SOULSPELL – A LEGACY OF HONOR

Crítica

Parece que este año las Metal Operas están en alza, porque contando con la inminente “Legado De Una Tragedia”, este 2008 que se va quedando atrás nos ha traído ni más ni menos que ¡nueve! discos de estas características. “Soulspell – A Legacy of Honor” nos llega desde Brasil como la primera obra de estas características creada exclusivamente por artistas brasileños.

Concebida por Heleno Vale, la obra nos cuenta la historia de Tobit, un joven perturbado por visiones de sus vidas pasadas. En un recorrido por la historia y la guerra, Soulspell va desgranando un estilo musical afianzado sobre el más elaborado Power Metal, incluyendo elementos del Hard Rock, el Heavy Metal e incluso pequeños vistazos de Prog aquí y allí.

El disco arranca con “The Gathering” una intro instrumental que crea un ambiente épico de luces y sombras, preparándonos para iniciar un viaje sin retorno. Muy bien compuesta y con unos arreglos excelentes, el tema da paso a “Age Of Silence”. El tema nos permite escuchar a Leandro Caçoilo (Tobit), Tito Falaschi (Arlim), Christian Passos (Hermes), Nando Fernández (Samael) y Iuri Sansón (Amon). Con cambios de ritmo, pegada y una melodía pegadiza, el tema se muestra como un verdadero himno de Power Metal perfectamente interpretado. Se trata de un tema bastante elaborado, con un gran trabajo a las guitarras. Todos los cantantes en este tema se complementan a la perfección. Todavía sorprendidos por el gran tema que es “Age Of Silence”, le llega el turno al siguiente corte, llamado “Troy”.

Junto a Tobit, Samael y Hermes nos encontramos con Judith(Daisa Munhoz) y Achilles (Renato Tribuzy). El estribillo de este tema es asombrosamente bueno y no puedo sino quitarme el sombrero ante las interpretaciones de Tribuzy y sobretodo Christian Passos, que en este tema se muestra enorme. De nuevo se trata de un corte de puro Power Metal con una gran carga épica (que en general envuelve a todo el disco), con el añadido de un solo emotivo y muy bien ejecutado.

Arlim, Judith y Haamaiah (Maurício Del Bianco) ponen voz a “Alexandría”, el cuarto corte de este disco. El tema comienza con un temo más lento que los anteriores y una bonita intro de teclado. La entrada de la batería acelera el tema ligeramente, pero se mantiene en el medio tiempo de corte épico, con estrofas muy bonitas y una sección instrumental muy bien cuidada. Tito Falaschi y Daisa Munhoz son en este tema los que más destacan. Nuevamente las seis cuerdas ofrecen un trabajo sin puntos negros y podemos disfrutar de un interesante solo. Llegados a este punto nuestras expectativas en el resto del disco están muy altas. El trabajo realizado hasta ahora ha sido de un nivel muy alto. Por fortuna, no vamos a ser defraudados.

“Milvian Bridge” comienza con un piano y la voz de Leandro Caçoilo (Tobit) envolviéndolo todo. El tema tiene un tempo lento y cargado de melodía. El estribillo es pegadizo y fácil de corear.. Junto a Tobit podemos escuchar a Samael y Hobb (Bruno Maia), interactuando en estrofas y estribillos de forma perfecta. El tema tiene unos cuidados arreglos que le dan trasfondo y contribuyen a crear la atmósfera melancólica y algo oscura necesaria. Hacia la mitad el tema se acelera ligeramente y la voz de Nando Fernándes nos da lo mejor de si para desembocar en el estribillo, ahora compañados por una excelente labor a las seis cuerdas. El tema mezcla en su sonido lo mejor del Power Metal y del Hard Rock melódico en uno de mis cortes preferidos del disco.

“The Blacksmith” tiene cierto regustillo progresivo en su composición. Tras una corta intro instrumental Leandro Caçoilo y Christian Passos hacen su entrada sobre melodías vocales muy bien trabajadas y con cierta influencia de Symphony X. La canción también nos permite escuchar a Nando Fernández de nuevo. Un buen trabajo sobre el papel suele verse reflejado en un buen tema. Un épico estribillo y un buen solo ponen la guinda al tema.

Hasta ahora el disco ha transcurrido realmente bien. No se trata de la obra más original que se haya visto estilísticamente, pero saben lo que hacen y se nota. El resultado de los temas hasta aquí es muy bueno, con pequeños detalles mejorables, pero sin duda de un valor incalculable para los fans del estilo

“The Impaler” nos ofrece unos interesantes arreglos y un impresionante solo de guitarra como introducción al tema. De pronto el tema rompe con una melodía y un riff pegadizos. Arlim nos da la entrada a una conversación entre Tobit y Hobb, durante la que vamos a disfrutar de cambios de tempo habituales, melodías bien trabajadas y muy agradables y la dosis necesaria de épica para que el tema sea una bomba. Unas gotitas de progresividad en la estructura y los arreglos y como guinda otro gran solo.

