SHINOVA – LATIDOS

Crítica

De tierras vizcaínas acaba de surgir, con mucha fuerza y presencia, una dura y clara competencia al reinado actual del metal alternativo y asequible de Skizoo; algo que además tiene su cierto morbo cuando nos damos cuenta de que, en el poderoso debut discográfico de SHINOVA con DFX Records, se aprecia la mano y el sello absoluto del buen hacer de Carlos Escobedo (ex – Sôber, Savia).

No cabe duda, tampoco, de que el legado de una banda que año a año ensancha su sombra como fue Sôber, está del todo presente en la propuesta musical que SHINOVA nos quiere ofrecer con este “Latidos”. Se trata de un disco donde la producción goza de un brillo con el que muy poquitos pueden contar en su debut dentro del mundo de la música. La calidad sonora y el despliegue de medios con el que están contando los vizcaínos hace que ya tengan mucho ganado a la hora de “quitarles” pequeñas parcelas de terreno a los ya consagrados y mencionados anteriormente.

A todo ello hay que añadir que, si bien se trata de un disco que tiene unos temas mucho mejores que otros, destila buen hacer y variedad a lo largo de los 11 cortes que lo componen. La seña de identidad de SHINOVA la encontramos en un adjetivo como el de la ambigüedad. Ambigüedad a la hora de ser capaces de mezclar toda una serie de elementos para mantenernos a la expectativa de poder encuadrar lo que estamos escuchando. Rock de base y metal potente en la mayoría de los riffs del disco, pero a su vez melodías muy asequibles, canciones tan radiofónicas unas como trabajadas y exquisitas otras, y todo ello mezclado en la batidora de los sentimientos a flor de piel, de unas letras que surcan cada uno de los rincones de nuestras experiencias vitales para apoderarse de cada uno de los latidos del corazón que de ellas surgen. De ahí el acertado nombre de este disco.

Así pues, tras pararnos a degustar los potentes riffs de temas como “La Sombra”, uno de los mejores cortes de todo el álbum y sin duda el buque insignia del grupo, junto a la grave pero atrayente voz de Gabriel, que se desliza en este primer estribillo dulce pero a la vez desgarrada y potente, nos damos cuenta de que tanto el diseño del disco como muchas otras melodías que nos encontramos en él, nos lleva plantearlo con una dirección muy abierta, dispuesta a dejarse acariciar si hace falta por el mundo del pop, enganchar fans de cualquier parte que se sientan identificados con este complicado lugar que se encuentra en tierra de nadie, lo cual tiene tanto sus virtudes como sus posibles riesgos y peligros…

Nada nos hace pensar, cuando vemos la portada y el diseño interior del libreto de “Latidos”, que nos vamos a encontrar con un grupo cuya base se hospeda en el metal alternativo. Lo desangelado del fondo blanco y la continua presencia de pequeños trazos morados es realmente una propuesta muy arriesgada, ambigüa y propensa a confusiones. Pero más allá de este aspecto externo hay una serie de temas que, gracias a la exquisita producción de Carlos Escobedo y la grabación de Alberto Seara en los estudios Cube de Madrid, vuelan con mucha fuerza y tienen visos de ser realmente bien aceptados entre los fans del estilo comentado.

A la atracción inmediata que produce “La Sombra”, debemos añadir lo sensual del estribillo de “Sin Ti” y el hipnótico ritmo de “El peso de los días”, cuyo estribillo se te quedará a la primera en la mente. Otros cortes como “Necio”, “En el Laberinto” o “Mi decisión” me han resultado algo más lineales y, por decirlo de alguna forma, torpes, con un desarrollo lírico algo más trabado. En ellos la voz de Gabriel muestra sus límites momentáneos, mostrándose más lineal de lo que nos hubiera gustado tras los primeros cortes del disco. Serán aspectos muy a mejorar en el futuro.

Buenos coros en “El Espejo” y un desarrollo tanto lírico como instrumental preciosos en la balada del disco, “Silencio (10.000 versos)”. Lo intimista de este corte y la combinación de las voces de Gabriel junto a la colaboración de Escobedo hacen del mismo una auténtica delicia digna de paladear y sentir… La profundidad fílmica que adopta esta composición es asombrosa.Destaca también la colaboración de Kantz (TENPEL) en la más progresiva y misteriosa “Cicatrices”, así como los violines de Edurne Fernandez son lo más atractivo del acústico final que nos deja “Por si el viento cambia”.

Tenemos entre manos uno de esos debuts que no suelen pasar desapercibidos, tanto para bien, por la buena cosecha de temas y lo agraciados que han sido estos al contar con una producción exquisita, como para mal, al encontrarse en un limbo musical que sin duda se topará en su camino con multitud de detractores y oídos reacios a aceptar tal ambigüedad. Sea como sea dicen que el que no arriesga no gana y “Latidos” ya ha puesto sobre la mesa una gran apuesta ganadora a un número complicado. Dejemos que de vueltas la ruleta.

TRACKLIST

01.- La Sombra
02.- Extraña Historia
03.- Sin Ti
04.- Necio
05.- En El Laberinto
06.- El Peso de los Días
07.- Silencio
08.-El Espejo
09.- Cicatrices
10.- Por Si El Viento Cambia

SHINOVA son:

– Gabriel: Voz
– Ákaro: Guitarra
– Javi: Guitarra
– Ander: Bajo
– Eneko: Batería
Puntuación: 7,5

Autor: Daniel Velasco Alonso

<< volver a discos