Rojo 5 – Masa Crítica

Crítica

¿Estoy en el camino correcto? Me pregunto a menudo si estoy siendo honesto”, lanzan al aire, en dirección a nuestros oídos, los illescanos ROJO 5 en un momento de este “Masa Crítica” que hoy reseñamos. Los aún jóvenes pero curtidos músicos (recordemos que éste no es, ni de lejos, su primer proyecto musical), ahondan, en su primer larga duración, en una lírica que, como ya desgranáramos en la review de su anterior lanzamiento (el EP “Críptico” – no estaría de más que le echaseis un vistazo antes de seguir leyendo; así nos ahorramos todo eso de explicar qué tipo de música hace el grupo, etc.), va de la reprobación social a la que se refiere el título de su nuevo plástico a la investigación en la ansiedad propia del que nada a contracorriente. Así, la cita con la que encabezo estas líneas, me sirve para hacer una breve reflexión introductoria, antes de entrar en consideraciones meramente musicales, que creo espero sirva al lector para estar prevenido y alerta de lo que vendrá justo después.

¿Se puede contestar, tras la escucha de estas siete nuevas composiciones, que estos tres chicos (Trivi, voz y guitarras; Fer, batería y coros; y Edu – el último en incorporarse a la nave warsie – bajo y coros) “están en el camino correcto”? Pues mirad, voy a ser brutalmente sincero: NO TENGO NI PUTA IDEA. ¿Os ha contado alguien que, en realidad, la objetividad no existe? ¿Os han explicado que, incluso los periodistas – hasta los pseudoidems precarios y no-pagados, como yo-, supuestos adalides de la neutralidad, conocemos e interpretamos el mundo (también sus expresiones artísticas) desde nuestro entrecejo? Pues bien, habiendo confesado esto, y sumándole el momento de incertidumbre por el que pasa la industria musical, sólo me queda desnudarme para que entendáis a dónde quiero llegar: SIENTO DEBILIDAD POR ESTOS MOZOS TOLEDANOS. Me gusta su música desde el primer día que la escuché, sí; pero también admiro su constancia, lucidez y visión de la industria y del punto en el que ésta se encuentra; me río con sus videos en Facebook y me cabreo con que regalen sus canciones en otras tantas redes sociales; me emociono cuando, al escuchar o leer alguna entrevista que les van haciendo, me llega su sencillez, su cercanía, su naturalidad; y me caen cojonudamente bien en persona (tuve el placer de conocerles antes, durante y tras un concierto en León). Resumiendo: me quito el sombrero ante la honestidad, tanto musical como personal del power trío. Y con esto constato que soy incapaz de contestar con la necesaria distancia a la primera parte de la cita escogida y, ya de paso, respondo con un rotundo SIN DUDA a la segunda: ROJO 5 están siendo honestos porque no sabrían ser de otra manera.

Para abrir el trabajo han elegido lo que, si el grupo se moviera entre parámetros más comerciales, podría calificarse de perfecto single: “Caín no mató a Abel” es un trallazo pegadizo, mezcla de la melodía de un hardcore punk americano a lo GREEN DAY con la sutil oscuridad de unos BERRI TXARRAK, aderezado con una letra que nos incita a que aprendamos a “discernir, atravesando el titular” (como parte del grupo de hacedores de encabezados periodísticos, me uno a la iniciativa y exijo que se enseñe a hacerlo ya en los primeros años de la escuela).

Habrá tiempo de ir descubriendo otros matices, pero en esta ocasión me gustaría detenerme a destacar el trabajo de Trivi tanto con la guitarra (¡hasta se atreve con un pequeño solo que prioriza la musicalidad al virtuosismo!) y a la voz principal (llegando a tonos no explorados en su anterior EP).

Bajan bastante las octavas en la canción homónima del disco para adentrarnos en un crossover thrash a lo SOZIEDAD ALKOHÓLIKA (etapa “Polvo en los Ojos”) que deja la melodía para el (estimulante) estribillo y confía gran parte del éxito al trabajo (en especial al doble bombo) de Fer a los parches.

