el metal progresivo pudiéramos dar buena cuenta de sus discos lo más pronto posible.

Y es que Oceansize nos sorprenden con un lanzamiento ubicado claramente en terrenos progresivos, dónde Porcupine Tree, Coheed & Cambria son dos influencias importantes, aderezadas con unas gotas de Alice In Chains. Desde el comienzo con “Part Cardiac” (el tema más oscuro y “crudo” del disco sin ninguna duda) este quinteto inglés  pone sobre el tapete una colección de inteligentes composiciones en las que la importancia de la melodía va ganando más y más peso a medida que avanzamos en el tracklist.

Temas como “Superimposer” o “Built Us A Rocket Then…” nos muestran las primeras pistas acerca de los gustos de este grupo por jugar con las luces y las sombras y hacer que sean los más sutiles detalles de su sonido los que definan la dirección final de sus temas. Personalmente uno de los factores que más me gustan en este redondo es el que el grupo haya construido la mayoría de sus canciones en duraciones cortas, dejando siempre una sensación de ¿se ha terminado ya?

Y es que la música de Oceansize invita a escucharla durante horas. Solo en dos ocasiones la banda se ha dejado llevar por sus composiciones, presentándonos dos temas largos y llenos de detalles: “Oscar Acceptance Speech” y “Silent/Transparent”. Ambos temas nos revelan a un grupo detallista también en la interpretación, con la batería de Mark Heron como uno de los elementos más destacados y un excepcional trabajo a las seis cuerdas y los teclados.

“Self Preserved While The Bodies Float Up” es un disco destinado a los fans del progresivo y que encontrará adeptos rápidamente en los más afines a grupos como Porcupine Tree o en general los proyectos de Steven Wilson, ya que, como comentaba al principio, su música es una influencia muy importante en Oceansize. Como ejemplo pueden tomarse temas como “Ransoms” o “Pine” (posiblemente los dos cortes que más me gustan del disco), especialmente la segunda, que se dibuja con un sonido general que nos trae a la memoria discos como “Fear Of A Blank Planet” o “Insurgentes”.

La única pega aplicable a este disco de Ocenasize (y aunque es la única, es una pega importante) es que no terminan de presentar una personalidad bien definida y se diluyen en sus influencias. Es con toda seguridad una asignatura pendiente para un grupo que ya cuenta con cuatro discos en el mercado y que posee a todas luces el potencial necesario para desmarcarse por si mismo. En resumen, este es un disco muy interesante para los fans del progresivo, aunque no supone una revolución ni aporta nada realmente nuevo.

Puntuación: 8

Discográfica: Superball Music

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos