SOUL APART – ROAD TO SELF

Crítica

Fusión, mezcla, experimentación, oscuridad, introspección… son algunos de los adjetivos que me vienen a la mente cuando escucho este “Road to Self”, el personal primer lanzamiento de los argentinos SOUL APART. Su música es un viaje a los mas recónditos rincones del alma, una visión bohemia del sufrimiento y la frustración humana y, sobre todo, la muestra palpable de que el arte no tiene fronteras, que solo somos nosotros quienes se las ponemos habitualmente para nuestra propia comodidad y, para que negarlo, en pro de esos placenteros enemigos que son la pereza y la holgazanería.

Pero lo cierto es que la música, cuando surge de lo mas profundo del alma, esta por encima de todo eso y es capaz de apoderarse de todo lo que la enriquezca para transmitir aquello para lo que fue creada. Y como muestra las composiciones de Guido Lisioli, el “alma mater” de los argentinos, que bien podrían describirse como una amalgama de espíritus musicales que son canalizados a través de la visión y el alma del rock y el metal progresivo, para formar un todo donde encontraremos elementos folclóricos de diversas partes del mundo, acercamientos a terrenos del jazz, de la música ambiental y new age, etc. Todo ello en pos de un punto de vista lírico muy gótico y lleno de claroscuros, viajante entre burbujas de sentimientos de amor, tristeza y muerte.

La riqueza compositiva de este disco es tal que un análisis global se me antojaría escaso y ligeramente injusto. Es por ello que en este caso le daremos un nuevo enfoque a la review para pasar a desglosar aquellos aspectos mas destacables y reseñables de cada uno de los temas que componen “Road to Self”. Comencemos pues:

Point of departure:

Empieza la mezcla, no sabríamos definir si la introducción explora sonidos tribales, celtas o arabescos, pero pronto tenemos la intima voz de Guido invitándonos a entrar en el peculiar mundo de SOUL APART. Tras la pequeña y delicada introducción el tema se vuelve poderoso como su letra y en el, acompañado de algún coro gutural, el grupo despliega algunas de sus variadas armas.

The always and forever

Tema progresivo que va de menos a más. De un punto intimo y dominado por el dulce piano sobre el que se apoyan los susurros y cantos pausados, a las guitarras de un medio tiempo que se explayan en un gran solo hacia mitad de tema y que nos muestran la cara mas heavy del grupo, pero sin perder la identidad sentimental y profunda con que definen su peculiar estilo. La voz de Guido va adquiriendo potencia a medida que avanza el tema para desarrollar dos fantásticos agudos al final del mismo y acabarlo de la forma más álgida posible. Atractivo y, probablemente, un single perfecto para presentarse ante el mundo.

Moonson

Nos muestra la cara mas espiritual del grupo, mezclando elementos del new age y la presencia de las voces dobladas por el cantante del grupo y la aportación femenina de Sonia Saravia, que se complementa a la perfección con las guitarras acústicas del tema.

Southwest Tango:

Es uno de los momentos más espectaculares del disco, con permiso de otros temas que a continuación desarrollaremos. Es la comunión perfecta entre el espíritu del tango y la técnica del progresivo para ver volar el tema en su estribillo mientras somos capaces de morder la rosa entre los labios e intentar aprender los complicados pasos de baile de un tango interpretado con todo el sentimiento del mundo por su vocalista y teclista. El estribillo me ha recordado mucho a ese gran tema de Dream Theater que es “Hollow Years”.

Three steps of circle

Dividido en tres partes, es la obra magna de SOUL APART, ese tema donde desarrollan todas sus capacidades, su constante exploración de los rincones mas oscuros del alma, la mezcla entre el metal, el gótico y el progresivo, cogiendo aquí y allá el espíritu de improvisación del jazz, el feeling curador (o angustioso) de la música ambiental (y folclórica) y la magia de un piano que a veces parece que toca solo en una habitación para simplemente llorar por aquello que le aflige.

La primera parte, “The Disguised Words”, es un precioso aporte instrumental donde el piano, el cajón y la guitarra acústica, aderezado todo con sonidos ambientales del correr del agua y los susurros corales del grupo, nos transportan a un lugar donde nos encontramos totalmente desnudos ante el frío viento de las almas que nos rodean. Continuamente el grupo es capaz de cambiar con un par de notas nuestro estado de animo y con ellos pasamos de la mas absoluta relajación hacia la soledad y la oscuridad del ser humano, para después de lamentarnos explayarnos con rabia.

Así, la segunda parte, “The announced end”, nos pone en predisposición de lamentarnos y llorar nuestra desgracia ante el eco de nuestra propia voz y el apoyo orquestal del tema, que pronto pasa a ser dominado por una guitarra que llora y una voz que, a modo de speaker, nos transmite cuan ingenuos podemos llegar a ser en esta vida…

Pronto el tema se comienza a acelerar, empezamos a despertar y comenzamos a sentir la furia que precede a la locura («Fury resurrection»). Los instrumentos comienzan a pelearse y el piano rompe para dar paso a la poderosa batería y la voz gutural que acompaña al vocalista en su declaración de principios y su predisposición a regresar mas fuerte que antes, con la lección aprendida. Aparecen elementos del flamenco cuando todo era rabia y de pronto todo vuelve a ser poderoso y volvemos a volar en una de las secciones más heavys de todo el disco para acabar reposando de nuevo sobre la sección de viento y el piano que lo comenzaron todo. Absolutamente genial.

