SUICIDAL ANGELS – SANCTIFY THE DARKNESS

Crítica

De nuevo desde Grecia nos llega una grata sorpresa en forma de nuevo álbum por parte de los Thrashers Suicidal Angels, que nos vienen a presentar su segundo larga duración tras ese “Eternal Domination” que terminara de darlos a conocer dentro de este mundillo, uno de los puntos más importantes para el nuevo trabajo del que hablaremos en líneas posteriores, es que sale bajo el auspicio del sello internacional Nuclear Blast, lo cual ya nos da una idea de lo que más o menos podemos encontrar dado que este tipo de sellos en rara ocasión suele sacar mierda a la calle por albergar en sus entrañas bandas de cierto nivel.

El disco que nos acontece ha sido titulado “Sanctify the Darkness”, dejando once temas con una duración de casi cuarenta minutos de un thrash metal que monta a caballo entre el old school europeo y esos discos que están apareciendo ahora por nuestro continente con un claro sabor a sangre nueva, aunque puntualmente se vean también ciertos despuntes de claro metal americano. Tenemos que decir que pese a que supone una vuelta de tuerca más a lo que ya fuera su primer trabajo y aunque el disco sea bastante bueno en general, no supone una obra maestra tal y como he podido escuchar en muchos comentarios, más bien dista mucho de convertirse en algo parecido aunque bebe de un gusto complejo muy interesante que lo alza como un buen disco.

Antes de empezar a hablaros tema por tema, hay que apuntar que el disco tiene un detalle muy positivo y es desarrollarse bajo una clara línea recta (en lo que a composición se refiere), los temas van a lo que van de manera muy clara y esto es algo para agradecer a la banda, ya que todos dentro de una misma tónica, llevan un mensaje similar y no nos quitan la idea de la cabeza, desde la primera nota al último compás.

Medio minuto, será el necesario para que el disco comience una gran descarga con “Bloodthristy” y es que como buenamente indica; muy sedientos de “sangre” la banda comienza un tema explosivo de pegadizos líricos con una voz que dista bastante de lo que ya escucháramos en la primera edición de la que hemos hablado en líneas superiores. Las guitarras son afiladas y la batería queda bien marcada en un volumen muy adecuado todo ello para no robar protagonismo a una voz que termina por hacerse “amiga” a lo largo del disco.

En “The Pestilente Of Saints” ya se reconocen fácilmente esos despuntes de metal americano de los que hemos hablado, con un ritmo muy característico de otras vertientes como es el crossover, la banda nos deja caña a “cascoporro” desde el principio hasta el fin, de hecho es que la mera introducción, ya nos enseña las ganas de estallar que tiene la canción.

Ni que decir tiene que “Inquisition” es un tema que me enamoró desde la primera escucha, por esa introducción de ritmos tan “cercanos”, que no hacen sino que meternos en el bolsillo de la banda, si bien la voz en un primer instante juega a lo que no es y nos puede dar lugar a confusión, es un tema muy interesante.

Para continuar con esta vorágine de thrash metal, nos presentan “Apokathilosis” que comienza rápida y precisa desde el primer segundo, con bases alternas y un gran trabajo de la guitarra “rítmica” en todo momento, relegando la voz de Nick a un plano secundario. Sin duda alguna es un gran tema para disfrutar de los instrumentos.

Y vamos ahora con “Lies”; corte que se alza como uno de los de menor duración del disco y que presenta la idea básica de dar cera porque sí, voces muy rápidas que giran quizás un poco la voz que hemos podido escuchar en el resto de canciones superiores, con muy buen resultado, y cambios tonales en algunas partes que nos harán disfrutar al igual que los desafiantes sonidos de las guitarras.

“No More Than a Illusion” es el tema central del disco y ha sido perfectamente bautizado ya que tras varias escuchas del mismo, no me puedo creer lo tremendamente rápido que se llega a este, parece siempre como si me acabara de colocar el disco en la cadena para escuchar únicamente este corte, si bien no me queda clara la idea de las voces inferiores en esta canción, pienso que es la propia lírica la que sale del todo perdiendo.

El caso siguiente es un tema (“Atheist”) de extrema complejidad desde un primer momento; lo atractivo del corte reside en la melodía inicial, de un gusto exquisito que termina por deshacerse en una sórdida parte algo infumable (por suerte son unos segundos) y devuelve toda la caña al disco, pero es ese sentimiento inicial el que nos habla de una buena canción, de hecho no puedo decir sino que en las múltiples escuchas siempre me ha hecho esbozar una risotada.

Continuamos con un tema crítico innegable; “Beyond The Laws of Church” es el tema perfecto que todo disco de thrash metal necesita por lo que consigue aportar, ese sentimiento de odio y violencia gratuita que tan necesario se hace en estos casos, no pueden sino atraernos aun más a un corte que goza de rápidas ejecuciones y una base más que perfectamente ejecutada, no me queda más que darles una enhorabuena a la banda por un tema que sabe juntar todo lo mejor del thrash metal (hablando en líneas generales ya que musicalmente tampoco es algo del otro mundo).

“Mourning of the Coursed” deja claras la mayoría de ideas que os he ido detallando en el desarrollo de la review en lo que a la forma musical se refiere; es el tema más corto del disco, instrumental en sus casi dos minutos de duración y en definitiva algo aleatorio aunque bien adaptado.

Por suerte para nosotros, el disco aun nos reserva dos de los mejores temas del trabajo; no es que “Dark Abyss (Your Fate Is Colored Black)” nos vaya a contar mucho más a estas alturas, pero sabe mantener el listón muy alto con respecto al resto de sus “compañeros”, hay partes de guitarra quizás demasiado graves aunque los efectos siguen siendo bastante “finos”.

Y para concluir este disco, que mejor que “Child Molester” que muy subjetivamente hablando nos presenta ese rencor y ese odio visceral muy al estilo de lo que hemos comentado en el “Beyond The Laws of Church”, se alzará como uno de los mejores temas del trabajo así mismo por una especial claridad en todos los sentidos, desde la primera nota las guitarras quedan perfectamente establecidas para el resto de la canción y la voz únicamente intenta adaptarse a los giros de la misma.

No se que habréis sacado en claro al leer estas líneas, pero lo que tengo muy claro es que estamos frente a un gran trabajo en el que los griegos han sabido estar a la altura de las circunstancias y de lo que se esperaba de ellos, es un disco bueno que afortunadamente entra con la primera escucha y a partir de esta solo queda que te siga gustando.

SUICIDAL ANGELS son:
Nick Melissourgos: Voz, Guitarra
Orpheas Tzortzopoulos: Batería
Thanos Athanasopoulos: Guitarra (ya no en la formación)

TRACKLIST:
1 Bloodthirsty
2 The Pestilence Of Saints
3 Inquisition
4 Apokathilosis
5 Lies
6 No More Than Illusion
7 Atheist
8 Beyond The Laws Of Church
9 Mourning Of The Cursed
10 Dark Abyss (Your Fate Is Colored Black)
11 Child Molester
Puntuación: 8.2

Discográfica: Nuclear Blast

Autor: Javier Fraile

 

<< volver a discos