SEAWALKER – EARTHCODE

Crítica

Desde Brasil nos llega una banda llamada Seawalker, presentándonos su debut discográfico al que han titulado “Earthcode”; cuya traducción viene a ser “Código de la Tierra”, concepto sobre el cual versa el disco (tal y como era de esperar).

La banda dice no querer encasillarse y con los ocho temas que componen este primer larga duración dejan asentadas unas bases y podemos ver la clara línea que siguen dentro del power metal.

La verdad es que no tengo ni idea de cómo funciona el disco, ya que la banda lejos de usar un formato físico o aunque sea un tracklist, me soltó los temas a boleo a través de mails, así que nos limitaremos a ir hablando de los temas que alberga el trabajo. Tal y como se citan en la información del disco.

Comenzaremos hablando de “Helladise”, la cual resulta ser la canción más larga del formato, lírica rasgada y una velocidad inicial que se va alternando, el uso de algunas partes de la batería me parece exacerbado aunque en general los coros y la profundidad formal hagan de esta una buena canción. Estribillo en progresión que da buen resultado con el doble bombo y el juego de guitarras.

Ritmos orientales introducen las guitarras que se doblan de manera extraña en “My Mirror”, algo más pesado y frío que el anterior, las guitarras se presentan mucho más firmes acompañadas por un potente bajo que deja las ideas muy claritas. La voz más grave que introducen en algunos puntos de la canción resulta muy interesante. El tema central se parte a la altura del solo para adquirir otra identidad.

Tirando de sintetizador, “Stumble” comienza risueño hasta que unas machacantes guitarras eléctricas. Ritmos cabalgantes dominan la composición del corte, donde debido a esto se deja a un lado la velocidad en la parte inicial para ganar en credibilidad a la hora de realizar la canción con una mayor garra, ya que en la segunda parte esta afirmación queda trastocada usando perfectamente recursos muy propios del power metal como esa magistral forma de introducir los coros; sin duda alguna, la segunda parte podría formar un corte independiente muy recomendable, ya que la primera y la última, resultan algo descafeinadas.

Pasamos a “Conspiracy” encontrándonos una intro que se repite en dos formas distintas, es quizás el tema de carácter más progresivo del disco como podemos apreciar en el desarrollo de la canción en el cual la lírica alcanza otro nivel de contundencia, en un tono que podría resultar hasta burlesco (por ese aspecto rasgado que le confiere donde Filipo considera conveniente).

Cuidadas guitarras avanzan “Time Traveller” en un bonito juego que desemboca en una guitarra acústica sobre la que la voz adquiere un profundo feeling. Todo buen disco necesita su baladita y su momento más tranquilo, y aunque haya algunas partes de los temas que proponen los brasileños que no introduzcan la caña propia del género, este tema tiene ese cliché perfecto para abusar de los sonidos que puede aportar una guitarra acústica en un tema.

Al estilo sureño, la banda da rienda suelta a “After All” siguiendo la tónica del corte anterior, aunque de manera completamente distinta ya que esas guitarras que aparecen en el disco hasta con desidia, alejan el pensamiento de lo que se deja escuchar en la canción anterior, adentrándonos en otros mundos.

La lluvia; un bonito elemento que utilizado de manera correcta puede proponer una “larga” introducción como en el caso del corte que bautiza al trabajo; “Earthcode”,  que es un instrumental elaborado dentro de un bosque por lo que se deja oír de trasfondo, lo más curioso es el sonido que introducen en las guitarras que se deja escuchar en algunos temas de manera mucho menos evidente y en este caso se lleva hasta la extenuación.

El último tema que me he encontrado, se titula “Path to the Future” usando como respaldo la música clásica para comenzar la composición y duras guitarras rasgadas para con ese “aire” desgarbado entrar a matar. En mi opinión es uno de los mejores temas aunque no vayan a inventar nada, pero el computo general está perfectamente elaborado.

Como conclusión decir, que siempre es bueno ver como las bandas luchan por salir sea donde sea, es un placer que se pongan en contacto contigo bandas así para enseñarte lo que se hace en otros lugares. No es que hayan inventado nada nuevo, pero supone un soplo de aire fresco para la escena metalera brasileña.

Puntuación: 7

Autor: Javier Fraile

<< volver a discos