SEPULTURA – A-LEX

Crítica

A-Lex es el primer disco de Sepultura sin ningún Cavalera en la formación. Tras la marca de Igor los rumores de separación y de cambio de nombre no dejaron de correr durante bastante tiempo. Sin embargo la confirmación por parte de Andreas Kisser y Derrick Greene de que el grupo iba a seguir su andadura tal cual, con un nuevo batería terminaron por acallar las voces. El escepticismo en estos casos siempre está presente. Ya lo estuvo tras la salida de Max en el tiempo previo al lanzamiento de “Againts”. Aunque hay excepciones, en general el trabajo de Sepultura con Derrick Greene a las voces no ha tenido un gran reconocimiento. En gran medida esto se debe al enorme legado que dejó Max tras de sí.

En 2006 el grupo lanzó al mercado Dante XXI un disco inspirado en la famosa obra de Dante Alighieri, “La Divina Comedia” (clásico dónde los haya). La respuesta general hacia el disco fue de rechazo, motivado principalmente por la incomprensión de los cambios que Sepultura estaban dando a su sonido. Cambios sutiles en la mayoría de los casos, y muy patentes en algunos. He de reconocer que en su momento aquel disco no me entró ni con calzador y durante muchos meses quedó abandonado por completo. Sin embargo una tarde tonta, sin saber porqué, me dio por escucharlo de nuevo y descubrí cosas que había pasado completamente por alto. Desde entonces Dante XXI me gusta cada día más.

Con este nuevo trabajo no sabía que esperar. Me complace decir que el disco me parece igual o incluso mejor que su predecesor. Desde el primer momento conseguí meterme en el disco (también inspirado en una obra literaria, en esta ocasión “La Naranja Mecánica”) y las escuchas sucesivas no han hecho sino acrecentar mi interés por este trabajo.

Una curiosidad importante sobre el disco es que su título, “A-Lex” es una expresión rusa que vendría a significar “sin ley”. Y digo que puede ser importante porque en este disco el orden y el caos se confunden y la línea que divide lo lógico de la imaginación se difumina. En este trabajo nos encontramos con cuatro “A-Lex”, que no son sino interludios que dividen el disco en algo así como actos, explosiones de talento, algo que en esta formación salta a la vista que sobra.

“A-Lex I” sirve de introducción para este trabajo y lo hace de una forma misteriosa, oscura y muy atrayente, el comienzo ideal para este trabajo y la antesala de “Moloko Mesto”. La agresividad no se hace esperar en este arranque del disco y “Moloko Mesto” la tiene a raudales. Directo a la yugular, el disco arranca de la mejor forma posible.

Pero no nos dejemos engañar, Sepultura han conseguido en este disco un equilibrio perfecto entre la complejidad e inteligencia compositiva y la brutalidad y agresividad necesaria en su género. El Thrash y el Death propios del grupo se citan en este disco con pasajes muy técnicos y estructuras no muy habituales, en una suerte de progresividad muy interesante.

“Filthy Rot” o “We’ve Lost You” son ejemplos muy evidentes de lo que el grupo nos propone en esta ocasión, que en muy pocas palabras y a “grosso modo” es la evolución lógica de “Dante XXI”. Los brasileños no le hacen ascos a la experimentación en este nuevo trabajo y el resultado nos deja temas como “What I Do”, “The Treatment” o “Metamorphosis”, manteniendo la esencia del grupo con nuevas y refrescantes ideas.

Llegados a estas alturas podemos decir que “Jean Dollabella” es un digno sustituto para Igor Cavalera. Su batería se presenta siempre acertada, precisa y contundente, erigiéndose como uno de los puntos fuertes de este trabajo. Sin embargo lo más destacable es, sin lugar a dudas, el aspecto compositivo de este A-Lex.

En “Sadistic Values” la formación confirma su evolución, un paso adelante en una carrera que aún tiene mucho que decir. Los cariocas fueron innovadores en el momento de su aparición y sus dos últimos trabajos abren las puertas para que vuelvan a serlo y recuperen un status que nunca debieron perder. “Forceful Behavior”, “Conform” y “A-Lex III” continúan una senda de interesantes destellos técnicos, de energía, agresividad e imaginación, hacia la recta final del disco.

Y es en esta recta final dónde nos vamos a encontrar lo mejor de este redondo. “The Experiment” y “Strike” son una demostración más del equilibrio que el grupo ahora liderado por Andreas Kisser ha alcanzado en su sonido, ofreciéndonos más partes agresivas junto a demostraciones compositivas y técnicas solo al alcance de unos pocos privilegiados.

“Enough Said”, una explosión instrumental de algo más de minuto y medio nos muestra el lado más visceral del grupo y contrasta de forma magistral con “Ludwig Van”, una de las mayores (y mejores) sorpresas que esconde este disco. Dejaré que la descubráis por vosotros mismos, porque merece la pena. Con “A-Lex IV” y “Paradox” Sepultura ponen punto y final a su nuevo trabajo, tras casi una hora de música del más alto nivel.

Sin lugar a dudas se trata de un disco muy esperado y sobre el que correrán ríos de tinta, y de todo corazón espero que para bien, porque este trabajo merece todo el reconocimiento del mundo y debe ser el disco que devuelva la esperanza a los fans que la perdieron y consiga atraer una nueva legión de seguidores hacia un sonido y un estilo que, si las cosas siguen su curso normal, abanderará los próximos años del género.

Puntuación: 9,7

Autor: David Rodrigo (Coon)
<< volver a discos