STONE SOUR – HOUSE OF GOLD & BONES. PART I & II

Crítica

Muchos artistas aseguran no haber tenido nunca un ídolo que fuese una insignia de sus aspiraciones. En mi caso, confieso que es todo lo contrario y quizás ese sea el motivo por el cual he preferido escribir sobre ellos en lugar de ponerme a diario a intentar arrancar a duras penas un maullido de gato a una guitarra. No sé si los descubro yo por curiosa, supongo que más bien se me presentan como una aparición casi mística. De repente escuchas a alguien cantar pero no canta, sientes que realmente alguien te está hablando y cuenta historias que crees entender. Algo conecta contigo y no sabes a veces por qué, pero lo hace.

Este es mi caso con COREY TAYLOR. Tres años han pasado desde el “Audio Secrecy” y cada paso que ha dado COREY TAYLOR a lo largo de su carrera es cada vez más certero, evolucionado, con buen ritmo y le conduce hacia un estilo más sólido. Llama la atención como se nota que en sus inicios no conseguía esa coherencia y definición en su música como la que claramente se va vislumbrando en sus últimos discos. La evolución en los temas también es notable, a diferencia de la rabia desatada de los sociópatas SLIPKNOT, va acercándose cada vez más a lo más personal y al desasosiego existencial con STONE SOUR. Parece ser que al final el ser humano detrás de la máscara se impone a su alter ego.

En una explosión de creatividad MR. TAYLOR no ha podido elegir menos de 23 canciones para este cuarto trabajo (incluyendo un bonus track en sendas partes exclusivos de las ediciones japonesas), por lo que ha sido necesario organizarlas en dos álbumes que constituyen una misma obra conceptual. La columna vertebral sobre la que se estructura toda la obra es lo importante que es nuestra capacidad de acción para alcanzar los objetivos que nos ponemos a lo largo de nuestra vida. Esto se plasma a través de un curioso argumento que se va descubriendo a través de la historia que cuenta cada canción.

En resumen, ser Humano sumido en el dolor y ahogado como si estuviera sumergido en agua despierta en otro mundo donde irá conociendo varios personajes que le irán mostrando su camino. Al llegar a ese mundo, hombre llamado Allen le revela al Humano recién llegado que con él vendrá la “Conflagration” y antes de que ocurra debe encontrar “La Casa de oro y huesos”. A los que deseen profundizar más en el tema les informo de que el mismo COREY ha escrito una serie de comic con el apoyo del dibujante Richard Clark inspirada en estos discos por lo que, incluso, la ha titulado de la misma forma. ¿Alcanzaremos “The House of Gold and Bones? ¡Vamos a verlo!

Da comienzo la primera parte con el primer single “Gone Sovereign” de energía contenida hasta que con un grito el sonido se convierte en una patada en el estómago. Ya desde la primera canción se hace patente la versatilidad de la voz de TAYLOR empujado al oyente desde los agresivos graves hasta las más perfectas y controladas voces limpias. Pero, además, el virtuoso de la guitarra JIM ROOT, con quien hace siempre un equipo titánico, nos regala unos solos complejos y vertiginosamente rápidos. ¡Ay, qué harías sin él, COREY! El siguiente paso en esta primera etapa del camino es “Absolute Zero” donde la contundencia de la batería contrasta con la versatilidad vocal caracterizada tanto por la contención de la voz y la entonación como por la más alta intensidad. Esta canción es muy representativa de la línea que sigue el disco caracterizado por un considerable contraste de altibajos emocionales.

Podríamos decir que estos dos trabajos son una montaña rusa donde la intensidad que se requiere para transmitir cada sentimiento está perfectamente graduada. “A Rumor of Skin” quizás es la más monótona, en una potente afirmación de autosuficiencia ante la soledad. Ahora necesitamos hacer una parada para descansar en el viaje. Con “The Travelers – Part I” se nos introduce en una atmosfera solitaria e introspectiva hasta que los precisos punteos de guitarra nos dan pie a recuperar la fuerza a la que STONE SOUR nos tienen acostumbrados. Por otro lado, en este tema, también se deja ver más la faceta de cantautor de COREY TAYLOR. Los arreglos de instrumentos de cuerda también le da un sentido más épico si cabe al tema.

La siguiente en sonar es “Tired” muy lineal y arreglada con instrumentos de cuerda lo que es un original avance en el estilo del grupo ¿Pero qué os creíais? ¿Qué os iban a dar tregua? Estamos hablando de miembros de SLIPKNOT no se van tranquilos hasta no habernos metido caña en el cuerpo. En “RU486” sacan toda la furia que llevan dentro, es una canción muy potente que les traerá buenos recuerdos a los fans y en la que el rubio de Iowa recupera su voz más brutal.

De cualquier forma, ya hemos dicho que este trabajo está lleno de diferentes matices. Con “My Name is Allen” retoman la riqueza de melodías y un tempo más pausado. Es necesario ir relajando el ambiente paulatinamente para introducir “Taciturn”, la balada de la saga, ya con denominación de origen “Corey Taylor”. Si me preguntáis no sabría compararla, por ejemplo, con la ya legendaria “Bother”.

Mientras que esta evoca más resentimiento, “Taciturn” hace que te invada un sentimiento de tristeza por algo perdido. Son distintas, mientras la primera es más acústica y sencilla, la melodía de la segunda no es tan lineal. Otra novedad es que se le ha dado protagonismo a instrumentos con los que no se han atrevido anteriormente como con el piano que podemos escuchar al principio de “Influence of a Drowsy God” o también en “The Travelers – Part II” que parece un outro para dar paso al tema final “Last of the Real” pieza con la que te das cuenta de porqué COREY TAYLOR ha sido elegido en los Golden Gods de este año mejor cantante. Este tema te llena de adrenalina con un fraseo que no da pié a la pereza, sosteniéndote en lo alto durante toda la canción. En resumen, es todo un ejemplo de madurez que no pudiera, a lo mejor, haber sido compuesto seis años atrás.

Vamos con la segunda etapa del viaje. HOUSE OF GOLD & BONES. PART II se presenta con “Red City” curioso comienzo con atmosféricas melodías y originales toques de percusión metálica, además de piano. Realmente algo novedoso respecto a lo que nos tienen acostumbrados hasta ahora. Las guitarras pasan a un segundo plano hasta que vuelven con fuerza en partes decadentes al más puro estilo “doom”. Es muy diferente a “Black John” con el que pegamos otro subidón y el ritmo se agiliza. Se trata de una dura canción de rock con un guitarreo final impactante.

Continuamos con la épica “Sadist” que nos sorprende por sus cambios se ritmo y nuevos efectos en la guitarra muy innovadores. Atención al sonido y al potentísimo guitarreo realmente particular también en “Peckinpah” donde también las hábiles manos de ROOT se lucen de forma muy brillante en sus solos. “Stalemate” nos devuelve la potencia que queremos en un gran disco de metal. La batería y los riff llenos de energía con un esquema muy “dead metalero” de nuevo se imponen a lo melódico. Definitivamente el oyente tranquilo no se queda escuchando este variadísimo disco. En “Gravesend” llama mucho la atención el arreglo de una de las guitarras que suena como si fueran sonidos programados, los cambios bruscos de fuerza entre la voz gutural de TAYLOR y su voz limpia que recuerda mucho a la línea que suena en las más modernas bandas de rock o metal alternativo estadounidenses. Un rompedor riff que para nada te suena a nada que hayas escuchado en las anteriores canciones da paso a “’82”. Aquí también se muestra una guitarra sorprendentemente distorsionada o arreglada con un eco metálico muy muy original. Se nota que es un momento en el que COREY ya no les queda casi nada que demostrar y han derrochado creatividad sin límites ni cohibirse por el mercado del metal.

En “The Uncanny Valley” siguen jugando con las mezclas entre guitarras acústicas y eléctricas, aunque sin dejar a un lado ese sonido de rock norteamericano tan característico. A continuación, aparece la “canción puente” “Blue Smoke”, realmente psicodélica y muy a lo PINK FLOYD, para dar paso a “Do me a Favour”, uno de los puntos fuertes de esta segunda parte que han situado más cerca de la traca final del disco. Es pegadiza, y sonará potente en sus shows seguro. Para mantener esa cohesión a lo largo de los temas, es curioso cómo para terminar “The Conflagration” recupera una estrofa de “The Travelers –Part I”. En este penúltimo paso hay que poner la oreja en cosas que no nos dejan de sorprender como el protagonismo del piano acompañado por una base rítmica que suena un poco programada o el uso de instrumentos de cuerda para confeccionar una balada con mucha carga emocional, coronada por un solo de guitarra muy a lo GUNS N’ ROSES. El piano con percusión metálica junto con el guitarreo muy blues es una delicia.

Y llegamos al final de la travesía con la pieza que da título a la obra “House of Gold & Bones” que pone la guinda propinando un último golpe de K.O. Apoyado por un riff muy dead metal, COREY vuelve a desatar por momentos su voz más potente combinada de nuevo por las vertiginosas cuerdas de ROOT y otros registros más rockeros en el estribillo. Se tarta de uno de los temas auténticos de puro metal sin nuevos elementos como nos encontrábamos en otras muchas que hemos repasado.

El disco es muy cambiante y no mantiene una contundencia lineal. Quizás a algunos les acabe resultando algo largo, sobre todo, porque es cierto que hay parones como los “Travelers” que pueden hacer la escucha densa. Pero no se tarta, en esta ocasión, de la “tralla” por la “tralla”, sino de sentarse a escuchar con detenimiento, aunque encontremos temas también extremos como siempre nos venían dado. STONE SOUR es, claramente, el patio de recreo de Corey Taylor donde se encuentra cómodo y campa a sus anchas, lo que se hace notar en el resultado de su música. Aconsejo no juzgar la autenticidad del disco por su nivel de brutalidad. Esta cualidad tiene que ver con la fidelidad a las convicciones propias y a esta obra le sobra honestidad de principio a fin. Estoy deseando disfrutar de la descarga de este gran trabajo en directo.

STONE SOUR son:

Corey Taylor: voz.
James Root: guitarra.
Josh Rand: guitarra rítmica.
Roy Mayorga: batería.
Johny Chow: bajo.

TRACK LIST: STONE SOUR – HOUSE OF GOLD & BONES. PART I

01- Gone Sovereign
02- Absolute Zero
03- A Rumor of Skin
04- The Travelers – Part I
05- Tired
06- RU486
07- My Name is Allen
08- Taciturn
09- Influence of a Drowsy God
10- The Travelers – Part II
11- Last of the Real

TRACK LIST: STONE SOUR – HOUSE OF GOLD & BONES. PART II

01- Red City
02- Black John
03- Sadist
04- Peckinpah
05- Stalemate
06- Gravesend
07- ‘82
08- The Uncanny Valley
09- Blue Smoke
10- Do me a Favour
11- The Conflagration
12- The House of Gold and Bones

Puntuación: 9
Discográfica: Roadrunner Records
Autor: Rosa D. García

<< volver a discos