ROJO 5 – CRÍPTICO

Crítica

Malditas etiquetas. Son muy molestas; pican, rascan, enrojecen el cuello o la zona en la que la espalda pierde su nombre, y encima, si no nos damos cuenta, se salen y resultan antiestéticas. Tienen mala fama, las etiquetas. A (casi) nadie nos gustan. Y está de moda ir en contra de ellas, resulta políticamente correcto denostarlas. Pero, ¡coño! Qué socorridas son en casos como en el que me encuentro. ¿Cómo le explico a los colegas que tienen que escuchar el EP de ROJO 5 sí o sí? ¿Cómo os convenzo a vosotros? Me preguntarán (me preguntareis) que quiénes son y, acto seguido, que qué es lo que hacen. Pues bien: detrás de este nombre tan warsie (Rojo 5 es el nombre en clave de Luke Skywalker), encontramos a Víctor Triviño, alias Trivi (guitarra y voces), Fer Gómez (batería) y Aníbal Portero (bajo y coros) ejecutando un rock-metal openminded que no le hace ascos a la influencia del mal llamado rock radikal vasco, en un extremo, ni a las melodías americanas, en el otro. Benditas etiquetas.

rojo5

Antes de entrar en materia y desgranar las cuatro canciones del lanzamiento, quiero destacar el fantástico trabajo de The Grinder Chef (Grind Brothers Art) en el apartado gráfico. Hacía tiempo que no me encontraba con una portada tan sugerente, elegante, llamativa y con un concepto tan interesante. De hecho, tengo entendido que el power trio, animado por la insistencia de muchos de sus seguidores, han lanzado una pequeña tirada de copias físicas del plástico. Por algo es.

Auriculares a los oídos:

Los apenas tres minutos de Animal social, el primer corte, van directos al grano: una sección rítmica poderosa, con tendencias metálicas (reforzada por un gusto claro por los riffs pesados – no hay ni un solo en todo el disco – a la par que melódicos de la guitarra), por un lado; y una voz de tono e intensidad rabiosos, más ligeramente contenida en el timbre (entonando una letra cuya misantropía, personalmente, me pone mucho), por el otro.

Baja la carga humanística, y crece la social, en los versos de La gran mentira. Otro tema cañero, directo, sin florituras, pero también sin restricciones en lo musical. Comienza algo más punk para, en la parte media, derivar en una especie de crossover a lo Soziedad Alkohólika, antes de retomar las pautas iniciales. Como yo también “me niego a pensar que la libertad haya de estar definida”, estoy seguro de que, si algún día tengo la suerte de escuchar esta canción en directo, saltaré, gritaré, sudaré y disfrutaré a su son. Es lo que me genera. Y pienso dejarme llevar.

En el apartado lírico, el disco va de lo macro (la humanidad) del primer corte, a lo micro (el individuo), de Lo que no, el tercero (pasando, como hemos dicho, por el término medio de una sociedad que no nos convence, en el segundo). “¿Y si lo que quiero es no encajar?”, nos preguntamos ahora. En el viaje, y sin que haya grandes diferencias musicales entre los temas, sí que parece que las canciones vayan desnudándose, acercándose cada vez más a la crudeza, la sencillez, y lo orgánico del hardcore melódico a lo Berri Txarrak, por poner un ejemplo.

La travesía desemboca en lo íntimo. La siembra (en la que Trivi demuestra poseer varios registros vocales) comienza como una balada acústica para, emocionante crescendo mediante, convertirse en una power ballad de libro que, una vez más, se pasa por el forro cualquier frontera musical, especialmente en su parte final: del riff más metálico del disco pasamos a un fundido a lo Nirvana que cierra con maestría un fantástico EP.

Para terminar, ya que ROJO 5 nos han llevado (conscientemente o no) por una travesía musical que nos ha conducido al sentimiento, dejadme que me ponga algo ñoño. Hace poco que he comenzado mi andadura como colaborador haciendo reseñas de discos; y me siento afortunado. Si hace apenas dos semanas descubrí a Ekko, una banda que estoy seguro que dará mucho que hablar en los años venideros, esta vez me he llevado otra grata sorpresa con estas cuatro estupendas canciones que no deberían dejar indiferente ni a promotores, ni al mercado, ni mucho menos a cualquiera que disfrute de la buena música. Yo por lo menos estoy deseando que saquen el LP (lo harán a lo largo de este año). Hacedme caso. Si no se os da bien jugar a la ruleta, apostad al ROJO; y al 5.

TRACKLIST:

1. Animal social 02:48
2. La Gran Mentira 03:48
3. Lo que no 03:07
4. La siembra 05:11

ROJO 5 son:

Trivi: guitarra y voz
Fer: batería y melena
Aníbal: bajo y coros

Puntuación: 8/10

Discográfica: Independiente

Autor: Quim Heras

<< volver a discos