THE ANSWER – RAISE A LITTLE HELL

Crítica

Con una portada un tanto psicodélica, en la que sus miembros aparecen convertidos en seres oníricos, la banda norirlandesa THE ANSWER ataca en este 2015 con su nuevo disco llamado «Raise A Little Hell» y con su frenética gira (6 a 28 de marzo) que les llevará por todo el Reino Unido, nada menos que en veinte fechas con sólo tres días de descanso. En mayo les tendremos por España.

theanswer_band

Desde el año 2000 funcionan estos cuatro muchachos que han sabido dar trabajos gloriosos al rock and roll como sus discos de 2007 y 2009, llamados «Rise» y «Everyday Demons», respectivamente. El primero de ellos fue ya un pelotazo que atrajo la atención de aficionados y medios, y no es para menos. En 2013 me llevé una pequeña desilusión al escuchar su cuarto disco «New Horizon», sensiblemente más “moñas” que sus predecesores, pero este disco me ha hecho recuperar la fe en ellos.

Grabado en Madrid con el productor Will MayaCormac Neeson se refiere a la experiencia española como “uno de los más productivos capítulos en la existencia de THE ANSWER… un disfrute continuo”. Veamos, pues, los temas en detalle.

Un One, Two, Three Tour introduce el primer tema y primer single, «Long Live The Renegades», que comienza con un bajo algo funky para dar paso a unas guitarras muy a lo AC/DC y la efectiva voz de Cormac. El tema va cogiendo fuerza, hasta que llega una sección intermedia en la que destaca el bajo y por encima el solo de Paul, para terminar de nuevo con mucha fuerza.

El comienzo de «The Other Side» es lírico, lento, pero pronto irrumpe un ritmo cortado y efectivo que se detiene en el melódico estribillo brevemente… para retomar la segunda estrofa de nuevo. Gran medio tiempo, en general; en mi opinión, uno de los mejores temas de este «Raise A Little Hell«.

Aristocrat comienza con charles y guitarra con delay. Pronto el delay se calla y el bajo y la guitarra dan paso a la voz de Cormac. Quizá le falte un poco de garra al tema, pero no se hace aburrido. Armónica y toques psicodélicos dan paso al solo y a la conclusión en seco, tras otra estrofa y el estribillo con coros.

Otro medio tiempo que me ha parecido tremendo es Cigarettes and Regrets:siempre al mismo tempo, guitarra limpia en las estrofas que crece hasta un estribillo poderoso y con distorsión y que desemboca en solo con wah-wah. Temazo con una melodía rockera que te atrapa.

En «Last Days Of Summer» la voz de Cormac está filtrada con algo de distorsión para configurar un tema desgarrador, cortante, pero algo plano, para mi gusto, con la batería como protagonista, siempre presente.

Guitarra acústica y bajo dan la bienvenida al tema lento del disco, Strange Kinda’ Nothing. Melifluo y sin chicha, me parece de lo más prescindible del trabajo. Un tema que había que meter para completar la docena, jeje…

¡Dios mío! ¡El Rock de la Cárcel! No… son sólo dos compases que se asemejan. Con «I Am What I Am» regresa la vena rockera en una canción festiva que puede configurarse como el siguiente sencillo del disco, tras el adelanto «Long Live…» Tiempo al tiempo.

El siguiente corte se llama «Whiplash»… y no, no es una versión de METALLICA. De nuevo ritmos rockeros cortados combinados con partes más melódicas, con coros, guitarras cruzando los canales estéreo, y con la voz de Cormac sobresaliendo en una buena canción.

El noveno tema, «Gone Too Long», vuelve a ser un medio tiempo rockero, pero sin grandes alharacas; no se halla entre lo más granado del plástico. Salvable el solo de guitarra de Paul con wah-wah, que lo hace un poco más salvaje… y el hecho de que Cormac pide perdón “for all the shit I’ve done”… ¿será por el disco anterior?

A éste le sigue «Red», con el que vuelve el riff rockero que tanto nos mola. Tema vacilón éste, en el que la voz de Neeson campa por sus respetos sobre un fondo de batería en las estrofas y que recuerda (salvando las distancias) a Queen en la parte descendente del bridge, antes del solo. Buen tema.

Entramos en la recta final con «I Am Cured». Más “guitarreo pal cuerpo”, sin dejar la melodía, con voz salvaje en el estribillo, y con reminiscencias del «Deaf Forever» de MOTÖRHEAD (de nuevo, salvando las distancias). Y, señores, todo ello en sólo tres minutos y medio de muy buen tema que nos aproxima al final.

El Raise… se cierra con el tema que le da título. De nuevo el recurso a la voz con el bajo de fondo y una suave guitarra, voz desgarradora, estrofas melódicas y estribillo algo más fuerte, pero conservando el tempo, para introducir, ya con riff más salvaje, la segunda estrofa. Buen solo sobre el persistente riff del tema y, a pesar de los más de cinco minutos de duración, sin cambios escandalosos.

En resumen: buen trabajo, sin duda, de las huestes de Neeson en el que echo a faltar sólo dos cosillas: cambios de ritmo en los temas, siempre algo “lineales”; y rapidez en los temas, ya que el disco es melódico, reflexivo, intenso, maduro… y no facilón. No es de los que te van a entrar a la primera, eso seguro. Recomendado.

TRACKLIST:

01. Long Live The Renegades
02. The Other Side
03. Aristocrat
04. Cigarettes And Regret
05. Last Days Of Summer
06. Strange Kinda’ Nothing
07. I Am What I Am
08. Whiplash
09. Gone Too Long
10. Red
11. I Am Cured
12. Raise A Little Hell

THE ANSWER SON:

Cormac Neeson – Voz.
Paul Mahon – Guitarra.
Micky Waters – Bajo.
James Heatley – Batería.

Puntuación: 7’5.
Discográfica: Napalm Records
Autor: Manuel Martínez.

<< volver a discos