SONATA ARCTICA – THE NINTH HOUR

Crítica

SONATA ARCTICA se erigieron como uno de los grandes nombres de la escena a finales de los noventa/principios de los dos mil y aunque sus últimos discos han tenido tantos fans como detractores, el combinado finés sigue gozando de una gran popularidad y un estatus envidiable para muchos de sus contemporáneos. Este 2016 es el año en el que podremos escuchar su noveno disco, titulado «The Ninth Hour«, que llega de mano del sello alemán Nuclear Blast una vez más.

sonataarctica_band

Tras un generalmente bien recibido «Pariah’s Child«, la banda nos ofrece un trabajo que da el pistoletazo de salida con el single «Closer To An Animal«, un tema interesante y no demasiado velo ni potente, pero si elegante y melódicamente precioso que sorprende como elección para primer single. Su estribillo (muy bien llevado, por cierto), aunque sencillo de asimilar no es de los más pegadizos y la canción tarda tres o cuatro escuchas en mostrarnos todo su potencial. No obstante es un tema que refleja la personalidad de una banda que, a pesar de tener delante un camino fácil siguiendo el sonido del disco anterior, deciden lanzarse a una aventura completamente diferente.

En segundo lugar nos recibe «Life«, un tema muy, muy pegadizo y que, junto al anterior, comienzan a mostrarnos el concepto de fondo de este disco. Digo de fondo porque no estamos ante un disco conceptual per se, pero si que se extiende en la mayoría de temas la idea de conservación de la vida y el medio ambiente. Aunque sencilla, es una de mis canciones favoritas del disco. Seguidamente la banda presenta «Fairytale«, un corte de power metal sin tapujos: veloz, potente y adictivo que, personalmente, me hubiera parecido la elección más evidente como single. Sin duda será un éxito en directo y todo un regalo para los fans de la primera etapa del grupo.

«We Are What We Are» es la primera balada del disco y es un tema que me ha costado mucho asimilar. Durante las primeras escuchas (bastantes, de hecho) lo odié; me parecía insulso, simple hasta decir basta y sin una dirección muy clara. Debo reconocer que tras muchos intentos el viento de la intro (a cargo de Troy Donockley), la intensidad en el estribillo y cierto aura a tierras de fantasía han conseguido que el tema no me parezca tan horrible e incluso, en alguna ocasión, me he sorprendido a mi mismo acompañando al estribillo en tarareos inconscientes. No obstante, sigue pareciéndome un tema demasiado simplista: había potencial para hacer algo mucho más destacable.

«Till Death’s Done Us Apart» entra con fuerza tras su predecesora y, tras un breve receso a modo de intro, el tema nos entrega energía, melodías clásicas del power metal épico y una intensidad que la hacen adictiva y muy difícil de olvidar. Tiene algunos riffs bastante potentes que destacan sobre unos arreglos delicados y «juguetones» y un par de cambios de tempo y tesitura que la hacen resultar dinámica muy entretenida. Puede pecar de ser algo simplista, o más bien predecible, en la globalidad de su estructura, aunque eso no la hace menos efectiva: funcionará perfectamente en directo.

«Among The Shooting Stars» es uno de mis temas favoritos del disco. Tiene unos arreglos muy bien llevados y una cuidada mezcla de melancolía y épica que le da un color muy especial a este tema. Muy personal y explotando las virtudes de toda la banda, para mí es un claro acierto y espero que podamos disfrutarla en directo. De las mejores composiciones de Sonata en este disco. Le sigue “Rise A Night”, un tema de power metal sin tapujos ni aditivos, bastante simple en su planteamiento y con una interpretación un tanto estandarizada para este tipo de temas. Realmente no aporta nada al disco ni a la carrera del grupo, pero como suele ocurrir con estos temas, si están bien posicionados en el tracklist/setlist son refrescantes y entretenidos en pequeñas dosis.

Fly, Navigate, Communicate” es un tema algo más elaborado, con un peso razonable del power que siempre ha abanderado la banda, pero con una sensibilidad diferente y un enfoque un tanto más cercano a lo que hemos visto en este trabajo y otros esfuerzos recientes de la banda. Resulta un corte pegadizo y energizante (sin destacar por ser especialmente potente). Es uno de los temas que más me gustan del disco y posiblemente la mejor interpretación de Kakko en este plástico. Desafortunadamente no puedo decir lo mismo de “Candle Lawns”, la balada que ocupa el siguiente puesto en el tracklist. Insípida, excesivamente relajada, simplona… lo único que me transmite este tema es tedio. Rescato, aunque tímidamente, el piano en la introducción y algún pequeñísimo detalle más.

El plato fuerte de este “The Ninth Hour” es sin duda “White Pearl, Black Oceans Part II – By The Grace Of The Ocean”. La primera parte fue, sin duda, uno de los temas más aclamados de su disco “Reckoning Night” y posiblemente uno de los temas más completos de la carrera de la banda. Esta segunda parte, si bien no llega al nivel de la primera, si que es un tema más que meritorio, que destaca dentro del disco y que, aunque en mi opinión le falta algo de dinamismo para justificar su larga duración, realmente merece la escucha. Por último la banda nos ofrece “On The Faultline (Closure To An Animal)”, una nueva balada a modo de cierre, que sirve de reprise al tema que abría este disco.

Sin lugar a dudas “The Ninth Hour” no es un disco que vaya a complacer a todos los fans de la banda por igual. Es un nuevo giro en el sonido del grupo, un enfoque muy diferente al del anterior “Pariah’s Child” y, aunque tiene algunas cosas interesantes, en mi opinión también tiene otras tantas que no lo son. Correcto, con un gran sonido, bien ejecutado y elegante, pero no sobresale ni destaca especialmente en nada.

TRACKLIST:

01.- Closer To An Animal
02.- Life
03.- Fairytale
04.- We Are What We Are
05.- Till Death’s Done Us Part
06.- Among The Shooting Stars
07.- Rise A Night
08.- Fly, Navigate, Communicate
09.- Candle Lawns
10.- White Pearl, Black Oceans Part II – By The Grace Of The Ocean
11.- On The Faultline (Closure To An Animal)

SONATA ARCTICA son:

Tony Kakko – Voz, Teclados
Elias Viljanen – Guitarras
Henrik Klingenberg – Teclados
Pasi Kauppinen – Bajo
Tommy Portimo – Batería

Puntuación – 6/10
Discográfica – Nuclear Blast
Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos