Starggia -The Chosen One

Crítica

Primer larga duración de este quinteto hard y power-melódico granadino con algún que otro toque progresivo, AOR, e incluso andalusí, formado en marzo de 2016 por tres de los componentes de Azrael, a los que se unen el tenor lírico Sito Fons al micro y Tino Torres a las baquetas.

Sus influencias musicales abarcan un gran abanico de fuentes: el power germano (Blind Guardian, Avantasia, Gamma Ray), el rock clásico (Queen, Boston, Gary Moore) o el neo-progresivo (Marillion, Fish) y la temática humana que impera en sus canciones se basa en el amor, la libertad, la vida y la muerte, la lucha entre el bien y el mal… 

The Chosen Ones” completa y eleva al magnífico y homónimo EP de adelanto “Starggia”, editado a finales de 2016. El trabajo se puso a la venta el pasado 23 de Noviembre en formato físico a través de su web (starggia.com) y en el legendario Rainbow Metal Pub de Granada; y en formato digital en todas las plataformas online, vía On Fire Records con 10 pistas de 51 minutos de duración.

Se abre la lata con el lick hard dulzón (tipo Seoane’s Burning Kingdom) de “Angel of Light”, pieza más larga del CD, muy asequible, con mucho gancho, potente base rítmica, adornos de sintetizador, partes tétricas, otras más animadas y otras de aires eclesiásticos que nos narran la caída de Lucifer. Los interludios son muy cromáticos e intensos y hay un algún que otro coro andalusí al final del tema en castellano que revela el origen de la banda. El corte sigue progresando con un final relajante donde los instrumentos se recrean mientras Mario Gutiérrez se marca un solo de guitarra veloz y afilado y el piano pone punto final con un bello pasaje de música clásica. Temazo redondo y completo sin paliativos!!

Le sigue “One”, track más corto y directo, que el propio guitarrista compuso para su hijo, y cuyo fantástico riff es deudor del “Peace of Mind” (Boston), la estrofa se me antoja de reminiscencia “Every Breath You Take” (The Police) y la parte de pegada más dura me recuerda a los Maiden del “Somewhere In Time”. También destacan sus arreglos a las seis cuerdas y a las teclas.

A continuación su primer clip, otro pedazo canción de hace dos años, “Replicants – Our Quest for Eternity”, extravagante y de aires poperos pero que te atrapa desde el segundo cero con su fraseo a ritmo robotizado, su adictivo y vertiginoso puente cargado de silencios: “Give it, give it, give it away… Oh!!!” y su pomposo y majestuoso estribillo in crescendo al estilo Hansi Kursch, donde Sito realiza un excelente trabajo. La pista progresa con un break de teclado a lo “Tubular Bells” (Mike Olfield) de Javi Saavedra y otro acelerado a la par que fabuloso solo de Mario, digno del gran Kai Hansen. También tiene un interludio casi a capela, partes narradas y una sección de coros perfecta para que la cante una audiencia en directo. Es el tema que más me ha sorprendido y gustado del trabajo.

A renglón seguido una canción más sosegada, “One Way Ticket”, un hard rock melódico bastante clásico y molón con un claro mensaje de mirar el horizonte y no mirar atrás. El punteo profundo e intenso (de cierta onda Satriani) nos lleva a otros ambientes y de nuevo a un estribillo que es más pegajoso que el super-glue.

Con la épica folk evocadora del “Wild Frontier” de Gary Moore se inicia el segundo clip “Where the Wind Goes”, medio tiempo tristón también rescatado de su ópera prima donde destaca el coro, que el front-man borda y ejecuta con un timbre muy a lo José Andrea (Mago de Oz) y que me recuerda un huevo a la “La Rosa de los vientos”, de los Mago. También brilla con luz propia el virtuoso corremástiles de los Azrael que nos deleita con otro fenomenal solo a las seis cuerdas.

Justo en el ecuador de la obra, volvemos con otro hard vacilón tipo Burning Kingdom, “I Just Wanna”, también editada en 2016 y que tiene un bonito y edulcorante lick, muchos coros (uoohh, yeehh), un potente estribillo y otro genial y espectacular solo con tappings.