Si no he entendido mal la metáfora, “La Bestia” a la que hace referencia el título del siguiente corte es esa ansiedad de la persona sensible y lúcida, superada por un mundo que ni entiende ni acepta, de la que hablábamos en la introducción de esta reseña. Para vestir la letra más interiorista hasta el momento, ROJO 5 ha elegido una evolución musical anclada en dos partes muy diferenciadas: empezando con una especie de metal industrial, más machacón y con menos concesiones armónicas y, por tanto, menos accesible también en la primera escucha, para derivar, gracias también a la colaboración de Kantz (Tenpel, De la Cuna a la Tumba, Delobos), cuya melódica voz produce un agradable contraste con la de Trivi, en algo que recuerda mucho a los SÔBER. Mi preferida al momento, especialmente por su valentía y originalidad.

Escribía Oscar Wilde en “El retrato de Doryan Gray” que “la mejor manera de vencer una tentación es sucumbir ante ella”. La frase resume bien el contenido de la letra de la siguiente canción: “No Soy Yo”. La composición empieza con un Fer juguetón a los platillos y, crescendo mediante, desemboca en la que quizás es hasta el momento la que mejor refleja la que, en mi opinión, es la principal influencia del grupo: los ya mencionados BERRI TXARRAK. A pesar del lustre de la banda de referencia, debo decir que ésta es, hasta el momento, la canción del grupo que menos me ha llegado. La encuentro plana, gris y aburrida. Parece el tema, hasta ahora, al que más le falta un pulido y al que no le hubiera venido nada mal una vuelta de tuerca y algún arreglo más melódico.

Por suerte, no tardan en resarcirse unos músicos que no paran de crecer y quienes, gracias también a la gran labor de Iván Ibáñez (Estudios 51, Toledo) en la parte técnica, son capaces de regalarnos (sic) un temazo de esos que crean afición, especialmente en su parte final: “Qué Sé Yo”. En esta ocasión todo cuadra y gusta. El riff inicial que me recuerda enormemente (de nuevo) a los S.A., unos cambios de ritmo y de tesitura vocal que no nos permiten distraernos ni un segundo, unos estupendos coros en los que colabora Aníbal Portero, o una letra que nos deja perlitas como “el servil no puede aguantar la constante carga de la libertad”. Amén.

Somos afortunados de que existan grupos como el que hoy nos ocupa, dispuestos a seguir la tradición de canciones como “Pico de Oro” (BARÓN ROJO) en cuanto a crítica a las élites (y su hipocresía intrínseca) se refiere; el buen gusto en los riffs de BARRICADA; o esos parones a media canción, tan típicos de MAREA, que desembocan en un escupitajo en toda la jeta (en este caso, casi literalmente). “Digo no” recurre a una herencia musical de muchos quilates y que nunca debemos perder de vista.

Para terminar, ROJO 5 ha elegido “Llegar al sol”. Una canción que, si hubiera de definirse con una sola palabra, sería sorprendente. Sorprendente que de tal amalgama de referencias (un inicio que me retrotrae a los tiempos de NÚMEROS ROJOS, en el que el Trivi nos deja boquiabiertos con una tonalidad a lo Manolo Tena; una parte media mucho más rockera; un puente – magníficos coros incluidos – que recuerda al indie rock épico de, por poner un ejemplo, unos MUSE; y un final que mezcla todas las virtudes del grupo para convencerme de que, por muy contaminado que esté por el cariño que le tengo a estos tipos, tenemos ante nosotros un pedazo de grupo postmoderno al que las etiquetas se le quedan chiquititas.

Tengo en mi mente, para terminar, todo un párrafo farragoso y hasta algo pretencioso, hablando de lo necesario que es, más allá de la música o de aquello a lo que se dedique cada uno, que lo hagamos desde unos valores más necesarios que nunca, por mucho que nos tilden de inocentes o trasnochados. Pero para qué enrollarme si, en la última canción del disco, mis imitadores de Chewaka preferidos lo resumen perfectamente: “Hemos de llegar al Sol impulsados sólo por nuestra moral”. Si esa es la piedra de toque que hubiera de determinar el éxito (por desgracia creo que no es así), me animo a contradecirme: ROJO 5 están (estarían) en el camino correcto.

Tracklist:

01- Caín No Mató a Abel
02- Masa Crítica
03- La Bestia
04- No Soy Yo
05- Qué Sé Yo
06- Digo No
07- Llegar al Sol

ROJO 5 son:

Trivi (Voces y Guitarras)
Fer (Batería y Coros)
Edu (Bajo y Coros)

Autor: Quim Heras

Discográfica: Independiente

Puntuación: 8/10

 

RSS
Follow by Email
Facebook
Google+
https://metalcry.com/discos/rojo-5-masa-critica">
Twitter
<< volver a discos