SPIDERS – SHAKE ELECTRIC

Crítica

Afincados estilísticamente en la década de los 70, pero fundados no hace más de cuatro años, los suecos SPIDERS regresan a la palestra con su segundo larga duración, un disco titulado “Shake Electric” con el que pretenden cosechar las buenas impresiones causadas en su debut “Flash Point” de 2012.

spiders2

Amparados por Spinefarm Records y Reaktor Recordings/Universal Music, el cuarteto nos presenta un trabajo en el que va a destacar, en especial, su sonido añejo no alérgico a pequeños toques modernos en el tratamiento de sus guitarras. Un disco compuesto por diez escuetos y directos temas que exploran la cara más visceral y directa de la década comentada al inicio de esta reseña. Lejos quedan la psicodelia y lo trascendental, puesto que SPIDERS se expresan mejor en un tono mucho más crudo y rítmico, algo muy cercano a la esencia del rock buscada en aquella época por unos primigéneos AC/DC que, en este caso, se vieran comandados por la voz semi-rota de una Ann-Sofie que pronto se convierte en santo y seña de la formación.

Pero la referencia a AC/DC es simplemente un marco excesivamente genérico. Una aproximación más exacta incluiría nombres como KISS o THE STOGES y no despreciaría una evidente pero más tardía influencia de sus compatriotas THE HIVES con un toque a punk de garage que se ve reflejado en el hecho de que el cuarteto sueco ha querido grabar este nuevo trabajo íntegramente en directo desde el estudio, cosa que, junto a la certera producción de Mattias Glava, le da a la grabación un aspecto orgánico y crudo ciertamente agradable.

Todo en “Shake Electric” nos habla de una banda que sabe lo que se hace, en especial en lo que respecta a las guitarras de John Hoyles, que son acompañadas de forma natural y muy suelta por la base rítmica formada por Olle Griphammar al bajo y Richard Harryson a la batería. SPIDERS despliegan su amor por el rock más clásico a través de un disco que supera, por poco, la media hora de reproducción y que, a pesar de todo, tiene sus altibajos compositivos, cosa que no menosprecia la calidad de sus componentes, pero si devalúa ligeramente la impresión de un disco con un sentimiento realmente conseguido.

La cosa comienza de forma perfecta con el boogie rock de “Mad Dog” y se adereza de forma perfecta con el tema que da título al disco, un corte que tiene ese algo capaz de trascender a la escucha e instalarse en tu cerebro. Hay en él incluso cierta épica setentera que, aderezada con la armónica final, da buena cuenta de las buenas maneras con las que se desenvuelven estos escandinavos.

Tras un inicio tan prometedor, debo decir que me esperaba más de un disco que, en su parte intermedia sufre un bajón considerable. Tanto “Bleeding Heart” como “Only your skin” resultan algo grises y anodinos, mientras que “Lonely nights” recupera el pulso sin aportar nada excesivamente interesante más que un ritmo que los propios AC/DC ya exploraron con acierto a finales de los ’70.

Pasado ese bache, el impulso y la inspiración regresa de la mano de cortes más enérgicos y veloces como “Back on the Streets” y “Control”, ambos viscerales y crudos dentro de las tesituras rockeras que maneja el grupo, y se magnifica y muestra en toda su gloria con “Give Up The Fight”, uno de esos temas que uno sería capaz de identificar como clásico nada más escuchar. Funciona incluso en su repetición y nos entrega a un Ann-Sofie absolutamente brillante, demostrando una capacidad interpretativa que extenderá con gran acierto a la balada “Hard Times”, un claro homenaje a la influencia que la carrera de Janis Joplin ha supuesto, más que probablemente, en la formación de SPIDERS.

Para finalizar la banda se toma su tiempo para lucir instrumentalmente en una más elaborada “War of the World”, corte que establece puentes más claros con el evidente gusto que sus miembros tendrán también por el legado de LED ZEPPELIN y que nos habla de una banda con futuro, una banda llamada SPIDERS que los amantes del rock clásico con toques garage deberían añadir a su reproductor para que, cuando los suecos hayan superado los altibajos que hay en este escueto pero interesante “Shake Electric”, que lo harán, no les pille de nuevas.

spiders_discoTRACKLIST:

01-  Mad Dog
02-  Shake Electric
03-  Bleeding Heart
04-  Only Your Skin
05-  Lonely Nights
06-  Back on the Streets
07-  Control
08-  Give up the Fight
09-  Hard Times
10-  War of the World

Formación:

Ann-Sofie – Voz
John Hoyles – Guitarra
Olle Griphammar – Bajo
Richard Harryson – Batería

Puntuación: 6,75/10

Discográfica: Spinefarm Records

Autor: Dany Velasco

<< volver a discos