TESTAMENT – BROTHERHOOD OF THE SNAKE

Crítica

Verdaderamente no sé ni cómo empezar esta reseña, no por nada, simplemente porque son otro icono mundial del thrash y que Metalcry te lo confié a ti requiere de una responsabilidad de la cual no sé si voy a estar a la altura.

Como casi siempre, y para aquellos que alguna vez habéis leído alguna de mis reseñas, os diré que nunca he sido un fiel de los americanos y espero que sus incondicionales así lo entiendan, os explicare el porqué de esto.

Testament_13823

Aquellos metaleros ochenteros quizás lo entendáis, pero para aquellos que en dicha época saltabais de un genital a otro de vuestros padres, no. Todo empezó por el ochenta y algo, cuando los señores METALLICA eran los señores METALLICA y andaban reventándolo todo y haciendo adeptos como si no hubiera un mañana, la cosa es que apareció TESTAMENT, como otros tantos, creo recordar haber leído en cierta revista de mucha tirada y, en una entrevista, presumir con prepotencia como decían aquello de: «Somos mejores que Metallica». Y claro a tí, como fan de los de San Francisco, no te sentaba bien.

Pero una cosa sí que tengo que decir, más vale tarde que nunca, pero a día de hoy, lo son.

Metiéndome en materia, solo puedo presumir de haber adquirido y  escuchado el Souls of Black y el Return to te Apocalyptic City  de los americanos, un thrash que sonaba old school pero que ya quedaba reflejada otra nitidez, para que nos entendamos,  algo más evolucionado.

Pero tengo que decir que el decimoprimer álbum de estudio de los señores TESTAMENT es, y de largo, lo mejor que se han llevado mis diminutas orejas este año. “Brotherhood Of The Snake» es el nombre de la última maravilla de la banda.

La bestia dio a luz el 28 del pasado mes de octubre, con sello Nuclear Blast Records, como todos ya sabréis.

El redondo gira durante 45 minutos y está repartido en diez autenticas hostias, os daré solo alguna de ellas, como ya es costumbre en mí, un clásico, vamos…

El primer bofetón y a cara de perro lleva por título, Brotherhood Of The Snake, que como ya comenté anteriormente es el que da nombre al redondo, un medio tiempo de riffs machacones perfectamente acompañados de un punteo pegadizo y muy eléctrico, donde noto algo más de agresividad en su lírica.

Le sigue The Pale King, en sus primeros compases, su rítmica te va a llevar en volandas, para acabar siendo un tema algo más melódico y con un muy  buen solo de guitarra. El tercer tema son de aquellos que personalmente a mi me ponen el ojete como un bostezo, riffs rápidos, agresivos y contundentes, con lírica cruel y muy bien acompañada de unos coros bien encabronados, el doble bombo bien remarcado y, donde vuelven a lucirse las maquinarias a seis y cuatro cuerdas. Este tema se llama Stronghold.

El cuarto tema es, sin lugar a dudas, el más lento, pero de perfecta armonía, con un encabronamiento central que no te dejará indiferente, otro pedazo de tema; su título, Seven Seals.

Como siga así, acabare por analizar todos los temas, y no me sale de las pelotas, así que pegare un salto y caiga donde caiga…

He caído en el octavo tema, que va a ser el último del que os hable y que lleva por título, Black Jack, este tema lo podría resumir en un una sola palabra, puro TESTAMENT, con ese thrash elegante y fino que destilan los americanos.

Conclusión mía propia y sin que nadie se me encabrite, TESTAMENT, con toda su veteranía y provenientes de aquella época dorada de los ochenta, es de las pocas bandas del género que han sabido adaptarse al thrash actual, que es algo más aguerrido y contundente, al menos este es mi punto de vista, no sé qué pensareis vosotros…

Vuelvo a repetir, hasta el momento lo mejor que he escuchado este año, y si no, ya me lo diréis…

Tracklist:

01. Brotherhood Of The Snake
02. The Pale King
03. Stronghold
04. Seven Seals
05. Born In A Rut
06. Centuries Of Suffering
07. Neptune’s Spear
08. Black Jack
09. Canna-Business
10. The Number Game

Testament, son:

Chuck Billy, voz.
Eric Peterson, guitarra.
Alex Skolnick, guitarra.
Steve Di Giorgio, bajo.
Gene Hoglan, batería

Puntuación: 10/10

Discográfica: Nuclear Blast

Autor: Juanmi Guerra

<< volver a discos