Existencial fear

El alma de los Opeth mas oscuros y apagados y las guitarras flamencas son dos de los elementos mas destacables de esta nueva incursión en los fangosos terrenos de lo interior del alma, que se apoya y descansa sobre el uso del charango y algunos elementos de percusión como el derbake, para golpearnos de nuevo hacia el final con algo mas de garra controlada. Un tema algo gris dentro de las oscuras tesituras de la banda.

While the rain cries

Se trata de uno de los cortes más dinámicos de todo el álbum. La música del grupo viaja de nuevo entre partes totalmente melódicas de guitarras limpias y pegadizas (a la par que implorantes), con párrafos muy asequibles, para primero detenerse y pausarse sobre el piano y la voz y mas adelante volver sobre sus pasos y encontrarse con el apoyo de las guitarras acústicas acabando por todo lo alto, tal y como empezamos.

Road to self

Podría considerarse la balada por excelencia del disco. Aunque el grupo continuamente aporta momentos íntimos y muy sentimentales, es en este “Road To Self” cuando de verdad apreciamos una predisposición perfecta para adquirir ese adjetivo tan ambiguo de lo que es una balada. El grupo en este caso se ciñe más a los cánones, en lo que a instrumentalidad se refiere, de lo que es un tema que transmite un dolor común y fácilmente identificable por el oyente. Probablemente la composición mas bonita del álbum en sentido estricto.

Last Minute Bells

Aquí el grupo regresa a la experimentación, al juego con estructuras muy oscuras y angustiosas que desembocan en una nueva guitarra que apoya la letra de un personaje que dice adiós al mundo, que se despide de su vida y ve pasarlo todo con una mezcla de desesperación y de triste resignación. Ciertos toques extraños, sonidos de ensueño, largas notas y un dialogo de bajo cambian de nuevo nuestros ritmos, nos regalan un nuevo y diferente acercamiento a la despedida del estribillo del tema, para dejar atrás, finalmente, todas las lagrimas y sollozos. Ya hemos muerto.

Roseo f the swamp

Probablemente SOUL APART no serian lo únicos y especiales que son si el piano no fuera dueño de todos y cada uno de los temas y composiciones del grupo. De nuevo el es el encargado de llevarnos de los estados mas atormentados y tortuosos posibles al mas puro y dulce de los sentimientos. “Rose of the Swamp” pasa pronto del lamento a una preciosa historia de amor donde por fin nos sentimos el ser mas alegre del mundo, donde nos subimos al mas alto de los altares y con nuestra guitarra y con un coro orquestal de fondo que asciende y asciende le decimos al mundo eso de… My fateless with you will die… my sweet rose… of my swamped life. Un canto al amor pone fin a todos nuestros sufrimientos… creo que es una gran metáfora de lo que desarrolla este “Road to self”.

Road to self (instrumental)

Podríamos verlo como una versión del tema previo de la banda. Pero en realidad se trata una canción totalmente nueva donde el whistle reemplaza a la voz y le da nuevas fronteras a una composición que en esta ocasión se convierte en una pieza maravillosa de folk celta y espiritual. Ese celta capaz de transportarnos en un instante a la mas alta de las verdes colinas escocesas donde seremos capaces de vernos sentados, con los ojos cerrados y disfrutando del incesante golpeo de la brisa del mar y, quizás, el repicar de la lluvia al caer.

Poco más me resta por añadir. La producción de un disco de este calibre compositivo podría estar mucho mejor en temas como la batería, la aportación de las guitarras o la saturación de la voz pero, en definitiva, es algo que estará por llegar si este joven grupo sigue trabajando en ideas como las que llenan este primer lanzamiento.

Os invito a que descubráis por vosotros mismos lo que os acabo de contar, por que ciertamente merece la pena para aquellos que disfrutéis de la fusión y las composiciones mas intimistas del metal. Os invito a que apartéis el alma de vuestro cuerpo y le pongáis música a lo que veis…

SOUL APART son, actualmente:

Guido Lisioli – Voz
Juan Pablo Ordoñez – Guitarra
Rodrigo Goçalvez – Bajo
Iván Solomonoff – Teclados
Sebastián ABT – Bateria

Compusieron y grabaron este disco

Guido Lisioli – Voz
Edu Fonseca – Guitarras
Keky Gonzalez – Teclados
Rodrigo Goçalvez – Bajo
Alejandro Moore – Bateria y percusiones

TRACKLIST:

01- Point of Departure
02- The Always and Forever
03- Moonson
04- Southwest Tango (grey melodies)
05- The Three Steps of Circle
a. The Disguised Words
b. The Announced End
c. Fury Resurrection
06- Existencial Fear
07- While the Rain Cies
08- Road to Self
09- Las Minute Bells
10- Rose of the Swamp
Bonus track
11- Road to Self (instrumental version)

Puntuación: 9

Autor: Daniel Velasco

<< volver a discos