La historia de nuestro particular joven continúa en “A Little Too Far”, con la intervención de Tobit, Judith y Hobb, el corte podría definirse como una “power ballad” de las que tanto nos gustan. Lleno de feeling y fuerza, me parece uno de los temas mejor trabajados de todo el disco. Daisa Munhoz brilla con luz propia en este tema. A lo largo de sus líneas podemos escuchar el agradable sonido de una guitarra acústica y de nuevo, un emotivo y bien ejecutado solo. El Hard Rock predomina en este tema sobre todo lo demás, con unas gotitas de progresividad en las melodías vocales.

“Army Of Just One Mind” vuelve a la velocidad y la energía de temas como “The Blacksmith”, el corte vuelve a mezclar Power Metal con ligeros toques de progresivo, apoyados sobre un riffing constante y agresivo. Tobit, Hermes y Samael vuelven a hacerse cargo de las voces de forma magistral. El siguiente tema es el que da nombre a este proyecto: “Soulspell”. Es un corte épico, con fuerza y un buen juego de luces y sobras además de Tobit y Judith, nos presenta un nuevo persona, Highlord (Mario Linhares). Muy bien trabajado en todos los aspectos, tiene lo necesario para ser un buen single y funcionar bien en directo.

“Weight Of Evil” cambia algo de la carga épica de “Soulspell” por un poco más de caña en las estrofas y el riffing. El tema consigue mantener la atención del oyente después de un largo viaje y lo hace gracias a un gran trabajo a las voces de Leandro Caçoilo, Daisa Munhoz y Mario Linhares y sobre todo a una buena labor instrumentalmente hablando. Para acercarnos un paso más al final nos encontramos con “Eternal Skies”, con Tobit y Highlord poniéndole voz a un tema esperanzador y muy cercano al Hard Rock, con una gran melodía y buen feeling. Compositivamente es bastante sobrio y las guitarras vuelven a ofrecernos su mejor cara.

El ultimo corte de este disco es el más trabajado de todos. Cuenta con unos grandes arreglos y una monumental interpretación instrumental. Tobit, Samael, Judith y Haamaiah le ponen voz a “The Last Life”, un corte de más de nueve minutos en los que la formación nos ofrece una cuidada demostración de todos los elementos que enriquecen su sonido, desde el Power Metal hasta el Metal progresivo, sin olvidar el Hard Rock y retazos de un metal neoclásico muy agradable en algunas melodías de guitarra. Nando Fernándes vuelve a llevarse el gato al agua en este tema desde mi punto de vista, aunque el resto de vocalistas rayan a un alto nivel.

Sin lugar a dudas SOULSPELL – A LEGACY OF HONOR es un trabajo de primer nivel, imprescindible para todos aquellos que disfrutasen de las dos primeras entregas de AVANTASIA. De hecho este disco no tiene nada que envidiarle a esas dos obras. Quizás solo en pequeños detalles de la producción (que por otra parte, es muy buena). Un disco interesante de escuchar, muy disfrutable y lleno de talento. Puede que algunos de los artistas que aparecen en este disco no sean tan conocidos como los que Tobias Sammet reunió para Avantasia, pero tras escuchar este disco queda muy claro que estos brasileños saben hacer muy bien su trabajo. Altamente recomendable.

PERSONAJES:

Renato Tribuzy (TRIBUZY) – Achilles
Iuri Sansón (HIBRIA) – Amon
Leandro Caçoilo (ETERNA) – Tobit
Tito Falaschi (ex-SYMBOLS) – Arlim
Christian Passos (WIZARDS) – Hermes
Nando Fernándes (HANGAR) – Samael
Bruno Maia (TUATHA DE DANANN) – Hobb
Mário Linhares (ex-DARK AVENGER) – Highlord
Daisa Munhoz (VANDROYA) – Judith
Maurício Del Bianco (INNERFORCE) – Haamiah

SOULSPELL:

Tito Falaschi – Bajo (SYMBOLS)
José Cardillo – Teclados (ETERNA)
Daniel Manso – Guitarras (VANDROYA)
Thiago Amendola – Guitarras (AMENDOLA)
Cleiton Carvalho – Guitarras
Fabiana Oliveira – Teclados
Heleno Vale – Batería

Puntuación: 8

Autor: David Rodrigo (Coon)

<< volver a discos