Un bonito arpegio inicia su último clip, la también rescatada “Stand By Me”, balada romántica que bien también podrían firmar los Blind Guardian. Tiene grandes punteos con mucho feeling e intensos bends de Mario, notable apoyo coral y un bonito cambio de tono para seguir implorando a su amada que permanezca junto a él.

Con el zumbido de un riff tipo avispero da comienzo el title-track “Chosen Ones”, de onda más moderna y operística (Avantasia), conformando un track bien definido en sus partes, bridge con potentes coros y otro estribillo que se desparrama super melódico pero con pegada y, para no decaer, una sucesión de licks neoclásicos y barrocos para ensalzar un tema que finaliza al estilo Yngwie y con un claro y positivo mensaje de que todos somos elegidos: “You are chosen too”.

En la recta final y con ambientes atmósfericos: sintetizador, juego de charles, nuevos arpegios, acordes ultracongelados y gran protagonismo de las 4 cuerdas de Juanma Salas; nos encontramos con la suavidad inicial de “What Else”, donde Sito da, de nuevo, el do de pecho con otro fantástico estribillo y unos coros celestiales sumado al ritmo de las cajas dan cabida a un punteo más ligero y armonioso en esta ocasión.

Para el cierre Starggia nos reservan “Requiem Aeternam”, extensa y compleja pieza que arranca con una intro lúgubre y romántica de piano (a lo Frederic Chopin), al que sigue un efímero y tétrico riff de guitarra que va a ser el hilo conductor del tema. La canción es progresiva y de opereta y también recuerda a Blind Guardian en su desarrollo. Tiene un gran protagonismo de Javi al piano, un sobresaliente trabajo lírico, redobles militares, muchos pasajes y, como no, un solo donde Super Mario saca nuevamente filo a sus cuerdas e, incluso, se adorna con la melodía principal del primer movimiento de la sinfonía Nº40 de Mozart, en fin, una pasada. La parte final se acelera con ritmos netamente power metal (Gamma Ray) y el desenlace es errático, pleno de coros y con campanas fúnebres.

Excelente remate para un disco muy recomendable para regalo de Reyes, variado y muy cuidado en detalles de un proyecto que, en principio iba a ser una banda de versiones (Flying Dicks) pero que se consolida y, de qué manera, con este brillante segundo lanzamiento: trabajo muy ameno y asequible a primera escucha, con bonitas e ingeniosas composiciones, gran fusión de estilos y donde destaca el buen hacer de todos los miembros del combo nazarí, a tal punto que no te van a permitir despegar el oído del CD de principio a fin. Ganas tengo de ver todo este material en vivo y si hubiera llegado antes a mis manos no cabría duda que hubiera estado en mi top-10 nacional así que preparaos porque la diosa cósmica de la sabiduría, la fuerza y la belleza ha despegado. Up the Starggians!!!

El álbum fue grabado en sus estudios caseros del grupo y producido por el guitarrista Mario Gutiérrez, salvo las voces que fueron grabadas por Pedro Sillero en su estudio «La Factoría del Ruido«. El diseño y work-art de la portada con un escenario utópico, donde seis pandilleros supervivientes contemplan una ciudad en destrucción es obra del también granadino Francis Casanova en colaboración con Tino Torres.

Starggia son:

Mario Gutiérrez – Guitarra
Juanma Salas – Bajo
Javier Saavedra – Teclados
Tino Torres – Batería
Alfonso Fernández (Sito Fons) – Voz Principal

Listado de Canciones:

  1. Angel of Light
  2. One
  3. Replicants – (Our Quest 4 Eternity)
  4. One Way Ticket
  5. Where the Wind Goes
  6. I Just Wanna
  7. Stand by Me
  8. Chosen Ones
  9. What Else
  10. Requiem Aeternam

Sello: On Fire Records

Puntuación: 9 /10

Autor: Paco Rodriguez Belmonte

<< volver a discos